7 de junio de 2010

RECUERDOS, CAPITULO III


Poco a poco están progresando, ya han comprado un patio tres calles más abajo para hacer una casa el triple de grande que la actual, esta vez la hacen albañiles, no tardará en estar terminada.

Pero, mientras, la vida sigue igual para los miembros de la familia, bueno con algún que otro secretillo; Ana, la mayor, se ve con un muchacho, aunque intentan que Juan no se entere, pues no ve con buenos ojos que su niña tenga un medio novio; Eduardo también tontea pero con mas de una jajajajja.

Antonio es una mente privilegiada a quien no le cuesta nada estudiar, sólo necesita leer las páginas y se le quedan grabadas.

Margarita es la mas frágil, desde la pulmonía ya no ha sido la misma niña, se cansa por nada y las demás niñas no quieren jugar con ella, porque siempre está cansada y se ahoga con facilidad, por lo que su fiel amigo chuchi es su mejor amigo y compañero de juegos.

Los meses van pasando, por fin se cambian a la casa nueva, ¡es genial!, grande, con baldosas y no de cemento como la otra y un cuarto de baño, con bañera y agua caliente y un water, no un pozo ciego.

Una habitación para sus padres con una cama muy grande, otra para las dos niñas con una cama para cada una (antes dormían en la misma) y en la de sus hermanos igual.

Una salita con un sofá de eskay amarillo y dos balancines y seis sillas y una mesa redonda. Y¡una tele!, la niña no paraba de pegar saltos, de una habitación a otra eligiendo cama, saltando de una en otra, su madre detrás entre risas y preocupación: "para ya niña, que luego te ahogas, para,!! trasto de niña.!!".

Y chuchi ladrando a su lado y saltando detrás de ella.

Cuando llega al comedor se para en seco: ¡uyyyyyy que bonito!.

¿Que pasa hija?

Qué grande mamá, cuantas cosas.

Su madre sonríe, divertida: "si hija, muchas, quizás demasiadas".

La cocina es la pieza mas grande de la casa, con su mesa grande, las ocho sillas, la nevera, el horno, no le falta de nada.

La niña coge al perro de las patas delanteras y empieza a bailar con él.

Manuela se ríe y abre la puerta del corral, los dos salen corriendo como si fuesen un cohete. Y la niña empieza a aplaudir y a gritar: ¡Chuchi mira tu casa!, ¡Mira tu casa, qué grande!.

Venga ya está bien, su madre empieza a preocuparse, la niña no para de girar y girar con el perro, al momento empieza a faltarle la respiración, su madre le da el Ventolín hasta que empieza a respirar con normalidad, pero está tan nerviosa que no se puede estar quieta.

Venga, para ya, ayúdame a preparar la comida, ven date prisa niña.

¡Vale!.

Los ladridos del perro les hacen salir de la cocina: ¿Qué pasa Chuchi?.

Manuela mira divertida. La niña no se había percatado, entre los rosales, disimulado por el arríate de flores que daba la vuelta al corral con forma de patio andaluz, había un estanque con peces de colores.

Margarita se queda mirando, sin saber que decir dentro hay un cofre, y un barco, y plantas y un puente sumergido.

El perro sigue ladrando a los peces y la niña empieza a reírse junto con su madre.

Llega el invierno, Manuela se pone enferma, los médicos no saben que tiene pero el miedo se instala en la familia, cada día esta peor, tiene que guardar reposo, ya nada es igual, su abuela se viene a vivir con ellos, se lo consiente todo pero no se ríe como con su mami y sus hermanos tampoco quieren jugar, hasta su padre esta triste y a veces lo ve llorar.

Ya no le gusta la casa, desde que están aquí ya nada es igual.

Menos mal que está Chuchi por lo menos él si que la quiere, lo ha decidido se ira de casa con Chuchi a vivir la aventura.

Escrito por BOMBON

14 comentarios:

wppa dijo...

Bonitos recuerdos de toda una vida,que quedan en nuestros corazones,.
Historias tristres y felices que forman parte de nuestra biografia ,poder contarlas significa que se han vivido .
gracias por compartirlas
Un beso
wppa.

Mayte® dijo...

Ainssss

Como me gusta cuando escribís sobre vuestras trastadas y aventuras.
Bienvenido a club de las trastadas Marga, que delicioso resulta leertee.

Besitos a la distancia

Ella dijo...

Eres tan cercana Bombón, ya sé que te lo he dicho antes pero es que no lo puedo evitar, te leo y de verdad que siento que me lo cuentas en vez de leerte. Ojalá algún día tengamos ocasión de que me cuentes la próxima antes de leerla.

Besos

Alejandro dijo...

Eres magnífica, tan directa, sin adornos superfluos, da gusto leerte.

Un saludo

Eric_sbn dijo...

Muy bonita historia Bombòn, me ha encantado conocerte a travez de tus tres escritos, la verdà, es que al leer este tuve que buscar los anteriores, tienes una forma sencilla pero elegante de elegir las palabras.. y derrochar tanta ternura.

Ahora me quedo un poco con pena, Marga.... que tendremos que esperar una semana para saber màs de margarita y el cuchi ese, jajajaja,pero esta bien;

"lo bueno siempre se hace esperar"

Como esta familia de tus recuerdos, que supo estar siempre junta y saber esperar lo bueno, asi te esperaremos aqui, en este rinconcito de internet por màs de tus recuerdos.

un abrazo
Eric_sbn

Anónimo dijo...

Una maravillosa historia, narrada con una dulzura increible.

Un saludo cordial

Antonio

Rosso dijo...

No podía ser de otra manera estas letras y narrativa, tierna y dulce como eres tú, parece que te esté escuchando, me gusta leerte, hazlo más a menudo cielo.
Un beso amiga.

Negritachile dijo...

los recuerdos son añoranzas eternas, quedan grabado en nosotros como si estuvieramos dia a dia viviendo nuestras etapas de vida, y lo que has expresado aqui, de seguro tú la llevas muy dentro de tí, dá gusto leerte de la manera tan simple como expresas tus sentimientos, ánimo y sigue recordando, que disfrutar de esas experiencia trae consigo que me traslade a mi etapa de crecimiento y vivir también de experiencias que ya los tenía guardados en un riconsito... me gusto leerte

Carmen dijo...

Es leerte y transportarme automáticamente a los años 60 y 70, qué cantidad de recuerdos.

Un beso

Soñador dijo...

Atrapas con tu manera de escribir esta historia tuya,gracias Bonbom

Fibonacci dijo...

Muy bueno Bombon, me he engachando a tu historia, te seguire leyendo muy atentamente, siempre se aprende.
Un beso

LIA50 dijo...

Bombón, relatas encantadoramente, y la historia me atrapó,,,Besos Lia.

D'MARIE dijo...

Un relato de mucha añoranza,..Precioso es leer,cosas de la vida!!
Bessiss

Calixto dijo...

Bonbom... dicen que vivir es compartir, gracias por harcenos participes de tus vivencias con una narración exquisita que engancha... espero seguir leyendo tus escritos...

Saludos de Calixto.

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...