20 de junio de 2010

Quédate hasta que me duerma



Quédate hasta que me duerma es el título de un libro de Joy Fielding, no es, ni de lejos, el mejor libro de los muchos que he leído pero sí es uno de los que más me ha gustado.

Es una historia de amor trágica, trata de una pareja que se casa cuando aún estaban en la universidad porque ella se queda embarazada de la que sería su única hija. Ambos se convierten años después en profesionales de éxito y la acción se desarrolla cuando la hija es adolescente.

Un día, la protagonista descubre que su marido tiene una doble vida, la engaña con otra mujer con la que piensa casarse una vez que se divorcie de ella.

Casi al mismo tiempo, a ella le diagnostican una grave enfermedad degenerativa y sin cura posible. A raíz de este diagnóstico su marido empieza a pasar un poco más de tiempo con ella y descubre que a la mujer que realmente ama es a la suya. El problema es que cuando se da cuenta ya es demasiado tarde, a ella se le escapa la vida, no les queda tiempo para su amor.

En un momento de la trama ella le dice: "quédate hasta que me duerma", utilizando el eufemismo de dormir por no decir morir.

Es triste, muy triste, pero es bonito porque es el triunfo del amor sobre todo lo demás. La pena es que él, en su inconsciencia, no supo disfrutar de lo que ella le ofrecía y desperdició el poco tiempo que tenían para estar juntos corriendo detrás de una quimera.

Hoy, no sé por qué, lo he recordado y he querido rendirle mi pequeño homenaje a Joy Fielding, quien supongo que nunca ganará el Nobel pero quien, también, escribe de la vida con tanto sentimiento que, de ser por mí, lo tendría.

12 comentarios:

D'MARIE dijo...

Que historia tan fuerte.Debe serun gran libro,lleno de emociones,por algo lo recuerdas y lo com`partes..gracias,sos uncielo..
Besis

Mega009 dijo...

Ella si que es tragica esa histori, mientras la leo, me pregunte, ¡cuantas parejas sifren por lo mismo? la infidelidad, y jamás tienen esa oportuniodad de resarcir a quien han engañado y defraudado...que triste final pero gratificante para él...es como haber sido perdonado...y con amor!

Gracias Ella, me ha gustado mucho.
un beso

Fibonacci dijo...

Lamentablemente suele ocurrir así, el grano no nos deja ver la playa.
Un beso.

*Inesperada* dijo...

Hay que aprovechar el tiempo en vida de quienes nos rodean, con amor y generosidad.
El cuidado de personas enfermas, dignifica mucho a los ángeles que velan su agonía, con sufrimiento callado e impotencia silente, cuando ven que se apagan despacito.
Admiro mucho a esas personas entregadas en cuerpo y alma y les mando un gran beso.

Soñador dijo...

Gracias Ella por este escrito tan interesante de sobre ese escritor y ese titulo que parece sacado de la vida real , como asi será.Un beso

Carmen dijo...

Yo lo he leido, ese y otros cuantos de la misma autora, y a mí también me emocionó.

Un beso

Mayte® dijo...

Y tan triste leñes

Me voy a releer a Marie, que se me ha encogido el Alma.

Un beso niña

LIA50 dijo...

Me recordaste esta cancion Ella, un beso.Lia.

http://www.youtube.com/watch?v=ljiduLNEiqg

scarlet2807 dijo...

Ella, muchas veces los seres humanos, valoramos y amamos lo que tenemos, cuando ya se ha perdido o vas camino a ello.
Me has dejado triste...


Un beso, Scarlet2807

Ella dijo...

Gracias Lia, es una canción que escuché mucho en su momento y, como dices, es más que apropiada para este modesto escrito.

Besos

Miranda dijo...

Ellaaaa:

Gracias por compartir esta historia.

Besitos.

BONBOM dijo...

Ella es una historia triste de verdad, y hoy no es mi mejor dia, para este tipo de historias , lo mejor que triunfo el amor, lo peor que no lo pudieron disfrutar en fin , real como la vida misma un beso

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...