19 de junio de 2010

* Salmorejo cordobés, contigo *


Tomates maduros. Como mis labios cuando te buscan cada amanecer o a media tarde.
Aceite de oliva. Como la suavidad de tus manos, al acariciar mis hombros o mi semblante.
Pan del día de ayer. Alimento de tu deseo, cuando te alías en el mío.
Sal de mesa. Donde comemos, sin mirar el reloj, mientras me explicas tu jornada, con mis manos en las tuyas.
Vinagre de vino tinto. Como el brindis de lo nuestro, cada día, cada instante alzando la copa, con caricias llenas de ternura.
Dos dientes de ajo, que le dan ese punto picante, similiar a tu mirada, cuando te embobas conmigo y me reclamas, mimoso.
Agua tibia y cristalina, como tus primeros besos, en mis labios que te citan.

Batir los tomates, desprovistos de su piel, tal y como tú, que te entregas como eres.
Añadir el pan humedecido, como tu lengua almibarada, cuando buscas la mía, a tu apetencia.

Los dos ajos picaditos, como los susurros que colocas en mis dos oídos , cuando me tienes, cuando me amas.
Una pizca generosa de sal, como es tu voz cuando me llamas, con cualquier excusa en mi mañana.
Un vaso generoso de aceite, como esos abrazos eternos, sin prisas que nos damos, a cualquier hora y sin motivo.
Un toque a gusto, de vinagre, para aderezar y ensalzar el sabor, como tú lo hiciste al llegar a mi vida, de improviso.

Batir generosamente hasta que sea un liquido ligeramente espeso.
Probar de sabor, por si hay que rectificar de sal, como cuando te noto serio, pruebo a saber qué te pasa, hasta que sonríes en mi regazo,
Verterlo en un bol y ponerlo a enfriar unas horas, como tú enfrías tus problemas, mientras te beso.
Acompañar de huevo duro y jamón picaditos. Compañero de mi vida, mi amigo, mi confidente, mi amor y mi destino.

Consumir a cualquier hora.
Cuando tengamos hambre, en cualquier sitio y a cualquier hora. Porque contigo mi vida, debe saber exquisito, el salmorejo que, con amor, yo te haría.

(¡¡¡Inesperada...despierta!!!)

12 comentarios:

Fibonacci dijo...

De lo mejor que te he leido Ines,quizás lo mejor, me ha encantado.
una pregunta ¿tienes un negro que te escriba)
Dios,como escribe tanto y tan bien.
es de admirar,
Un beso.

*Inesperada* dijo...

No tengo negro, ni rubio ni tostao, es a rachas, me lo inventé mientras hacía el salmorejo.
Gracias Fibo, eres encantador, lo sabes?

Gracias siempre.

Prólogo dijo...

Ese Salmorejo, Ines, debe saber a vida...porque es vida.
Un beso

Ella dijo...

Ines es precioso, como apasionada de la cocina que soy, siempre he sostenido que la cocina es amor. Tú lo has corroborado con este escrito que recordaré cada vez que haga Salmorejo.

Besos

Manases dijo...

Rico, rico, rico ummmmm genial Ines,solo una cosa a que esperas para invitarme a comer salmorejo, yo mato por el salmorejo...besos

Madeira dijo...

Bueno Inespe con lo que me he encontrado ahora ¡¡¡
y qué te comento? no sé .. ya sólo te mando el abrazo y me copio la receta.
Beso grande

scarlet2807 dijo...

Inés coincido con Fibo, uno de los mejores.
¿Sabes? será que me encanta la cocina, y que siempre he creído, que cocinar para alguien, es de lo más sensual, ésa mezcla de olores y sabores,,,
uhmmmmmmmmmmmmmmm
Un beso, Scarlet2807

D'MARIE dijo...

Ines se me hizo agua la boca..encantador tu relato,con esa sabia forma de expresarlo,,besiss

Negritachile dijo...

muy bien mezclado los condimentos, de seguro que el sabor y olor es impregnante...bien hecho

Soñador dijo...

ummmmm, que rico¡¡¡tanto el plato, como la manera tan seductora e ingeniosa de confeccionarlo.Eres divina lo ¿sabias?.Un abrazo

wppa. dijo...

Me encanta el salmorejo .
¿como no pense nunca que podria dar tanto de si?
Una mezcla explosiva ,para los paladares màs exigentes .
Um beso
wppa.

Carmen dijo...

Yo también, en lo sucesivo cuando lo haga pensaré en tu escrito. Precioso.

Un beso

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...