10 de junio de 2010

¿Culpable?



Cuando me hicieron esa foto yo tenía exactamente 19 meses, lo sé porque la foto lleva la fecha puesta por detrás, y se supone que ese día cometí mi primera fechoría.

Viví hasta los 7 años en el pueblo donde nací, en una casa grande con un gran patio y ahí fue donde el gato me atacó para quitarme el jamón que me estaba comiendo y, supongo, de eso me viene mi alergia a los gatos, pero hoy la cosa va de flores.

Teníamos una vecina llamada Leonor que sólo tenía hijos varones, ya mayores. La susodicha Leonor parece ser que estaba encantada conmigo y venía muchas veces a casa para llevarme con ella de paseo o a su casa y jugar conmigo.

Yo no recuerdo su cara pero, curiosamente, a pesar de tantos años transcurridos (casi 49), recuerdo perfectamente que tenía un patio inmenso, lleno de plantas y flores. Claro que lo del patio fue como para recordarlo.

Un día yo estaba en casa de Leonor con otra vecinita, un poco mayor que yo, y nos dejó solas un rato en el patio y entró a la casa. Cuando volvió a entrar aquello ya no era patio ni era nada, estaba arrasado, habíamos cogido absolutamente todas las flores que había y gran parte de las hojas e hicimos una gran montaña en el suelo, le dejamos el patio como si hubiera pasado un tornado por allí.

A la vista de aquello a Leonor se le heló la sangre, no decía nada, sólo estaba boquiabierta y yo, con una gran sonrisa, le ofrecí un montón de flores que llevaba en mis brazos y le dije con mi lengua de trapo: "TOMA LEONOR, TE COGIO FORES, ¿TE BUSTAN?".

Al momento llegó mi madre, no sé si alertada por los gritos de Leonor, porque gritar gritaba, en cuanto se le pasó el pasmo gritaba como una loca. Y ahí se acaban mis recuerdos, no sé si estoy bloqueada por alguna especie de trauma infantil porque, conociendo a mi madre, lo más normal es que se quitara la zapatilla y me pusiera el culo como un tomate aunque, cuando le pregunto, ella lo niega.

Supongo que de ahí me viene mi gran afición a las plantas y a las flores, de ese patio que, según cuentan, tardó varios años en volver a ser lo que era.

A pesar de que me culparon a mí, todavía dudo de que yo fuera la autora intelectual del desastre, yo culpo a mi vecinita que para eso era mayor y porque ¿verdad que yo en la foto, que me tomaron ese mismo día antes de..., tengo cara de no haber roto un plato?.

13 comentarios:

Manases dijo...

nena conociendote , seguro que tu no eras culpable de nada, pero si solo hay que mirarte esa carita, de niña buena, seguro que ademas de la muñeca en la otra mano tenias el bibe.....besos Ella

Ella dijo...

Siiiiiii, anda que no me gustaba a mí el bibe, jajajaja.

Besos

Mayte® dijo...

Para que te fíes de esas caritas

jajajajja

Seguro que fuiste tu y dices que fué la vecinita

Que buenooo

jajajajja

wppa. dijo...

uyyy como me has recordado a mi misma , asi de inocente era mi carita tambien ¿quien iba a creer que eras culpable de nada.
Para que se fien ajajaj dicen que la cara es el espejo del alma,¿¿seguro???
¡¡como me he reido ???
Un beso
wppa.

Miranda dijo...

Loquitaaaa:

Al mirar tu fotico me tomé poco tiempo 'pa llegar a la conclusión de que, efectivamente, lucías con carita de ángel, aja, pero de ángel expulsado del paraíso.

Por otro lado, sinceramente no te creo capaz de romper un plato, SINO LA VAJILLA COMPLETA.

Que te compre quien no te conozca!!!. ja ja ja

Eres encantadora!!!.

Abrazos afectuosos y besitos a la distancia.

Fibonacci dijo...

¿Te has fijado Ella, que la muñeca tiene el mismo peinado que tú, aunque un poco menos revoltoso?
Muy graciosa la historia y muy bien narrada, un besote.

scarlet2807 dijo...

ELLA, jajajajajajajaj,
A cualquiera engañas con ésa carita de ángel, pero creo que mi madre no se fiaría, yo también tenía la mía, jajajajajajajj
Me encantó la historia, reí mucho
Gracias...

Un beso Scarlet2807

*Inesperada* dijo...

Eras una monada, "ricitos de oro", pero esa mirada fija al objetivo, prometía muchas aventuras posteriores.

Me encantan y conmueven tus recuerdos tan nítidos y entrañables.

Ella eres la Dama cronista del blog, con tu permiso.

Gracias, desde mi lado.

Carmen dijo...

La verdad es que yo, con esa carita, no te veo capaz de hacer ninguna maldad.

Gracioso relato.

Besos

Soñador dijo...

Ay cara guapa, con esa carita estas perdonada, me encantan tus narraciones.Un abrazo

Madeira dijo...

Ella qué linda eras. No sé, a mí si me estropean un patio pero me ofrecen un ramo de flores... hasta me emocionaría.
Me ha gustado mucho tu forma de recordar.
Un abrazo

BONBOM dijo...

JAJAAJJA, Malona ¿tú?, como se le ocurre a la señora, fue la otra, tú a negarlo siempre, jeje, muy bueno y simpatico me encantó un besazo

Alejandro dijo...

Una niña absolutamente encantadora, culpable o no yo no tendría ningún problema para conseguirte la absolución.

Un saludo

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...