9 de julio de 2010

SEXUALIDAD


¿ Es necesario estar enamorada y que èl lo estè para vivir una pasiòn sin limites?

No siempre amamos a quien deseamos ,ni deseamos a quien amamos.Y esto a veces nos causa dudas y conflictos en nuestra conciencia .

Pero ,¿acaso no se puede disfrutar de la sexualidad sin que haya un compromiso de por medio?

Las opciones son muchas , pero siempre la de decisiòn es individual de cada sujeto.

"Definitivamente està mal tomar al otro como objeto sexual", eso es lo que nos dictan las convenciones culturales y sociales.Pero llegado el momento de la intimidad, ¿estamos seguros que solo es un deseo sexual y no hay nada màs?.Como todo viaje a lo desconocido implica riesgos y limitaciones a las que nos exponemos.

Abandonar el miedo y dejarse conducir por los territorios inexplorados del erotismo propio y ajeno es posible tanto en un matrimonio como entre un hombre y una mujer que se acaban de conocer .El deseo aparece cuando no se conoce lo que esta por venir, al igual que el amor asoma a nuestro corazòn en el momento menos esperado..

Descubrir el secreto que se esconde debajo de los atuendos cotidianos es una invitaciòn al placer .Es tomarse vacaciones a la realidad , y dar lugar a las fantasias.

Cuando se produce un encuentro con un desconocido lo previsible queda absolutamente de lado ,nada se sabe del otro ;solo que nos resulta atractivo y nos provoca ese "extraño cosquilleo".

Pero ahi no hay amor solo atraciòn fisica y es donde comienza el deseo.

¿Quien puede negar la jovialidad que nos imprime en nuestro animo sentirse deseado por la persona que nos gusta ?.Se necesita de un poco de suspenso para aceptar el desconocimiento de esa "verdad".

Si esta claro, que jugar con fuego , nos puede llegar a quemar y lo que en un principio fuè solo deseo de sexo sin amor,solo atraccìon fisica , puede llevar a convertirse en el màs puro amor , y de ahi a ser, varias cosas a la vez .... sexo con atracion , con deseo , con pasion y con amor sin limites.



7 comentarios:

María dijo...

Es un tema muy controvertido, pero hay una cosa clara Wppa, el amor es el motor del mundo. Yo igual soy un poco exagerada pero no lo concibo sin sexo y sin pasión salvo, claro está, en casos de fuerza mayor (enfermedades).

Besos

Fibonacci dijo...

No hay tema: El sexo te calma cualquier ansiedad, te satisface durante esos momentos que es para lo que lo buscas o deseas y punto.
El resto, Sí, está muy bonito y te dan ganas de repetir con la misma persona.pero no deja de ser sexo.
Los cuerpos se han hecho para disfrutarlo y no para tener quimeras,eso solo lo ha traido Corin tellado
¿que diferencia hay entre sexo y hacer el amor? ya lo hemos hablado alguna vez que otra;para mí el resultado sigue siendo las misma rutina.

scarlet2807 dijo...

Realmente es un tema complicado, para nosortras las mujeres, porque la verdad, los hombres pueden perfectamente, tener sexo sin una pizca de amor, par ellos no es problema,¿ les confieso algo?
A veces les envidio, no se hacen ningún rollo mental.

Un beso, Scarlet2807

*Inesperada* dijo...

Yo, soy de las de todo junto, pasión, deseo y amor. No concibo otra cosa.
Huelgan, en mi caso más explicaciones.
El amor es el pilar fundamental de una relación entre dos personas, más o menos duchas en tal sentimiento.
María me sigues emocionando, como el primer día,¿ recuerdas?
Gracias por tanto como me enseñas.
Gracias, siempre.

D'MARIE dijo...

Wppa..seguimos por la etapa del sexo..veremos si teniedo sexo sin amor..podriamos dormir msin sentir esa cosita rara ,que nos dice..no funciona...Creo q lo plasmastes muy bien corazon!!
Besiss

Carmen dijo...

Es posible el sexo sin amor, lo mismo que el amor sin sexo aunque lo ideal es una combinación de ambas.

Un beso

LIA50 dijo...

Es el estado ideal el sexo con amor, a las mujeres nos han educado para que todo lo que no sea asi esté mal visto, creo que disfrutar de nuestra sexualidad es posible aun sin amor. Besos Lía.

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...