29 de julio de 2010

* Ausencia elegida *

De vez en cuando la vida, nos reclama, con sus cosas y hay que darle sus momentos.
Nos invita a sus paisajes que están desde siempre, componiendo sus colores a capricho, a la espera de nuestra mirada emocionada.
Y hay que hacer el equipaje, despacio, con orden y dejarse llevar por las horas y los días.
Mirar el mar si se deja, escuchar el vaivén de sus olas turquesas, muriendo al regazo de la playa.
Trazar con el dedo en la arena tibia, corazones y locuras, antes que una ola traviesa los difumine con su espuma.
Cobijarse, a la sombra del mejor árbol de la vida, de los rayos de sol, que nos queman el alma.
Inventar sueños dulces, de besos eternos, que surgen del fondo del mar.
Escuchar el runrún de las tardes tibias, de gente con la prisa del estío.
Mirar el infinito, que parte en dos, el cielo y la tierra, entre suspiros leves, sin más problema, que el de seguir caminando.
Tomar el tren de la vida, porque toca subirse y pararse en ningún sitio, a meditar.
Cerrar puertas y ventanas del pasado y vivir la jornada que nos brinda el presente, que impaciente pide su oportunidad.
Vaciarse del todo, sin contemplaciones, para llenar de savia nueva nuestro interior, que quiere su parcela, por derecho.
Saber que todo puede mejorar, cambiar y que las fuerzas se descubren dentro, que nadie las vende, ni las regala.
Pensar que te pueden echar, incluso de menos, cuando no estás y cuando faltas de los rincones, en los que siempre andas, soñando y plantando las tímidas violetas, en soledad.

Y se vuelve, después del silencio, a tus amigos, que te intuyen, después de la ausencia elegida.

Siempre que una desaparece, de forma inesperada, vuelve.

12 comentarios:

Carmen dijo...

Es bueno estar a solas contigo misma de vez en cuando.

Un beso

María dijo...

Coincido con Carmen, es más, yo tengo muchas veces una gran necesidad de estar sola.

Besos

Fibonacci dijo...

Yo preferiria Ines, que pasearamos por esa playa tú y yo juntitos, agarrados de la mano, de vez en cuando un beso, un pellizquito y alguna risa que otra, así como correr el uno detras del otro despues de una travesura.
Un besote donde te apetezca y te leo siempre muy concetrado en el fondo de lo que quieres decir, así te conozco mejor.

Anónimo dijo...

Esto suena a Saudade Inespe...
Cómo me gusta leerte ¡¡
Me gusta mucho este tono melancólico e intimista, aunque seguramente, para tí, sería mejor que fuese alegría explosiva lo que nos transmitieses.
Un beso inmenso.

Madeira

BONBOM dijo...

Mi querida amiga, es verdad que necesitamos nuestros momentos de soledad, y más sabiendo que siempre que queramos regresar nos están esperando con los brazos habiertos, cuando tardas en venir siempre te echo de menos, pero sé que vendrás.
Te quiero mucho amiga un beso

Miranda dijo...

Inesss:

En ocasiones son necesarias estas ausencias. Me gusta la apacibilidad plasmada en tus letras.

Besitosss.

scarlet2807 dijo...

Inesperada, 2 cosas, la 1ª, no tengo problema en que le pidas "la dirección de mi casa a Wppa", serás bienvenida
Lo 2ª- Te entiendo perfectamente, la "saudade" es parte de mi vida, hasta un escrito le hice...
Pero, yo trato de no desaparecer de éste rinconcito que amo tanto, (aunque sea a comentar entro), creo que me hace bien nutrirme de personas tan diversas y valiosas como ustedes, además les quiero mucho.
Si ahora no he escrito, ha sido porque no he estado muy bien de salud, así que no he tenido fuerza ni ánimo,(ya llevo más de 10 días), pero igual he entrado a comentarles.
En todo caso creo que ya estoy mucho mejor, espero la próxima semana, estar con todos mis motores cargados...
Un besote, Scarlet2807

SalvaX dijo...

Lo describes maravillosamente.
Desde niño he necesitado esos "lapsus" de soledad.
Seguramente conoces el poema "Las moscas" de Antonio Machado; Habla de las largas tardes de estío en el salón familiar.
En aquellos momentos en que toda la familia hace la siesta, el niño insomne y soñador construye sus fantasías y desarrolla un mundo interior, no triste sino paralelo al real y que le acompañará siempre.
Un saludo.

wppa. dijo...

Me gustan ,los sonidos del silencio, me identifico contigo Ines , necesito la soledad elegida muchas veces , necesito desconectar de las rutinas y encontrarme a mi misma .
A los amigos siempre se les extraña cuando no se les ve,pero yo me alegro de esas ausencias , si ellas estan llena de sosigo ,porque presiento que el regreso siempre sera feliz.
Un beso
wppa.

D'MARIE dijo...

El mejor silencio es el del alma descansando...pero el otro,el que te destierra de la humanidad..es un espejo donde descansa la mente..ese si.,me gustaria probarlo en una isla con un negrotote me apantalle..Perdon? me fui=¿---ups...en fin me salio la Susanita de Mafalda..
BUENISIMO INES..ME ENCANTO TU ESCRITO BESISS

*Inesperada* dijo...

Gracias a todos, realmente me emocionáis,
gracias,
gracias,
gracias.

LIA50 dijo...

Ines precioso tu escrito, te comprendo mucho porque soy una de aquellas personas que busca muchas veces el retraimiento y la soledad, pero siempre con la intención de volver fortificada de mis pensamientos. Besotes Lía.

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...