+ Mirarse a los ojos +



"... Entonces ¿para qué estar en pareja?
Usamos nuestros ojos para vernos y reconocernos.
Podemos mirarnos las manos, los pies y el ombligo...
Sin embargo, hay partes de nosotros que nunca nos hemos
visto directamente, como nuestro rostro, tan
importante e identificatorio que cuesta creer que nunca
lo podremos percibir con nuestros propios ojos...
Para conocer visualmente estas partes ocultas a nuestra
mirada necesitamos un espejo.
Del mismo modo, en nuestra personalidad, en nuestra
manera de ser en el mundo, hay aspectos ocultos a
nuestra percepción.
Para verlos necesitamos, aquí también, un espejo... y
el único espejo donde podríamos llegar a vernos es el
otro.
Para conocer visualmente estas partes ocultas a nuestra
mirada necesitamos un espejo.

Así como sucede en la realidad física, la precisión de
lo reflejado depende de la calidad del espejo y de la
distancia desde donde me mire. Cuanto más preciso sea
el espejo, más detallada y fiel será la imagen. Cuanto
más cerca esté para mirar mi imagen reflejada, más
clara será mi percepción de mí mismo.
El mejor, el más preciso y cruel de los espejos, es la
relación de pareja: único vínculo donde podrían
reflejarse de cerca mis peores y mis mejores aspectos.

Los miembros de las parejas que nos consultan pierden
mucho tiempo tratando de convencer al otro de que hace
las cosas mal. La idea es que aprendan a pactar en
lugar de transformarse en jueces o querer cambiar al
otro.
Si te muestro permanentemente tus errores, si vivo para
mostrarte cómo deberías haber actuado, si me ocupo de
señalarte la forma en que se hacen las cosas, quizás
consiga (quizás), que te sientas un idiota, o peor, que
te vayas de mi lado, o peor aún, que te quedes para
aborrecerme.
Quiero que me escuches con escucha verdadera, con la
oreja que le ponemos al interés, al deseo, al amor.
Si en verdad quiero ser escuchado, entonces debo
aprender a hablarte de mí, de lo que yo necesito, y en
todo caso, de lo que a mí me pasa con las actitudes que
vos tenés. Esta sola modificación hará probablemente
que te resulte mucho más fácil escucharme..."

Espero les agrade...besos Mega.

Tomado del libros " Amarse con los ojos abiertos"
Autores Jorge Bucay y Silvia Salinas.

6 comentarios:

Fibonacci dijo...

Es tan dificil conocernos,que por mucho que digamos que nos conocemos, jamás lo haremos.
un besote

scarlet2807 dijo...

Cúanta razón tienes Mega, si bien es cierto, necesitamos un espejo para conocer nuestro rostro, también necesitamos uno para ver partes desconocidas de nuestra alma, ¿sabes que ayuda?, mírate profundamente en los ojos de alguien que te quiera, y verás reflejado un trocito de tu alma....
Un beso, Scarlet2807

BONBOM dijo...

Mega, si que me ha gustado y mucho,y es cierto que nunca terminamos de conocernos, creemos que si, pero terminamos por sorprendernos nosotros mismos ante nuestras propias reacciones segun que cosas, muy acertado Mega, un beso cariño

wppa. dijo...

Muchas veces solo vemos lo que queremos reflejar aunque no sea lo que realmente somos,pero el mejor espejo son los ojos de las personas que nos rodean sobre todo de las que nos quieren .
Un beso
wppa.

Manases dijo...

El mejor espejo que podemos tener es aquel que no distorsione la realidad, aunque nos duela, besos mega

Alejandro dijo...

Nuestro espejo, a mi juicio, son nuestros propios ojos y nuestro entendimiento.

Un saludo