UNA HISTORIA DEL AYER V

La vendimia está a punto de acabar, posiblemente le queda una semana de trabajo, todo le ha ido muy bien, ha ganado un buen dinero que ha ido enviando a su mujer cada vez que ha cobrado, su patrón le ha prometido un extra cuando acabe la temporada y le ha dicho que el año que viene le mandará un contrato para que venga a trabajarle, ha trabajado muy duro y siempre ha estado dispuesto a lo que los patronos le han solicitado.

Ya tiene ganas de regresar , han sido cerca de siete meses lo que va a estar fuera de su casa, de su mujer, de su hijo y tiene ganas de abrazarlos.

Le ha encargado a un compañero que le compre algún souvenir de la France como recuerdo para llevar.

Mi querida y amada esposa:

Te escribo esta en contestación a la tuya que recibí ayer, esperando que al recibo de esta te encuentres bien, yo bien gracias a Dios.
Ya falta poco mi amor para mi regreso, quizás cuando recibas esta carta ya esté de viaje y llegue junto con ella, es muy larga la ausencia y tengo muchas ganas de ti, ¡cuántas noches te he soñado amor!, no ha habido un momento que no me acuerde de vosotros, la añoranza es lo peor en esta larga separación, no importa lo duro que ha sido el trabajo y la estancia fuera de casa, sino el estar alejado de vosotros.
Mi patrón está muy contento conmigo y posiblemente el año que viene podamos venir los dos con contratos y traernos también a nuestro hijo.
Por hoy me despido y el próximo contacto será estando juntos para siempre.
Un beso amada esposa y otro para nuestro querido hijo.
La temporada finalizó tres días antes de lo previsto, su patrón como le había prometido le pagó el extra y lo despidió con un abrazo, quedando en volver a verse en la próxima campaña.

El patrón se encargó de llevarlo a la estación del tren para su vuelta a España, en un par de días estaría de regreso en casa junto a sus seres queridos.

Su llegada a la ciudad fue ya fuera del horario del autobús que pasaba por su pueblo, por lo cual tendría que pasar la noche en la ciudad y coger el de la mañana siguiente, pero tuvo la suerte de que un camionero había llegado a recoger a un familiar y le propuso que se fuera con éllos.

Sobre las 01,00 de la mañana le dejó el camionero en la puerta de su casa, estando la puerta cerrada y sabiendo que por la parte de atrás podría entrar a ella, quiso darle una sorpresa a su mujer mientras estaba durmiendo.

Saltó una pared que daba al corral y desde allí podía acceder a su casa, una vez dentro, se dirigió a su alcoba sin hacer ruido, pero antes se pasó por la habitación de su hijo, el cuál dormía plácidamente y estaba destapado, no hacia frio, pero sí algo de fresco, lo beso y lo tapó con la sabana, seguidamente se fue directamente a su habitación donde estaba su querida y amada esposa.

¡Abrió la puerta con mucho cuidado y cual fué su sorpresa! su esposa no estaba sola en la cama, estaba acompañada por un hombre y juntos estaban abrazados y dormían, los observó y reconoció al hombre, uno de los solteros del pueblo y muy conocido por él.

En un momento estuvo a punto de explotar, pero se dió la media vuelta, cerró la puerta con cuidado, se fué a la cocina y en ella cayó derrotado, llorando desconsoladamente y totalmente vencido, no sabía qué hacer, a veces le daban ganas de entrar y acabar con los dos, en otra solo con él y en otra con ella, así fueron pasando las horas.

Con una tranquilidad pasmosa, ya cerca de las seis de la mañana, preparó café y rebanadas de pan frito para los tres, sabiendo que no tardarían mucho en levantarse, ya que pronto amanecería.

Continuara……….

9 comentarios:

María dijo...

Pobre hombre, como decía mi abuela: "encima de cuernos, penitente". Estás narrando muy bien la historia, me tienes enganchada.

Besos

Carmen dijo...

Malos presagios avanza esta historia. Me resulta curiosa la pasividad de tu protagonista.

Un beso

scarlet2807 dijo...

Con ésta parte de tu historia me dejaste triste....
Y tú escribiendo cada día mejor, te superas ¿lo sabías?

Un beso, Scarlet2807

Mayte® dijo...

No es la primera vez que te digo que narras maravillosamente, pero si es la primera vez que te digo que mejoras tus relatos a ojos vista y que ya pareces un profesional de la escritura.

Me encanta leerte, aunque no siempre comparta tus puntos de vista.

Un beso

Alejandro dijo...

Amigo, yo te digo que yo no les hago el desayuno ni pasado de copas, jajaja.

Es bueno.

Un saludo

LIA50 dijo...

Maravilloso Fibo, que talento tienes, este relato esta magnificamente llevado, sólo continúa deleitandonos...Besotes corazón Lía.

*Inesperada* dijo...

Reitero que has dado un gran avance en cuanto a la forma de escribir.
En tu anterior texto te lo dije.
Eres tierno, con lo duro que nos narras.
Tienes una imaginación para recrear historias, asombrosa.
Felicidades, te nuevo.
Sé, siempre supe, que había un escritor dentro de tí.
Gracias, me convenciste aún más.
Un beso, Fibo.

BONBOM dijo...

Fibo como siempre, eres buenisimo escribiendo, en todos los temas, aunque el protagonista, un poco pasivo ¿no?, quizás tenga miedo a perder el trabajo..... en fín seguimos a la espera.
Un beso

Madeira dijo...

Fibo, que como me pillaron fuera varias entregas, ahora ya espero al final para leerlo todo junto.
Un beso grandote