UNA VIDA SIN VALOR III

   

 En dos bolsas de plástico todas mis pertenencias, cincuenta euros y veinte años a cuestas, así como nadie que me esperase, me fui directamente a la pensión de donde había salido anteriormente antes de conocer a los amigos que me traicionaron.

    Hablé con la posadera y le explique mi situación, accedió a hospedarme a condición que le diera veinticinco euros de fianza, así lo hice y con el resto tenía que tener lo suficiente para vivir el resto de la semana hasta que cobrara en mi trabajo.

   Fue una semana bien cruda, la mitad de los días solo comía algo de pan que me compraba y algún café con leche que algún compañero me invitaba, ellos desconocían mi situación, ya que no les hablaba de ello.

   Así hasta que cobré y pude salir adelante por un tiempo, que fué bastante poco, ya que la obra finalizó dos meses después y con lo poco que había podido ahorrar y hasta que cobrara el paro, tenía para poco menos de dos meses más.

  Y con la esperanza que pronto comience otra obra ¡el capataz me había prometido que me contrataría! todos los días salía en busca de trabajo, y trapicheando por aquí y por allá iba saliendo adelante.

  Algunas tardes me dejaba caer por un parque que había alrededor de la pensión para pasar las horas, me aburría bastante en la habitación, demasiadas horas en soledad, a veces solo acompañado por un pequeño transistor.

   Allí observaba a jóvenes de mi edad que reían, a chicas y chicos que se abrazaban y besaban, a padres de familias jugando con sus hijos y de vez en cuando se me saltaban las lágrimas al recordar a mis padres antes de su separación, que feliz era por aquel entonces, a transcurrido cerca de seis años y parece que hace un siglo, me siento viejo con tan solo veinte años.

  Cuanto deseo tener una familia, un sitio donde vivir, reír, jugar, llorar, padecer, lo que sea, pero en unión de una familia que me quiera y me proteja y no sentir esta soledad que me está matando, dentro de un momento me retirare a mi habitación a esperar que llegue el siguiente día, y tratar de conseguir algo de trabajo.

   Apenas tengo ropa decente que ponerme, parezco un vagabundo, mañana iré a comprarme en el mercadillo algo de ropa barata, como un pantalón vaquero y algún jersey. No dispongo de mucho dinero, ¡pero si tengo que ir por las noches al curso gratuito al que me he apuntado en el ayuntamiento de ingles e informática, por lo menos tendré que ir decentemente!

   Tengo que darme ánimos, no siempre todo me irá tan mal como hasta ahora, algún día todo irá mejor y quien sabe, a lo mejor hasta tengo una novia como todos los chicos y la podré besar.

  ¿Que se sentirá al besar a una chica? ¡Me gustaría tanto tener una novia y pasear con ella de la mano! Espero algún día tenerla, aunque con mi físico seguro que no tendré esa suerte, soy pequeño de estatura, flacucho y no muy agraciado, lo tengo todo.

   Me han hablado del ejercito y que me aliste, que se gana un buen dinero y al menos por unos años tendré donde cobijarme y hasta hacerme un hombre de provecho como me comentaba mi capataz.

   Pero no se si con mi estatura y delgadez me admitirán y al mismo tiempo tengo miedo de que me lleven a algún país de esos en guerra, no es que sea cobarde, pero con la mala suerte que tengo para todo, seguro que no saldría bien librado de ella.

  Un día de estos, iré al centro de reclutamiento y haber que pasa, quien sabe, a lo mejor es la solución que esperaba para salir de este pozo en el que me encuentro e incluso estaré hasta guapo con el uniforme.

  De momento dejaré de soñar y continuaré con la búsqueda de un trabajo.

   Continuara……..

11 comentarios:

SalvaX dijo...

Es real como la vida misma, hay peersonas a las que parece que persigue la mala suerte.
Cuantos jóvenes de familias acomodadas actúan de forma exigente y a veces airada con sus padres y hermanos o se quejan de que estén pendientes de ellos porque dicen que les agobian.
No valoran la suerte que tienen, si miran alrededor, no muy lejos verán lo que es no tener familia ni techo ni apoyo alguno.
Hay que reflexionar sobre este particular.
Me gusta tu historia.
Un saludo.

wppa. dijo...

Bonita historia , con un fondo un poco duro para alguien tan joven.
Tal vez si alguna vez , consigue poner su vida en orden , encontrar ese amor que tanto desea y un sitio donde ubicarse,pueda sacar algo bueno de todo lo malo por lo que tuvo que pasar.
Cuando la vida nos pone a prueba, despues se valora mucho mas las cosas pequeñas y de lo que estoy segura es que el personaje ,terminara por fin siendo feliz.
Un beso
wppa.

María dijo...

Es un relato que duele especialmente ¿sabes? por la juventud del protagonista. Yo también digo que ojalá termine bien.

Besos

scarlet2807 dijo...

Fibo, te leo con el corazón apretado, lo narras de una manera tan real, que siento muchísima pena.
Espero que al personaje le cambie la suerte, y logre ser felíz.
Un beso, Scarlet2807

*Inesperada* dijo...

Un protagonista, con una vida dura, pero con grandeza de espíritu y un gran arrojo.
No sé, creo que tiene un gran premio que le espera.
Me gusta pasearme por la vida de tu protagonista, en silencio, haciendóme partícipe.
Escribes cada día mejor, has madurado mucho con los relatos y mira que los primeros ya me encantaban.
Un beso, me conmueves mucho.

Madeira dijo...

Fibo, esperemos que salga adelante, que cambie su suerte.
Dicen que detrás de la tormenta viene la calma. Esperemos que le llegue a tu protagonista.
Coincido con Inesperada, yo también noto un desarrollo en tu forma de escribir.
Un abrazo.

BONBOM dijo...

Fibo me gusta ,aunque es duro, pero la vida es mas dura aun , creo que saldra bién porque lleva sufriendo demasiado tiempo, y su suerte tiene que canbiar,
Tú como bién dicen las compañer@s cada día mejor.
Un beset.

Carmen dijo...

Muy buena redacción, te lo dije en la entrega anterior, estás manejando muy bien el hilo de la historia.

Un beso

Alejandro dijo...

De verdad que haces reflexionar, Amigo, hay muchas personas en situaciones similares.

Un abrazo

LIA50 dijo...

Leer este relato me da mucha pena,pienso en cuantas personas pasaran por lo mismo...lo haces bien Fibo. Besos Lía.

D'MARIE dijo...

Un genio en narracion Fibo..besiss