21 de julio de 2010

Tempus fugit

Tempus fugit significa "El tiempo se escapa" o "El tiempo vuela". Yo, que soy muy dado a quedarme ensimismado en ocasiones, me paro últimamente a pensar mucho en eso y a analizar mi conducta a este respecto.

A veces no puedo evitar dejar que el tiempo vuele, estoy trabajando en algún asunto que me resulta especialmente complicado o desagradable y, sencillamente, tengo que parar sin poder evitarlo, soy consciente de que esos diez minutos o esa media hora me resultarían preciosos para ese asunto que llevo entre manos pero quizás la desgana o el hastío que me provoca me impiden concentrarme y, simplemente, dejo que el tiempo vuele y que, mientras vuela, me vuelvan esas ganas que no tengo de seguir con el tema en cuestión. A veces tengo suerte y vuelvo con renovadas ansias o, al menos con la capacidad suficiente para resolverlo, otras no y eso es lo peor, cuando tengo que atacarle al mismo tema con la misma desgana y sin el tiempo que ha volado y, al mismo tiempo y aún siendo reiterativo, con el tiempo apremiando.

Es algo que me pasa cada vez más, no sé si es la edad, el cansancio, la falta de alicientes o vete tú a saber, lo único cierto es que se repite cada vez con más frecuencia y que, a veces, me preocupa.

En el plano personal también me pasa, ahí tengo mucho la sensación de que mi "Tempus fugit" cada vez a más velocidad y sin remedio alguno e, igual que en el laboral, lo achaco al cansancio, a las circunstancias y a la edad cuando quizás lo que debería hacer es entonar un "mea culpa" y, sobre todo en una parcela de mi vida, coger el toro por los cuernos y forzar un resultado, para que no se me convierta en un "In Aeternum".

9 comentarios:

Fibonacci dijo...

nunca hay nada indifinidamente, todo tiene un final Amigo, es mejor que cojas los toros por los cuernos.
seguramente hay algo dentro de tí que no te deja en paz y cada vez ronronea mas en tu interior.
¿sabes lo que yo me digo? muy facil, ¡a tomar por culo todo!, el importante soy yo, nadie hará de mi lo que yo no quiera y tan solo yo, decido lo que será mi vida.
Un abrazo amigo
Y otra cosa, nunca, pero nunca, se me pasaria por la cabeza crucificar mi vida para siempre, y menos por una mujer.
te lo digo en relacion a mi escrito, aunque eso lo llevo en practica con todo.

María dijo...

Buena reflexión, a mí también me pasa a veces, sobre todo cuando he dejado de hacer algo que quería más que nada en el mundo porque me lo han impedido asuntos de fuerza mayor.

Besos

LIA50 dijo...

Aprendí y gracias a Dios lo había puesto en práctica hace mucho, que el instante postergado o detenido es difícil de ser vivido con plenitud después,,,son momentos perdidos que no se vuelven a repetir,,,la vida pasa tan rápido, mientras nosotros hacemos planes para el futuro, él ya esta aquí.Besos Lía.

*Inesperada* dijo...

Me has encantado hoy, especialmente, en tu reflexión.
Tempus, tiempo inplacable que pasa, corre y vuela, sin darnos cuartel.
Fugit, que pasa rápido, que huye, que no pregunta, que es efímero, que es caprichoso, que agota y que nos mata, en medio de los suspiros de prisa.
Nada, Alejandro, como decirle al tiempo, me bajo de tí, ahora y porque quiero.
Y no hacer nada, excepto lo que quieres hacer.
Tómate tres de éstos al día, sonreirás mucho más y te conocerás un poco mejor, si precisas.
Gracias, por escribir y deleitarme.

scarlet2807 dijo...

Alejandro muy buena tu reflección, además me hizo mucho sentido, ya que creo a mi me ocurre con más frecuencia que a tí...

Besos, Scarlet2807

Manases dijo...

Se ha definido tiempo como la “distancia entre dos sucesos”. Pero nuestra experiencia parece decirnos que el tiempo es independiente de los sucesos; da la impresión de que avanza suceda o no suceda algo.mi consejo alejandro es que compremos el tiempo.... un abrazo amigo

Mayte® dijo...

Yo que te conozco bién o al menos, mejor que los que te leen en este momento te digo.

Deja de contar los dias que te faltan para jubilarte que incluso llevas contabilizadas las horas y quizás un poco más de expontaneidad no te iría mal.

No estoy escribiendo nada que no hayamos hablado mil veces. Afloja la corbata y relájate, no se puede tomar un café con el maletín entre las piernas.

Sabes que te quiero un mundo y dos, así que afloja un poco.

mmm.... beso

BONBOM dijo...

Alejandro yo creo que tenemos que vivir siempre como si cada día fuese el ultimo, porque en realidad sabemos si nos llegara el mañana??? .

Un beset

Anónimo dijo...

Alejandro, yo soy consciente de que se me pasa el tiempo rápido, pero es que cada día me parece que lo aprovecho o disfruto mejor (ello no implica que haga nada especial).
Será que estuve mucho tiempo sin disponer ni de un minuto para mí.
Madeira

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...