9 de julio de 2010

Amigos

Estoy viendo un debate en televisión sobre si es posible la amistad (sin sexo o deseo por medio) entre hombre y mujer y me apetece opinar al respecto, así que voy a hablar de mi amigo Pedro.

Conozco a Pedro desde los 8 años, él tenía 9 y creo que empecé a ser un poco amiga suya a esa edad, cuando falleció su padre de un terrible accidente.

A los 14 años empezó a salir con una de mis amigas, con la que se casó y sigue casado. Yo creo, y mi amiga así lo reconoce, que jamás su marido ha sido tan amigo de ella como mío, porque lo nuestro es especial, ni siquiera con sus hermanas o con mi marido, del que también es un gran amigo, tiene la confianza y la complicidad que tiene conmigo.

Recuerdo que a los 14 años se casó el hermano o la hermana de alguien y nos invitaron a toda la pandilla a la boda y conseguimos un puro. Después de la boda nos fuimos todos a un jardín y encendimos el puro, nos lo fumamos entre Pedro y yo y cogimos la "borrachera" del siglo, aún sonrío cuando nos recuerdo los dos tumbados en un banco completamente mareados y los demás alrededor haciéndonos aire. Esto del puro yo creo que fue una premonición porque ahora, como no puede fumar porque ha sufrido 3 infartos, cuando nos juntamos a comer o cenar se sienta a mi lado y, sin que lo vea su mujer, me coge mi cigarrillo y le da alguna calada, yo le riño pero le dejo hacer.

Cuando yo me casé parecía que se habían casado ellos también y vivían en mi casa, cualquier excusa era buena y a cada momento los tenía allí, recuerdo la primera navidad, oigo el timbre y era Pedro con una caja de gambas y 4 piernas de cabrito y me dice: "tú ve preparándolo que ya venimos luego a comérnoslo". Esto me lo hizo montones de veces, como no tenía su propia casa hacía compra y la llevaba a la mía.

Ahora no nos vemos tanto como antes, porque el ajetreo de la vida diaria y el trabajo nos lo impiden, pero cada vez que nos vemos damos casi un espectáculo donde sea, él me dice preciosa y nos abrazamos y nos damos un montón de besos, luego me pasa el brazo por los hombros y cuchicheamos, su mujer y mi marido (si están delante) se ríen y dicen: "ya están estos como siempre".

Pedro me ha llegado a besar hasta vestido de Nazareno en plena procesión para regocijo de los cientos de personas que nos veían, pero a nosotros nos da igual porque nos queremos mucho, él para mí es como supongo que sería el hermano que nunca he tenido y yo para él su confidente y hasta su consejera, me cuenta los problemas con sus negocios, me pide consejos económicos y, a veces, me dice: "esto no se lo cuentes a tu amiga que no quiero que sufra sabiendo que esto va mal", pero él sabe que puede estar tranquilo porque, al igual que el a mí, yo nunca lo traicionaría, para eso es mi gran amigo.

Hay gente que esto no lo entiende, recuerdo una anécdota del año pasado que hizo que estuviéramos todos los amigos riendo durante más de media hora. Resulta que me encuentro a Pedro al salir de un banco en una calle muy concurrida y, como siempre, besos, abrazos y cuchicheos y pasó por allí un "alma caritativa" y llamó a mi amiga diciéndole: "oye, cuidado con tu marido que está abrazando a una en la puerta del banco..."., mi amiga, muerta de risa, le da mi descripción, la otra le confirma que era así y le dice mi amiga: "Bah, no te preocupes que a la que abraza es amiga mía" y la otra le responde: "pues ten mucho cuidado que las amigas son las peores" y mi amiga, que tiene cuerda para rato, le respondió: "tú tranquila, que si la deja embarazada ya parirá y hacemos fiesta en el bautizo" y dejó estupefacta a la "samaritana".

Así que mi respuesta es sí, un hombre y una mujer pueden ser grandes amigos sin que haya deseo sexual por medio, yo tengo la prueba desde hace 42 años.

9 comentarios:

Madeira dijo...

María, estoy completamente de acuerdo contigo. Conozco esa experiencia y puedo confirmarlo. Si se dan amistades de años, se va forjando una complicidad única que no tiene que llevar a nada más.
Un beso grandote.

wppa. dijo...

Bonita historia la tuya , no todo el mundo tiene el privilegio de encontar amigos asi ,me alegro mucho por los dos.
Y estoy ademas completamente de acuerdo , en que entre hombres y mujeres ,puede existir una muy buena amistad sin màs.
Yo tengo tambien muchos amigos ,ademas compañeros de trabajo de mi marido con los que nos besamos , nos abrazamos compartimos confidencias , y piropos , cenamos comemos o tomamos unas copas y cada uno a su casa y a lo suyo.
Un beso
wppa.

scarlet2807 dijo...

María, te felicito por ésa bella amistad.
Y estoy muy de acuerdo contigo, si se puede ser amigo entre un hombre y una mujer, te confesaré algo, yo tengo más suerte con las amistades masculina que femeninas, nunca me han traicionado,lamentaablemente no puedo decir lo mismo de las amigas, si lo ha hecho, y no una vez, varias veces.....

Un gran beso, Scarlet2807

*Inesperada* dijo...

La amistad es un sentimiento puro, desinteresado y recíproco, de dos Personas.
Llegar a ser amigos, así como vosotros dos significa que, las respectivas parejas, supieron entender vuestra amistad y os apoyaron.
Permanece en el tiempo. Es una suerte inmensa tener un amigo así.
Un amigo es un tesoro.
Me ha encantado el relato que nos cuentas, emocionada. Se notaba mucho.
Gracias, siempre.

D'MARIE dijo...

Que bonito regalo a la amistad..es insuperable,sentir esas sensaciones de amor incondicional,a travez del tiempo..Me encantooo!!
Besiss

D'MARIE dijo...

Que bonito regalo a la amistad..es insuperable,sentir esas sensaciones de amor incondicional,a travez del tiempo..Me encantooo!!
Besiss

Fibonacci dijo...

La amistad es muy linda y no se tiene por que llegar a nada más, pero tampoco hay nada que lo impida lo demás.
Yo tengo una gran amiga y lo sigue siendo.a pesar de nuestros encuentros esporadicos en la cama.
Un besote.

Carmen dijo...

Preciosa historia, María, eres muy afortunada por contar con una amistad así. Me gusta mucho tu manera de narrar, impecable desde el punto de vista técnico y haciendo que sea difícil dejarse algo tuyo a medias.

Un beso

LIA50 dijo...

Siempre pensé que en una amistad alguno de los dos se iba a sentir atraído por el otro en algún momento, recién ahora y ya grande descubro que se puede. Besos Lía.

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...