11 de junio de 2010

UNA HISTORIA MAS



- Buenos días mi niña, ¿ya te has levantado?

- Si papá, no tenía sueño y me estoy preparando el desayuno.

-Muy bien mi niña, ¿me lo preparas a mi?

-jajajaja papi, sabes que no sé poner la cafetera.

-Vale, ¿pero cuando vas a aprender?

-Ya sé, pero no tengo fuerza para apretarla, y mamí me dice que no encienda fuego yo solita, si ella no está.

-Muy bien mi niña, tú siempre haz caso a mamá, que ella sabe mucho.

-Sí, pero tú no le haces caso muchas veces, eso siempre te dice ella.

-Ya lo sé hija, muchas veces soy tonto por no hacerle caso, ella nos quiere y todo lo dice por nuestro bien, yo también a veces soy un niño, y merezco que me reprenda.

-Pues hazle caso a mami, ¿vale papá?
-Lo haré hija, pero prométeme que me darás un beso cada vez que no le haga caso.

-Tú lo que quieres es que te de besos.

-jajá jajá sí, que lista eres, sales a tu madre y en lo guapa a mí.
-Mami dice que eres un presumido, que siempre te has considerado guapo, pero que no lo eres, solo resulton y simpático.

-¿No soy el papa más guapo de todos?

-Siiiiiiiiiiiiiiiiiii

-Ven dame un beso y un abrazo y desayunemos sin hacer ruido para que mamá no se despierte, anoche estuvo trabajando hasta tarde.

-Vale.

-Ahora dentro de un rato, le preparamos juntos el desayuno y se lo llevamos a la cama y le damos una sorpresa, pero primero le doy yo el beso ¿vale?

-Vale papi, pero el beso se lo doy yo antes.

-Venga, tómate la leche y las galletas, para que te pongas alta y guapa como tu madre.

- La tía dice que me parezco a mamá, y que tengo tu genio.

-¿Ha hecho nuevos amigos en el cole?

-No, los niños son muy tontos y las niñas muy presumidas.

-¿Este colegio nuevo es muy chuli verdad?

-Si papa, pero no tengo amigos aún y no me gusta

-¿y porque no tienes amigos? ¿Son malos?

-No es eso, es que no me hacen caso.

-Vaya.

-Pero no me importa papa, ya tengo un amigo que siempre está conmigo.

-¿Un amigo, y como se llama?

-no sé, nunca me ha dicho el nombre

-¿Pero juegas con él?

- Sí, juego con él y siempre esta conmigo.

-¿Pero es de tu clase?

-No, vive aquí con nosotros.

-¿con nosotros, donde?

-Aquí en la casa papa, ¿no lo ves ahora?

-No hija, ¿donde está?

-A tu lado.

-¿Es un amigo invisible ?
-si, papa, él me dice que no diga nada a nadie, pero yo le he dicho que a ti y a mamá si se lo diré.

-Muy bien hija, tú dinos a mamá y a mi todo, ¿vale?

-si papa.

-Así me gusta mi niña, venga, le hacemos el desayuno a mamá y las despertamos, ¿vale?

-Si papa, venga.

Continuara……….

15 comentarios:

LIA50 dijo...

Fibo , vuelves a cambiar de estilo, y narras otra forma de relato, y lo haces de nuevo, atraparnos...Besos Lia.

Carmen dijo...

Eres versátil, cada dia me sorprendes. Espero la continuación, aunque yo ya tengo mi teoría de quien es el amigo invisible.

Un beso

Fibonacci dijo...

Espero sorprenderte Carmen
Un beso

Ella dijo...

Carmen, ni se te ocurra hacerle ninguna insinúación a este hombre de quien es el amigo invisible que, por hacer la contra, le da la vuelta a la tortilla y te sale por los Cerros dé Ubeda, jajaja.

Bueno, Fibo,me gusta mucho.

Por cierto, qué papi modelo oye, que dice que merece que le reprenda su mujer.

Besos

Madeira dijo...

Fibo que me tienes ganada ehh. Qué ternura hay en este texto ¡. Eso sí, siempre el hombre de tus escritos es guapo, jajaja.
Fantástico. Me ha gustado mucho.
Un beso

scarlet2807 dijo...

Fibo, cuando narras como " papá" la ternura te brota por todos los poros, te transformas.
Muy dulce...
Con respecto a lo del amigo, como sabrás yo tengo una hija única, y tuvo un "amigo imaginario", que casi me vuelve loca, hasta al médico la llevé, moría yo de miedo.

Un beso, Scarlet2807

Fibonacci dijo...

Madeira es que lo soy, bueno guapo no, más bien atractivo y el protagonista soy yo y tengo que ser fiel a lo que escribo, por lo tanto el prota tiene que ser así, no estaria bien ponerme encima de poco agraciado.
Un besote

Mayte® dijo...

Me encanta leer estas historias, que por cotidianas me resultan tan cercanas.Eres flexible a la hora de escribir. Nos haces reir, nos ponemos melancólicos contigo, nos haces reflexionar, nos haces dar respingos en la silla cuando leemos algunas cositas un pelín más subidas de tono,pero sobre todo; nos haces disfrutar con cada escrito que compartes con nosotros. No tengo palabras suficientes para darte las gracias.

¡Gracias!

Por cada letra que dejas en el blog, para que todos, propios y extraños podamos leerte.

Besitos desde lejos

Soñador dijo...

De acuerdo con todos,te adaptas a cualquier estilo y creas historias que atrapan.Un abrazo

Miranda dijo...

Fibbbb:

Disfruto mucho leerte en un diálogo tan lleno de amor, ternura y dulzura, eres un papá muy consentidor.

Estas historias de los "amigos imaginarios" son divertidas, veremos como continúa.

Besitos.

BONBOM dijo...

Bueno como ya te lo han dicho todo, te dire lo de siempre,jajjaa no paras de asombrarme y me gusta, me aburre siempre lo mismo y contigo es siempre diferente ¡gracias¡ un beso

*Inesperada* dijo...

Fibo, vuelves a dar un giro de tuerca a tus decires, eso es bueno, porque te exiges a tí mismo, renovación y sorpresas.

Fibo el reportero intrépido del blog, que sorprendes, gustas y enganchas, con tu particular estilo.

Tienes un don especial, el de saber empatizar con tus personajes, dándoles la humanidad y la dinámica que te hace único en tu género.

Gracias y... chapeau.

Mega009 dijo...

Fibo que diálogo mas tiernoo y encantador, y así es el papá todos los días? quiero ver un diálogo con la madre cuando no le hace caso..habá besos? o gritos?
Y cuando amanece de mal humor como reacciona ese papá???
Espero que no le cause celos al padre ese amigo imaginario, porqie si vive en casa, seguro ya durme con ella!!! jajajaja
un gran Besoooooo

Calixto dijo...

Fibonacci... comparto la mayoría de los comentarios... poco se puede añadir ya...

Saludos de Calixto.

Alejandro dijo...

Me reafirmo tío, le das a todo, cambias de estilo con una facilidad asombrosa.

Un abrazo

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...