2 de junio de 2010

Pies



Se supone que el pie es una estructura biológica que se utiliza para la locomoción y la tienen muchos animales. Está dividido en tarso, metatarso y falanges, todos ellos llenos de huesecitos, también tiene planta, empeine y el talón de Aquiles.

Existen tres tipos de pie: el griego, el polinesio y el egipcio y yo, curiosa donde las haya, me he examinado los míos y resulta que no me coinciden con ninguno de los tres. El mío es una mezcla entre griego y egipcio; griego porque el segundo dedo es ligeramente más largo que el dedo gordo y egipcio porque todos los demás le siguen por tamaño y orden decreciente, parecidos a los de la foto ¿verdad, mi vida?

Mis pies son presumidos porque, como siempre he sostenido, si las uñas no las hubiera creado Dios para llevarlas pintadas y bonitas no existirían. Pero hoy te voy a hablar de la vida de mis pies, de la que conoces y de la que intuyes pero no conoces.

Tú sabes de mis pies mi pasión por las sandalias, te ríes cuando te enseño las penúltimas que me he comprado y me dices ¿son las del otro día, no?, yo me río porque los dos sabemos que habrá otras rápidamente y que no son las del otro día, son sólo mi último capricho, como los bolsos, pero otro día te recordaré tu teoría del bolso negro, hoy sólo te hablo de mis pies. Yo, aunque jamás me has reprochado si compro o dejo de comprar algo, me defiendo de mi pasión desmesurada por las sandalias diciendo: "total no me gustan las joyas, algo me tiene que gustar", tú sólo ríes y sé que, aunque nunca hayas aprendido a abrochar unas sandalias, te gustan todas las mías ¿o son mis pies en ellas?.

Tú, mi amor, conoces la frialdad de mis pies cuando te buscan en las noches de invierno ansiando tu calor, finges esconderte, desplazarte, hacerte el sueco pero, al final, me dejas un trocito de tu cuerpo donde calentar mis pies.

Juego contigo con mis pies, te hago sufrir con mi frío y hago que te suba la temperatura con su calor. A veces, mis pies se enredan en los tuyos, frotándolos, casi besándolos y luego voy subiendo, poco a poco, a veces sólo por una de tus piernas, a veces por las dos, depende del capricho de mis pies. Recorro con ellos tu espinilla, tus rodillas, todo el contorno de tus muslos, tu vello me hace cosquillitas en la planta y, luego, llego a tí, a tu centro, mi dedo se transforma en el dedo de una mano deslizándose por tus ingles, me recreo ahí, acariciándote con ellos, notando tu reacción a su calor, intuyendo y notando lo que quieres, rozando sutilmente tu potencia y luego...

De ese luego y de lo que aún no conoces de mis pies hablaremos, vida mía, a solas con ellos.

14 comentarios:

Miranda dijo...

Ellaaaaaa:

Ya extrañaba tus clases de anatomía. Me encanta esa chispa que tienes. Quedo en espera de las próxima.

(Lo demás no lo puedo expresar).

Besitosssss.

Fibonacci dijo...

Mira por donde se que mis peazos pies (46) son egipcios,aunque yo no me los pintos y tampoco subo por las piernas de nadie, solo suben a mi otra pierna cuando algo me pica y si se me ha olvidado cortarme las uñas, que suele ocurrir muy a menudo, (a última hora no se ve) y cuando le hago un tomate a los calcetines los tiros, me hago a veces hasta aráñazos,pero ese pie de la foto dan ganas de llevarselo en un bolsillo y de vez en cuando pegarle algun mordisquito.
Un besote.

Carmen dijo...

Tremendamente sensual pero refinado, me ha gustado mucho, de lo mejor que te he leido.

Un beso

Manases dijo...

No se porque me huele esto de los pies...... besos

*Inesperada* dijo...

Ella, cuánto nos parecemos las dos.
Me dejo los ojos en los escaparates de los bolsos y sandalias.
Siempre pensé que son los grandes olvidados en el baile del amor, con lo sensibles que son.

Exquisita,Ella como siempre, versátil en tu elección de temas. Íntima e imaginativa, como sólo tú sabes, en el lenguaje con tu amado.

Me convence tu relato,por completo.

Gracias, desde mi lado.

scarlet2807 dijo...

Ella, tú ya sabes como me gusta la sensualidad de tus relatos, siempre te he dicho, que en éso eres la mejor, si duda...
Comparto tu debilidad por las sandalias, yo también la padezco, y así todo me las he puesto cambiadas, jajjajaajjajajja

Un beso, Scarlet2807

LIA50 dijo...

Me encanta la sensualidad con la que escribes, me saco el sombrero ante ti.Besos Lia.

Alejandro dijo...

Cuando he empezado a leer no esperaba ese final, has ido enlazando anatomía con sandalias para terminar con un diciendo sin decir, me ha sorprendido gratamente.

Un saludo

Mayte® dijo...

Y yo con mis merceditas más contenta que unas pascuas amos.

Ya solo me falta tener que gastar más en sandalias que en comida para ligar.

Muy bueno Ella. Como siempre un magnífico escrito.

besos

wppa dijo...

¡¡Anda no sabia yo que unos pies daban para tanto, voy a tener que empezar a practicar , me ha gustado eso de las cosquillas con el bello .
Aunque no creo que si pongo mis pies helados en algun sitio?¿ , sea nada sexual ni erotico ajajaj.
Es cuestion de probarlo ¡¡¡
Me encanto , esta noche lo pruebo.
Un beso
wppa.

Rosso dijo...

lINDO ESCRITO Ella, y presumida hasta en los pies, si sra, como debe ser.Cada día me gusta más leerte.
Un beso

D'MARIE dijo...

Ella romantica y sensual..mas hablando de los pies que son mi especialidad!!Me encanto!!
Besis

Soñador dijo...

yo también soy usuario de sandalias en verano , que sean de las buenas, tengo los pies muy cuidados,Ella me encantas..eres divina, gracias por ser asi.Un beso

Madeira dijo...

Ella qué ganas tenía de tus clases de anatomía. Las echaba en falta.
Me gusta mucho.
Un beso

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...