2 de julio de 2010

LARISSA ( 2 )

.
Salió del coche y paseó nervioso pensando en los acontecimientos de las últimas semanas.
Encendió un cigarrillo -lo había dejado por Ella, pero después de lo que pasó, había vuelto a fumar
Desde aquel recodo del camino se podía ver el puerto, el bonito paseo marítimo y la gran avenida litoral con sus terrazas de bares y restaurantes.
Sintió una fuerte punzada en su pecho al volver a revivir por enésima vez su tragedia personal. Paradojas de la vida. ¡Hacía tan poco tiempo estaba eufórico por su buena suerte!
Le habían ascendido en su trabajo y recibió un dinero de la venta de terrenos heredados de su familia así que, contento de su suerte llamó a su esposa (Ella) el gran amor de su vida con la que llevaba casado 3 años y la citó para almorzar en el restaurante favorito de ambos, donde se conocieron con su grupo de amigos, donde cenaron juntos por primera vez, donde le pidió en matrimonio y le entregó un modesto anillo que ella aceptó con los ojos brillantes de lágrimas de felicidad.
Iba a comunicarle la nueva situación, sus planes de cambiar el viejo automóvil, mudarse a un apartamento mayor con vistas al mar y a proponerle algo que sabía que ella estaba deseba aunque nunca lo decía: Un bebé
Llegó el primero con un gran ramo de rosas y se instaló junto al ventanal desde donde podía contemplar el jardín y los barcos del puerto.

La vio llegar tan hermosa con su andar leve de bailarina, casi sin tocar el suelo, cruzaba la calle apresurada, sonriente, saludándole con la mano, su grácil figura y su sonrisa encantadora absorbieron toda su atención y no pudo darse cuenta de lo que iba a ocurrir.
Un enorme camión con los frenos averiados se lanzó sobre los viandantes, varios resultados heridos y ella recibió el impacto de pleno.
Lívido e impotente observó como su maravillosa niña, su amor, la razón de su existir, se convertía en un juguete roto y ensangrentado y después, perdió el sentido entre voces, llantos, sirenas y sangre.
Cuando se repuso, con ayuda de camareros y clientes del restaurante, corrió a tomar un taxi para desplazarse al hospital.
Continuará...

9 comentarios:

Mayte® dijo...

Gracias Scarlet por ser nuestra intermediaria.
Felicita a tu amigo por el relato y dale las gracias, estoy impaciente por seguir leyendo.

Besitos a los dos

Ella dijo...

Scarlet, el relato, aunque triste, es precioso, ahora bien tiene un fallo y perdona que te lo diga, LA MUERTA SE LLAMABA ELLAAAAAAAAAAA, qué susto por Dios.

Besos, para tí y para el autor.

Rosso dijo...

Sigo esperando el final, hasta el momento, las dos entragas son preciosas.
Besos Scarlet.

SalvaX dijo...

La cosa se pone interesante aunque algo melodramática.
Veremos como continúa y quien es la tal Larissa.

scarlet2807 dijo...

jajajajajajaj, "ELLA", yo no soy la autora, así que "me lavo las manos"....
jajajajajjajaja

Besos!!!!

wppa. dijo...

Extremecedora historia , espero que al sea con un final feliz.
Un beso
wppa.

*Inesperada* dijo...

¡¡Qué bien escribe tu amigoooooo!!.
Díselo de mi parte, por favor.
Scarlet nos los presentarás algún día?
Gracias, siempre.

BONBOM dijo...

Scarlet es magnifico, luego leere el otro capitulo, diselo a tu amigo de mi parte me encanta, a ver como sigue, no tardeis en publicar el siguiente besos`para los dos

D'MARIE dijo...

Buen relato,para comenzar y seguir esperando...!!
Besis a los doss

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...