14 de julio de 2010

COMO IDENTIFICAR A LA BESTIA Y SU NUMERO

¿Os gusta resolver enigmas? Para ello hay que buscar pistas que conduzcan a la solución. Con relación al 666, el nombre o la marca de la bestia salvaje del capítulo 13 de Apocalipsis. “16 Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente; 17 y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre.
18 Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis.”

En este artículo analizaremos cuatro argumentos fundamentales o pistas claves que esclarecerán el significado de la marca de la bestia. Veremos: 1) cómo se escogen a veces los nombres bíblicos; 2) la identidad de la bestia salvaje; 3) qué significa que el 666 sea un “número de hombre”, y 4) el significado del 6 y la razón por la que se repite tres veces, en las unidades, decenas y centenas, lo que da la cifra 666 (Apocalipsis 13:18).

Los nombres bíblicos suelen tener un significado especial, principalmente los dados por Dios. Tomemos por ejemplo a Abrán. Como había de ser padre de naciones, Dios cambió el nombre del patriarca al de Abrahán, que significa “Padre de una Multitud” (Génesis 17:5) Otro ejemplo es el hijo de Abrahán, al que Dios dijo que se llamaría por nombre Isaac, su significado literal es risa, Si, la risa que le tuvo que dar a Sara la esposa de Abrahán cuando Dios le dijo que a sus 90 años de edad iba a ser madre por primera vez. Por lo tanto, la designación 666 dada por Dios ha de simbolizar lo que él considera atributos distintivos de la bestia. Naturalmente, para entender sus características, debemos identificarla y conocer su actuación.

Segundo punto, el libro bíblico de Daniel contribuye mucho a descifrar el significado de las bestias simbólicas. El capítulo 7 contiene una gráfica descripción de “cuatro enormes bestias”: un león, un oso, un leopardo y un monstruo espantoso con grandes dientes de hierro (Daniel 7:2-7). Daniel nos dice que representan “reyes”, o gobiernos políticos, que se suceden unos a otros en la dominación de grandes imperios (Daniel 7:17, 23).

También a la bestia de Apocalipsis 13:1, 2, reúne en sí misma las características de las cuatro bestias de la visión de Daniel. Por consiguiente, esta primera bestia de Apocalipsis representa las fuerzas aliadas de todo régimen político en oposición a Dios”. Confirma esta observación Revelación 13:7, que dice de la bestia: “Se le dio autoridad sobre toda tribu y pueblo y lengua y nación”.

¿Por qué emplea la Biblia bestias para simbolizar a los gobiernos humanos? Al menos, por dos razones. La primera es el horroroso historial de derramamiento de sangre que se han labrado a lo largo de los siglos. “La guerra es una de las constantes de la historia.

La segunda razón es que “el dragón al que en el libro bíblico de Apocalipsis se identifica con Satanás dio a la bestia su poder y su trono y gran autoridad” (Revelación 12:9; 13:2). Por lo tanto, la gobernación humana es obra del Diablo y manifiesta su salvaje y feroz naturaleza.

Lo antedicho no implica que todo gobernante humano sea un instrumento directo de Satanás, pues en cierto modo, los gobiernos son “instrumentos de Dios”, que aportan estabilidad a la sociedad humana, y sin los cuales reinaría el caos. En ocasiones han protegido los derechos humanos Fundamentales.

Con todo, debido a la influencia diabólica, ninguna institución ni ser humano ha sido capaz de obtener paz y seguridad duradera.

La tercera pista para desentrañar el significado del 666 la constituye el hecho de que sea un “número de hombre”, o “una cifra humana”.Con esta expresión no se alude a una persona, pues quien tiene autoridad sobre la bestia es el Diablo, y no ningún hombre.

El que la bestia ostente “una cifra o marca humana” indica que se trata de una entidad terrestre, no de un espíritu o demonio, y, por tanto, manifiesta características humanas. ¿Cuáles son? El que la bestia tenga “una cifra humana” indica, que los gobiernos reflejan la condición caída de la humanidad, la marca del pecado y de la imperfección.

La historia lo corrobora. “Todas las civilizaciones que han existido han terminado por derrumbarse. El ex secretario de Estado norteamericano Henry Kissinger dijo: La historia es una recopilación de intentos que fracasaron, de aspiraciones que no se realizaron. De modo que el historiador ha de aceptar la inevitabilidad de la tragedia.” Esta franca valoración de Kissinger es prueba fehaciente de la siguiente verdad bíblica fundamental: “Al hombre terrestre no le pertenece su camino. No pertenece al hombre que está andando siquiera dirigir su paso” (Jeremías 10:23).

Una vez identificada la bestia y conociendo el punto de vista de Dios sobre ella, ya podemos analizar el último aspecto de nuestro enigma: el número 6 y la razón por la que se repite tres veces, en las unidades, decenas y centenas.

En las Escrituras hay números que tienen un significado simbólico. El 7, por ejemplo, simboliza lo que es completo, o perfecto, a los ojos de Dios. Una muestra de ello es la semana creativa de Dios compuesta de siete ‘días’, o largos períodos de tiempo, en los que creó todo lo que se había propuesto tocante a la Tierra (Génesis 1:3–2:3).
Seis no llega a siete, por lo que sin lugar a dudas es un símbolo apropiado de algo imperfecto o defectuoso a los ojos de Dios. Es más, su repetición en las unidades, decenas y centenas subraya con énfasis tal imperfección. Apoya este razonamiento el hecho de que el 666 sea “una cifra humana”, como hemos visto. Por consiguiente, el historial de la bestia, su “cifra humana” y la configuración del número 666 llevan a una clara conclusión: grave deficiencia y fracaso total ante los ojos de Dios. Así, de esta manera, queda resuelto el enigma y su interpretación.

10 comentarios:

María dijo...

Manasés, ante todo gracias por recoger el reto.

Lo hice consciente de que nos ibas a deleitar con una exposición "divina" y así ha sido.

Gracias y, como siempre, insisto en que eres un pozo de sabiduría en estos temas.

Besos

scarlet2807 dijo...

¡¡Que alegría más grande, apareció mi "guardaespaldas"!!!
Estaba muy preocupada., pero ya veo que está "vivito y coleando".
Realmente Manases, eres el mejor en éste tema, que se ve te apasiona...
Un gran beso, Scarlet2807

*Inesperada* dijo...

Me gustan tus textos.Muchísimo.
Te felicito, Manasés.
Gracias, por volver.

Carmen dijo...

Me dejas sencillamente anonadada, qué cantidad de información manejas y como haces llegar el mensaje final.

Un beso

Carmen dijo...

Por cierto, me olvidé, vaya manera de recoger el guante.

Un beso

Alejandro dijo...

He empezado a leer y comentar de abajo a arriba, algunos poemas de ellas me han puesto malo, otros escritos me han puesto verde (de envidia) y ya con el tuyo estoy negro (porque me gustaría hacerlo tan bien como tú).

Un saludo

wppa. dijo...

Una vez màs me dejas anonadada ,¿de donde sacas tanta sabiduria?...Gracias por compartir tanto talento,nunca me habia parado a pensar en estos temas.
Maneses , eres unico y genial ...
Un beso.
wppa.

BONBOM dijo...

Para estos temas eres unico, un beso

LIA50 dijo...

Manases, eres increíble, no sólo porque contigo aprendo siempre algo, sino por la forma tan sencilla y amena de hacerlo. Besos Lía.

D'MARIE dijo...

Muy completo lo tuyo,da placer leerte,Buenisimo
Besis

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...