13 de julio de 2010

CARTAS DE DESPEDIDA


Algunas personas se han interesado por la operación de obesidad mórbida, me han pedido información y que, por favor, les explicara un poco más en qué consiste, cómo se lo dije a la familia, si tenía miedo, cómo lo viví, si es complicada la recuperación, etc. Y, bueno, intentaré explicárselo desde el principio lo mejor posible.

Yo no sé si funciona en todos los sitios de igual forma, yo en junio han sido cinco años los que estoy operada, una vez todas las pruebas aceptadas por los diferentes médicos y firmada por el cirujano y por mi misma, quedé en lista de espera oficial, entonces lo dije en casa, primero a mi marido su reacción fue: “¿tú estás loca o qué te pasa, sabes lo peligroso que es?" , a lo cual yo le respondí: "claro que lo sé, de hecho no he dicho nada hasta que no me han aprobado la operación pues, de no habérmela aprobado, no lo habría dicho".

Siguió una discusión que, por motivos que todos comprenderéis, no viene al caso, sólo deciros que jamás estuvo de acuerdo, pues tenia no miedo, más bien pánico a la operación (aunque también es cierto que en esa época casi salía alguna que otra noticia de algún fallecimiento cada día), después de mucho discutir decidimos que, como faltaba tiempo aún, que lo dejábamos en tablas y, cuando me llamaran, decidiríamos.

Luego a mi madre y hermanos, con ellos fue diferente todos, sin excepción, me dijeron que si, que adelante, que era lo mejor que podía hacer, que contara con ellos para todo, qué estaría guapísima, que me iría todo bien, que para cuando seria, bueno supongo que lo normal en estos casos; después, como tardaban tanto en llamarme, se quedó todo como parado y solo se hablaba del tema esporádicamente hasta que me llamaron por teléfono del hospital La Fe.

Cierta persona me preguntó: "¿no tenías miedo?", la respuesta sería:  "no me di verdadera cuenta de cuanto miedo tenia hasta ese día", era un miércoles y tenia que ingresar domingo para operarme lunes, tenia cuatro días para poner en orden mis ideas despedirme de todos mis seres queridos (por si acaso) y, encima, que no se notara ni que era una despedida  ni que estaba aterrorizada .

Y, ¿sabéis algo?, cuando quise hablar con mi familia del tema antes de ingresar, pues me daban largas, no querían abordar el tema en profundidad, sólo lo banal, qué guapa estarás, en unos días en casa, ya verás como no será nada, tú tranquila, yo los miraba y veía miedo, incertidumbre, dolor en esos ojos que no querían mirar los míos, así que pensé: "bueno ya encontrare el momento" pero no llegaba ese momento porque el miedo a hablar de muerte es muy fuerte es como que si no se nombra no pasa, pero a mi el cirujano me dijo que podía pasar y yo quería decirles cuanto les amaba y que no había culpables sino que son cosas que pasan y, además, la decisión fue mía.

Cuando llego el sábado y no había podido hablar en serio con nadie de casa me dije: "tienes que hacer algo", así que, a la hora de acostarnos, le dije a mi marido que se fuese el primero que yo quería dejar recogido el comedor y después ya iría yo, me senté delante de la mesa del comedor y escribí unas cartas para cada uno, en las cuales les decía, primero y principal, mi amor por todos y cada uno de ellos, lo importantes que eran en mi vida, que si estaban leyéndolas era porque yo no estaba con ellos pero que no había culpables, que la decisión fue mía y que se apoyaran unos a otros, que nadie se sintiese mal o pensase que, quizás, si me lo hubiesen quitado de la cabeza, porque no es así, si tomo una decisión y más después de estar cuatro años esperando, era inamovible.

Al día siguiente, mientras mi marido fue a la cochera yo hice la cama y dejé las cartas debajo de la almohada, sabia que si pasaba algo mi marido las encontraría y las repartiría a cada uno la suya, de salir todo bien (como pasó) pues cuando vinimos a casa lo primero que hice fue ir a la habitación y quitar las cartas del escondite y guardarlas, pensé en romperlas y tirarlas pero bueno las guardé, no sé, quizás cuando termine este articulo las vuelva a leer y las rompa o quizás no... en fin, aún no sé.

Pero se lo digo en especial a la persona que me preguntó, que si no se atreve a decirlo a la cara que lo escriba, porque es muy importante para las personas que quieres que sepan lo importantes que son para ti y que tú tienes claro que es tu decisión y por lo tanto tu responsabilidad y de nadie más.

Espero haberte ayudado, si necesitas algo más no dudes en ponerte en contacto conmigo,
yo te terminaré de contar otro día pues ya me parece demasiado largo.

Como siempre un beso de Marga BOMBÓN

11 comentarios:

María dijo...

Eres muy valiente Bombón, valiente y de lo más auténtico que he conocido nunca. Lo he leido muy detenidamente, te lo aseguro, y destaco sobre todo la naturalidad con la que has expuesto la posibilidad de fallecer por una intervención de este tipo.

Como siempre te digo, algún día me lo contarás con un café.

Besos

BONBOM dijo...

Cuenta con ello Maria, lo pasaremos genial besossssssss

*Inesperada* dijo...

No sólo es operarse Marga, es cambiar de modo rotundo hábitos mal adquiridos.
Mentalizarse, una vez cicatrizadas las costuras, de que no serás nunca la que fuiste.
Y seguir comiendo bien, sin excesos, con una nueva belleza exterior, porque los kilos que se quedan en el camino.
Pero créeme tu belleza interior, no está en tu nueva cintura, estuvo ahí siempre presa en un cuerpo.
Lo conseguiste Marga, eres bella por fuera, que por dentro siempre lo fuiste.
Besos, todos a mi niña que la quiero.

Mega009 dijo...

Marga felicidades por esa fortaleza que te sirvió para decidirte, cierto evitamos hablar de la muerte como si no fuera una realidad. Fue lo meojr escribir las cartas, eso seguramente te dio tranquilidad.
Y toda cirugía implica un riesgo hasta la mas rutinaria, entrar al quirófano y someterse a una anestesia, puede resultar fatal.

Que bueno que puedas orientar a quienes necesitan esa cirugía. tu experiencia es valiosa, no todos tiene buenos resultados como tu.

un gran abarazo Marga.

Carmen dijo...

Tienes una fortaleza y una forma de encarar la adversidad que es digna de elogio.

Un beso

Miranda dijo...

Bonnn:

Suscribo todo lo comentado.

Gacias a Dios que todo salió bien y puedes contarnos tu experiencia.

Besitosss.

D'MARIE dijo...

Bonbom,que alegria leerte luego de todo lo sucedido..ya ni pensar en muerte y nada de eso,.Solo pensar en lo bonito que es vivir ,poder decir lo mucho que amamos a nuestros seres queridos,.a traves la palabra o algun acto especial...Un besote por tu fuerza y voluntad..mereces esta nueva calidad de vida ,.asi que a disfrutar..

scarlet2807 dijo...

Creo que eres una de las mujeres más valientes y positivas que he conocido, aparte de quererte mucho, cuentas con toda mi admiración...

Besos, Scarlet2807

Fibonacci dijo...

Solo decirte que estas muy bella y que eres muy valiente.
Un besote tambien castote.

Alejandro dijo...

Eres, a mi juicio, un ejemplo a seguir. Me emocionó tu relato.

Un saludo

wppa. dijo...

Eres una valiente y campeona de la vida , sabes que lo hemos hablado tu y yo , y te admiro por tu coraje frente a las adversidades .
No cambies nuncas
Te quiero
Un beso
wppa.

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...