1 de julio de 2010

Abelardo y Eloisa




Abelardo fue un filósofo francés, nacido en el año 1.079, famoso por su gran habilidad retórica y por su poco tacto, ridiculizó en público a varios de sus maestros, lo que le trajo no pocos problemas además de fama.

En el año 1.118, era profesor de  la escuela de la Catedral de París y vivía en casa de Fulberto, el entonces canónigo de París y tío de Eloisa, quien tambien vivía en su casa.

A pesar de que Abelardo le doblaba sobradamente la edad a Eloisa, quien por entonces tenía sólo 17 años, se enamoraron y, fruto de ese amor, concibieron un hijo. Para evitar las iras de Fulberto, Abelardo raptó a Eloisa y la llevó a casa de su hermana en Bretaña donde contrajeron matrimonio y ella dio a luz al hijo de ambos.

Lejos de perdonar, Fulberto contrató a unos matones que castraron a Abelardo. A raíz de esto, Eloisa fue obligada a tomar los hábitos en el convento de Argenteuil y Abelardo en el de Saint Denis.

Cuando Abelardo falleció, en el 1.142, Eloisa reclamó el cadaver de su esposo. Ella falleció en el año 1.163, siendo abadesa de su convento y, según cuentan, lo hizo malcidiendo a Dios por no haber podido vivir con su amado y pidiendo que la enterraran con él.

También cuenta la leyenda que, cuando finalmente fueron enterrados juntos en el año 1.817, el cadaver de Abelardo abrió los brazos al recibir el de Eloisa y descansan fundidos en un abrazo de amor eterno.

8 comentarios:

scarlet2807 dijo...

Carmen, como me gusta leerte, después de la bella historia personal de amor, que nos narraste ( y que me encantó), nos deleitas con éstos relatos, que nos reflejan tu gran cultura...
Muchas gracias por compartir.
Un beso, Scarlet2807

scarlet2807 dijo...

Carmen, en tu comentario a mi escrito, el que agradezco por supuesto con un beso, respondo a tu segunda pregunta sobre lo de "mi guardaespaldas"
Así que si que satizfecha tu curiosidad...
jjajajajajajaja

Besitos , Scarlet2807

Ella dijo...

Preciosa historia y su tumba es todo lo "bonita" que puede ser una tumba. Cuando yo la visité habia flores frescas, es curioso que después de tantos siglos inspiren tanto sentimiento como para que alguien lleve flores ¿verdad?

Besos

P.D. Scarlet, menos mal que se lo has dicho porque estaba a punto de chivarme yo, jajaja.

Miranda dijo...

Carmen:


Gracias por traer estos escritos.

Besitosss.

Madeira dijo...

Otra vez gracias por estos paseos que nos estás dando.
Un beso

*Inesperada* dijo...

Pasear contigo es delicioso, eres mi mejor guía, sin conocer esos sitios, los vivo de tu pluma.
Gracias, siempre.

Mayte® dijo...

Gracias tesoro por cada texto que compartes con nosotros.

Un besito grande

Rosso dijo...

Carmen, gracias por tu aporte cultural, me gusta leerte.
Besitos.

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...