14 de julio de 2010

666

El 666, el llamado número de la bestia, es un número que está, sin que probablemente lo sepamos, bastante presente en nuestra vida, en algunos casos de forma real y demostrable y, en otros, basta con lanzar el bulo para que nos aferremos a la idea y, a fuerza de repetirla, la demos como cierta.

Es un número que ha sido capaz de que numerosas personas, citaré a Steward Relfe, Mary Steward y Francisco Sánchez Ventura, se dediquen a la tarea de encontrar su presencia en todo lo que nos rodea, sobre todo a nivel de economía, y escriban incluso libros sobre ello; algunas de sus conclusiones demostradas son:

- El primer código del Banco Mundial, ya en 1984, era el 666.

- En USA existen nuevas tarjetas de crédito con el prefijo 666.

- Los sistemas de las computadoras Olivetti P.6060 usaban un sistema de procesamiento basado en los números 666.

- La división de ATF de la policía americana (la que cargó contra los Davidianos de Wacco) tiene un 666 en su placa.

- El departamento de impuestos de USA utiliza claves iniciadas con el 666 en sus clasificaciones de tipos fiscales.

- Los credenciales del servicio secreto de Carter llevaban el 666 en sus credenciales.

- La tarjeta de crédito Master Card empezó en 1980, usando los números 666.

- Los tanques contruidos por la corporación Chrysler para el ejercito americano llevan el 666 en sus costados.

- Las tarjetas del Servicio Selectivo (militar) americanas llevan el 666...

Steward Relfe supuso que, si el versículo 17 del capítulo 130 del libro del Apocalipsis, insistía en que "nadie podrá comprar ni vender" sin la marca de Satán, debería orientar sus pesquisas hacia el mundo de la economía. Y así se encontró con el código de barras, un ingenioso sistema de clasificación informática, que se haya impreso ya en la práctica totalidad de productos comerciales que podemos adquirir en todo el mundo. Mirando uno observaremos una peculiaridad: al principio del código hay una barra doble, un poquito más larga, que no tiene número debajo como las demás; justo en el medio del código hay otra igual, y hay una tercera idéntica al final del código.

Continuando con este tema, Mary Steward consiguió localizar la empresa de diseño informático que había diseñado el sistema y averiguó que cada una de esas barras dobles simboliza un 6, la clave sexagesimal que decodifica toda la información acumulada en el código. Es decir, que en cada uno de esos códigos de barras impresos en todos los productos comerciales de la sociedad contemporánea, se ocultan un 6, 6 y 6. O, dicho de otra manera, una clave 666 controla ya la economía internacional.

Desde el punto de vista matemático, lo del 666, no deja de ser curioso, pondré unos ejemplos:

- La suma de todos los números naturales desde el 1 hasta el 36 da 666.

- El 666 es la suma de los cuadrados de los siete primeros números primos (22 + 32 + 52 + 72 + 112 + 132 + 172 = 666).

- La media armónica de los dígitos decimales de 666 es un número entero: 3/(1/6 + 1/6 + 1/6) = 6, siendo el 666 el 54.º número con esta propiedad (que comparten todos los números naturales repdigit).

- En base 10, el 666 es a la vez un capicúa (número que cifra igual leído desde el inicio o el final), un repdigit (un número cuyas cifras son todas iguales) y un número de Smith (Un número entero cuya suma de sus dígitos es igual a la suma de los dígitos de los números restantes tras factorizarlos en primos).

- El 666 forma parte de los índices de la sucesión de Padován de números enteros, 3, 4, 5, 7, 8, 14, 19, 30, 37, 84, 128, 469, 666, 1262, 1573, 2003, 2210.

Desde el punto de vista de los bulos sobre el 666, destacaré solamente tres:

- La pirámide del Louvre, supuestamente hecha de 666 cristales por orden expresa de Miterrand, tiene en realidad 673, según fuentes oficiales del museo.

- Nuestro actual presidente del gobierno tiene, supuestamente, 666 asesores pero parece ser que, en realidad, son ¿solamente? 616.

- A lo largo de la historia, se le ha atribuido a muchos personajes el número de la bestia, por ejemplo a Hitler o Bill Gates.

Tan atrayente resulta el número para cierto tipo de personas que, en una subasta en Dubai, se pagó una cifra astronómica por una tarjeta telefónica con el número 666 666 666.

Del origen del 666 (Apocalipsis 13:18 Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis), no diré nada por falta de conocimientos y porque espero que, algún día, lo haga alguien que realmente sabe del tema y que escribe aquí.

8 comentarios:

Carmen dijo...

María, me ha gustado mucho tu forma de exponerlo, no tenía ni idea de que pudiera haber tanto relacionado con el 666. Esperemos que la persona que aludes recoja tu reto y nos deleite con su versión.

Un beso

BONBOM dijo...

Maria,muy buen articulo yo habia leido algo,sobre en número en cuestión , pero no sobre esas personas que aludes, y al igual que Carmen, espero que ÉL nos deleite con sus conocimientos sobre el tema, un besazo guapa

scarlet2807 dijo...

María, eres tan buena escribiendo, adoro tu versatilidad.
Es un verdadero placer leerte...

Scarlet2807

Manases dijo...

Recojo el guante mi querida María y me pongo a ello

Fibonacci dijo...

Tambien se te ha olvidado lo de CESAR
Según los especialistas en Sagradas Escrituras(Exégetas), es muy probable que cuando el Apóstol San Juan usó este número, era haciendo referancia a César Nerón porque aplicando los números hebreos a ese nombre nos da 666.

UN BESOTE CASTO.

*Inesperada* dijo...

Me dejáis sin palabras.
No sabía yo de esos datos.
Me falta tanto por saber!!
Gracias, siempre.

Alejandro dijo...

¿Sin palabras?, a mí ya me da miedo hasta comentar. Qué profusión de datos.

Un saludo

wppa, dijo...

No pense nunca que tres numeros dioran para tanto ,me he quedado impresionada .
Un beso
wppa.

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...