3 de junio de 2010

UN ANGEL EN MI RUTA

Nunca olvidaré ése día, fue en mis vacaciones de verano. Toda la familia solíamos ir de vacaciones a un lugar del sur donde teníamos unos parientes muy queridos, que disfrutaban tanto como nosotros, los días que permanecíamos reunidos.
El lugar es ideal, ya que siendo ciudad, con todas sus comodidades tiene a pocos kilómetros , playa , laguna o campo, según se desee
Como nuestra visita era casi todos los años, yo ya tenía mi grupo de amistades todos chicos y chicas de mi edad, entre 16 y 18 años, lo pasaba genial!
Una tarde en que un grupo de ellos 5 o 6 me pasaron a buscar para ir a la playa, que quedaba más a o menos a 20 minutos en microbús, mi padre estaba medio renuente a darme permiso, ya que habían decidido ir todos a un paseo en que visitarían el “ Parque de Lota”, un sitio muy recurrido por los veraneantes debido a su belleza.
Insistí tanto que al final , mi padre accedió, y yo partí feliz con mis amigos.

Lo estábamos pasando muy bien en la playa, como acostumbran a divertirse los chicos a ésa edad, pero yo, repentinamente me sentí mal, con nauseas y dolor de estómago.
Les dije a mis amigos que me iría a casa, pero, que no quería estropearles la diversión a ellos, que lo mío era algo pasajero, y que aprovecharan, el espléndido día que hacia, ya que en el sur de mi país el tiempo es muy variable, un día puede ser precioso y al otro llover torrencialmente .
Ellos al principio se opusieron tenazmente, que “ habíamos venido juntos , y que juntos nos iríamos”, además que si me sentía mal, como se me ocurría que me dejarían volver sola.
Pero como a mi, a” burra”, no me la gana nadie, monté una pataleta y me enfadé , hasta que me salí con la mía, no los dejé ni cambiarse, y me metí mis jeans sobre mi bikini, les tiré un beso , y me fui.
Había que caminar como cuadra y media para el paradero de los buses, yo apuré el paso, porque, vi que a lo lejos venía el bus , y tardaban como 15 o 20 minutos entre uno y otro, estaba por llegar, cuando de la nada, apareció una viejecilla, vestida con harapos, pelo enmarañado , pero muy bella de cara, y me dice..
.-niña,¿ me regalarías unos minutitos? debo decirte algo
-¡ no puedo!, viene el bus
-no lo tomarás, ése no te sirve, no puedes tomarlo
-¿por qué? si es el bus que espero, es el que me lleva a donde me dirijo
Acto seguido, ante mi asombro, y además temor ( por qué no decirlo), me tomó firmemente del brazo, y yo por miedo a que no fuera a caer no pude tomar el autobús.
Entré enfadada y asustada le pregunté, que era eso tan importante que tenía que decirme como para que yo perdiera mi bus
La verdad es que empezó a hablar puras cosas incoherentes, sin sentido, pero lo que si se me quedó grabado entre tanta incoherencia me dijo, “ todo tiene su momento y su lugar en la vida, y ése bus no era tu momento , ni tu lugar” nunca lo he olvidado, pese que en ése momento lo único que pensaba que por una viejecilla loca, yo había perdido el bus , y hasta me podía haber quedado un rato más con mis amigos, ya ni me sentía mal
La escuché, todo el rato que quiso mientras llegaba el otro bus ( siempre me han inspirado mucha lástima y ternura los ancianos).
Llegó mi bus, me despedí, aún conservo en mi retina su sonrisa, y partí.
No habíamos andado ni 10 minutos , cuando veo un gran revuelo, ambulancias , patullas policiales y mucha , mucha gente.El bus anterior había chocado de frente con un camión que transportaba madera, y habían 3 muertos y varios heridos.
Aún, al recordarlo me recorren escalofríos de emoción , corren unas lagrimas por mis mejillas.


Scarlet2807

16 comentarios:

junco dijo...

hermosa historia
De verdad se cruzo un angel en tu camino


BESSOOOOOOSSS

wppa dijo...

Scarlet bonita historia , has hecho que el bello se me ponga de punta .
Siempre tuve la seguridad que en diferentes formas y caminos los angeles existen .
Bendito ese angel , que no permitio que cogieras ese autobus, si no hubiera sido asi problamente hoy no estarias contandonos historias tan bellas.
Tremenda historia.
Un beso.
wppa.

Madeira dijo...

Scarl qué historia más hermosa. Sólo se me ocurre comentar que deberíamos prestar más atención y dedicar más tiempo a nuestros mayores. Tienen un montón de sabiduría acumulada y unas enormes ganas de transmitírnosla.
Un beso niña

Ella dijo...

Yo creo en el Angel de la Guarda, el mío me lo imagino siempre como un angelote barroco y le pido siempre lo mismo, todos los dias "protégenos a todos pero sobre todo a mis hijitos", ellos ya son adultos pero yo a mi angel le sigo diciendo mis hijitos.

Besos

*Inesperada* dijo...

Quienes tenemos la suerte de que esos ángeles, velen, en cierta manera por nosotros, es porque creemos que existen.

Precioso escrito.

Gracias, de parte de mi ángel al tuyo.

Rosso dijo...

Te acordarás siempre de esa cara que se quedó en tierra mientras el bús te lleva a tu destino, tu angel de la guarda, si.
Un beso Scarlet.

Fibonacci dijo...

Muy interesante historia (creer o no creer) esa es la cuestion, no creo en el destino, ni en las casualidades.
Un besote

Carmen dijo...

¿Casualidad, destino, tu angel?¨¿quien sabe? pero, en todo, caso algo para no olvidar.

Un beso

Alejandro dijo...

Desde luego que es algo para no olvidar.

Un saludo

Mayte® dijo...

Bellísimos Marga.

Yo personalmente si creo en mi angel de la guarda, con la de cosas que me han pasado es impensable que no tenga alguien cuidando de mi.

Un beso grande lokita

SalvaX dijo...

Una historia extraordinaria.
Esos sucesos inexplicables nos hacen reflexionar sobre los poderes extrasensoriales y las ciencias ocultas.
Como dicen en Galicia,¡"las meigas habérlas háilas"! y tu te encontraste con un hada buena.
Desde el pragmatismo y el racionalismo científico en que vivimos habitualmente solo puedo decirte: ¡Enhorabuena!

Soñador dijo...

Me gusto la historia,yo creo en todo lo que no se entiende , lo que sin tener una razón esta ahi, casualidad, suerte, fe, quien sabe, pero a veces hay cosas inexpicables.

Miranda dijo...

Scarrrr:

Ver para creer!!!.

Mientras te leía la piel se me erizaba.

Besitos.

LIA50 dijo...

Scarlet, bella historia, creo que algunas personas se presentan en nuetra vida, como angeles,nos escuchan, comprenden, acompañan, aparecen en el momento exacto cuando los necesitamos, doy gracias por mis angeles y por el tuyo...Besos lia.

Anónimo dijo...

Tuviste mucha suerte de que esa persona se cruzara en tu camino, me cuesta creer en los angeles, en los destinos y todo eso, pero eso si, tuviste mucha suerte, pero si tu estás convencida de que era un angel, no dudes seguro que lo era, por lo menos para tí.
besos
enmatojado

D'MARIE dijo...

Ya lo charlamos amiga.."especial"Las cosas tienen un porque y para que...precioso tu relato!!
Besis

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...