7 de junio de 2010

ILUSIONES ROTAS



Sin gafas no veo, tres en un burro
aunque sí a lo lejos, vista cansada creo.
Cincuenta y poco me contemplan, guapo me veo
cada mañana frente al espejo, utopías pueriles descubro.

A pesar de los años, aún estoy vivo
no tengo aún arrugas, ni punto negro alguno.
Cada mañana poco más o menos me contemplo
pongo cremita antiedad, que siga pasando el tiempo.

Algo de deporte diario, pero ya no extremo,
una duchita habitual, después de ese gran esfuerzo.
Cremita hidratante para mantener, este bello cuerpo,
¡Mujeres miradme! orgulloso de ser objeto de deseo.

Feliz era, hasta que mi hija me dijo,
Papi cómprame este espejo, para maquillarme lo necesito.
Yo como buen padre, se lo compre solícito,
sin pensar en las consecuencias de ese caprichito.
Nada más llegar a casa, buscó el sitio,
en un lado del lavabo, donde me afeito.
Marco el lugar, cojo la taladradora, hago orificio,
tornillos aprieto y descubro posteriormente el espejito.

Me miro en él, para mi me digo yo
¿ quien es ese extraño? que miro, y no conozco
¡coño, soy yo! por poco de culo me caigo,
El puto espejo colgado, ¡casi me da un infarto!

La cara más gorda, vello debajo del parpado
puntos negros, que parecen cagadas de pájaros
Si miro muy cerca, hasta el hueso descubro
ya no son cuarenta y poco, lo que represento.

Ahora cada vez que entro, lo ignoro por completo,
sin mirarlo siquiera, le tiro la toalla y tapo.
Por mucho espejo que seas, aún sigo guapo
no tendré treinta añeras, pero sí algo de fruto.

12 comentarios:

Miranda dijo...

ja ja ja ja ja loco, que no te de miedo mirar al espejo, no hay mejor amigo que él, jamás nos engañara!!!.

(Haz lo mismo que yo, míralo con valentía, pero antes quítate las gafas ja ja ja ja)

Muy bueno Fibbbb.

Besitossss.

*Inesperada* dijo...

Ay Fibbo, debiste mirarte dentro de tus ojos, el que eres está ahí.
Los años nos hacen madurar y damos fe de vida, por malos que sean los tiempos.
Gracias, me gusta mucho leerte.

Gracias, desde el otro lado de mi espejo.

Ella dijo...

Los cambios en tu cuerpo significa que has vivido. Hay que cuidarse, claro, pero no pretender aparentar 30 años eternamente.

Si interpretas tus señales de vida bien estás contento con ellas. Para mí unos pechos menos firmes significan haber amamantado, una cicatriz que has salido indemne de algo malo y así sucesivamente.

Es mi forma de verlo, igual errónea.

Besos

Mayte® dijo...

jajajajajajaa

Eres un loko adorable a pesar de ser mi mayor tormento por estos lares.
Me haces reir con tus trastadas y eso no hay dinero que lo pague.

Besitos desde lejos amigo mio a tí, y a tu ramita de perejil.

jajajaja

Soñador dijo...

Es bueno cuidarse , sentirse coqueto y los espejos pues para darte cremita, peinarte,recortar pelillos y ponerse guapo, buena alimentación, si se puede sana y a darle caña a la vidaaa.Gracias fiboo

wpaa. dijo...

¿Que es un adulto? .Un niño inflado por la edad .
Eso es lo que ves ??? ajajajajja-
Cada cual tiene la edad de sus emociones.
Un beso
wppa.

BONBOM dijo...

AY Fivo, miedo un espejo, una cicatriz, vaya , vaya, ya te contare yo cositas de cicatrices, jjaja ,oye muy bueno como sempre.
un beset de Marga BOMBON

LIA50 dijo...

Fibo, dicen que cuando uno es joven tiene la cara que le dio Dios, cuando uno envejece la cara que merece...creo que tienes una linda cara...refleja lo buena persona que eres...Un besote de tu amiga Lia.

Madeira dijo...

Fibo aún no te han dicho que los años traen un saber hacer que supera en todo a la juventud?
Tú eres un "maestro de la vida" mírate al espejo sin miedo. Sacarás "nota" mientras tú quieras.
Un beso

Alejandro dijo...

Hay que vivir, cuidándose pero vivir, deje las marcas que deje.

Muy bueno.

Un saludo

Carmen dijo...

Siempre me haces reir, te imagino con el espejo iluminado como si fueras a maquillarte y...jjajaja.

Un beso

D'MARIE dijo...

ajajajj.Vaya con este niño-grande..sos fatal,.que me rio con todo en casa y me mataran si estan viendo tele..jajaj buenisimo!!
Besis

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...