15 de junio de 2010

Administrativamente hablando


Administrativamente hablando mi vida es un ligero caos. Yo, oficialmente, estoy casada con dos (al mismo tiempo), me casé de 7 meses y, en lugar de los dos hijos que he parido, resulta que tengo 4, uno de ellos con N.I.F. de indocumentado y que conste que no he adoptado ninguno.

Mi marido nació en Madrid pero vivimos en el sureste. Cuando fuimos a casarnos hacía falta la partida de bautismo y la de nacimiento, cosa que hubo que pedir en Madrid. Cuál fue nuestra sorpresa que la partida de bautismo no aparecía, allí todo el mundo opinando, que si por supuesto que el niño fue bautizado en esta Iglesia, que si lo sabré yo que fui su madrina y un largo etc. Se aproximaba la fecha de la boda y aquello no aparecía por ningún sitio pero, por fin, el tío de mi marido dio con la clave, se habían equivocado en la Iglesia y en los registros el niño figuraba como Miguel M. en lugar de como José M., aquí vino el primer problema porque el cura decía que le tenía que decir Miguel y yo que como le dijera Miguel no me casaba. Por fin, el cura entró en razón y en la ceremonia le dijo José M. aunque en los documentos de su registro puso Miguel M.

Pero eso no es nada, la cosa no había hecho más que empezar, la próxima vino cuando nació mi hijo el mayor y fuimos a inscribirlo en el Registro Civil, ahí fue cuando descubrimos que nos habíamos casado el mismo año que nací yo, con 7 meses, más precoces imposible. Conseguimos arreglarlo y modificaron la inscripción, la guasa de mi marido al respecto aún no se ha podido cambiar porque, cuando sale el tema a colación dice: "anda que no es uno machote ni nada, casado desde los 7 meses y "cumpliendo" desde el primer día".

La siguiente vino cuando quisimos hacer el D.N.I. de mi hijo pequeño. Me fui al Registro Civil y pedí la certificación registral correspondiente y yo ni la miré pero, días después, mi marido se fue con el niño a la comisaría de policía a hacer el documento y le dice el funcionario: "tiene que venir el padre para firmar" y le contesta mi marido: "¿cómo que el padre?, el padre soy yo" y el funcionario: "no, señor, el padre es Juan M. y Ud. es José M.", y mi marido: "oiga, pues si no soy el padre localíceme Ud. al tal Juan M. y que me pague lo que llevo yo gastado en el niño" y el funcionario contestando: "a mí me da lo mismo lo que se haya gastado Ud. pero aquí o viene el padre o no le hago el D.N.I.". Al final, lógicamente, se fueron sin hacerle el D.N.I. al niño.

Al día siguiente me voy yo al Registro Civil, pertrechada de papeles, y le monté el "pollo" al funcionaria que me atendió y le exigí que me cambiaran inmediatamente el nombre del padre porque había sido un error suyo pero no, en lugar de cambiarlo, va y me dicen: "Sra. ¿Ud. cree que una inscripción judicial se modificar por un capricho?", ¿caprichooooooooooo?, respondo yo cada vez más alterada y la otra contestándome: "pues claro, si aquí dice que el padre es Juan M. es que es Juan M.", yo terminé diciéndole a gritos a la funcionaria: "¿Oiga, me cree Ud. capaz de saber con quién me acuesto?" y ahí la fastidié porque ella, muy digna, me dijo: "Sra., denuncie Ud. al juzgado y, si el juez y el fiscal lo estiman conveniente, su hijo tendrá el padre que Ud. quiera". Han pasado un montón de años y aún estamos con el trámite porque ahora, lo que no aparece, es la inscripción de mi marido en el Registro Civil de Madrid, que resulta que lo han centralizado y se perdió algo de la Calle O' Donnell, donde, ¡oh, casualidad!, nació mi marido.

El problema más grande con el N.I.F. del niño vino cuando cumplió los 15, ya ni la renta se podía hacer como no lo tuviera, así que me voy a Hacienda y les cuento la película y me dicen: "no pasa nada Sra., le hacemos ahora mismo un N.I.F. provisional", yo tan contenta, no cabía en mí de gozo, hasta que vi lo que me dieron: un folio con un numerito raro, ni siquiera una tarjeta y le pregunto: "oiga ¿este número no es muy raro?" y me dicen: "Si, Sra., esto es lo mismo que le hacemos a los que llegan en patera indocumentados". Me callé y me fui, porque el de Hacienda no tenía la culpa de nada.

Mi hijo el mayor fue de los primeros que se libraron de hacer el Servicio Militar Obligatorio en España pero, un buen día, me llega un notificador a casa y me dice: "¿Está tu hijo", no, está en la Universidad, respondo yo y él: "pues fírmame que has recibido esto y que se presente cuanto antes porque está prófugo", a mí se me cayó el alma a los pies, pensé mil cosas, me lo veía ya en el calabozo, hasta que leí el papel y veo que ponía Juan y le digo: "este hijo no es mío, que el mío se llama como su padre" y él: "sí que es tuyo, que esto lo sacan del censo". Resumiendo, que esto fue viernes y yo me fui el lunes al Ayuntamiento y descubro que, por un error censal, tengo 3 hijos en lugar de 2 y, el mayor, prófugo. Aquí me costó poco arreglarlo, 4 gritos y algún papeleo y asunto resuelto, o eso pensaba yo.

Pero no, aún quedaba más, porque el año pasado, poco antes de las elecciones, recibí una carta de la Junta Electoral Central a nombre de otro supuesto hijo mío, también llamado Juan pero que no era el prófugo, este era menor y, para colmo de males, analfabeto según ponía en la carta. Ahí ya me disparé, me fui al Ayuntamiento, exigí ver los libros del censo y lo que tenían registrado informáticamente, les ordené que lo arreglaran en mi presencia y luego, para terminar de desahogarme, me fui a ver al alcade y le monté un numerito y le pedí hasta la paga esa por familia numerosa. De todas formas, para curarme en salud, hice un escrito y lo registré porque, por un tiempo, estuve corriendo el riesgo de que me quitaran la custodia de mi hijo pequeño por "tener" otro mayor que nunca estuvo escolarizado.

No sé cual será la próxima, pero yo ya me espero cualquier cosa.



P.D. Que conste que respeto profundamente el trabajo de los funcionarios, el dibujo sólo refleja a los que me tocaron a mí.

12 comentarios:

Carmen dijo...

Ella ¿por qué será que tengo la impresión de que eres propensa a que te pasen ciertas cosas?.

Un beso

A mí me ha divertido, supongo que a tí no.

Alejandro dijo...

Ella, el escrito tiene mucha gracias pero digo como Carmen ¿eres propensa?. Si puedo ayudarte en algo díselo a May, soy abogado y vivo en Madrid.

Un saludo

Mayte® dijo...

Me lo creo todo eh!
jajajajajja

Tengo a mi hija pequeña con dos libros de familia por un error en el juzgado.
jajajaja

Esta España es nuestra
jajajaja

scarlet2807 dijo...

Ella, a mi no me asombra que te ocurran cosas "raras", Sino lo sabré yo que siempre digo "ésto solo me puede ocurrir a mí"...

Un besote, Scarlet2807

*Inesperada* dijo...

Me ha encantado leer tus percances varios y el humor y ritmo con que nos los cuentas.

Sois una familia deliciosa, se nota que eres una mujer de rompe y rasga.

Un abrazo, mi querida Ella.

D'MARIE dijo...

En realidad ELLA,estos horrores burocraticos,nos hacen parir..se porque suele suceder en mi pais ademas de haberlo padecido personalmente...Gracias!!
Besis

Soñador dijo...

Encantado de leerte con esa gracia con la que cuentas las cosas.La verdad que a veces unos por otrs la casa sin barrer en este pais, al que le toca la china va listo.Un abrazo

Manases dijo...

Por cierto Ella la proxima vez nos cuentas que no te ha pasado y asi terminas antes......ahh lo de montar en globo tambien lo has hecho?...besos

Ella dijo...

No, en globo no he montado pero yo no me muero sin tirarme en paracaidas, jajaja.

Besos

Fibonacci dijo...

Me encanta Ella, las de cosas que te ocurren, jajajajaja.
Eres una fenomena.

BONBOM dijo...

Ella reyna , pero te dejas algo?? en fin lo cuentas con gracia,aunque no se si te hizo mucha ,un besazo

Negritachile dijo...

Vaya...pensé que solo en Chile cometían errores tan tontos... tengo un hermano a quien lo inscribieron como edgardo... pues con los años vino a descubrir que se llamaba edgarda.,..jajaja... será que la cigueña se equivocó de nido?..jajaja ... es mejor echarle la culpa a los demás y así no te enfermas del corazón... hay que tomar las cosas con humor si quieres vivir unos años más..SUERTE

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...