1 de abril de 2010

FRAGMENTO (de una novela que alguna vez terminaré)


Con piernas inseguras, subí los escalones, traspuse la puerta y giré mi cabeza a la izquierda. Allí estaba ella, asombrosamente distinta a lo imaginado, apenas iluminada por la luz de dos velas, con la barbilla casi tocándole el pecho, mirándome, con un extraño brillo. Era apenas mayor que yo, o por lo menos lo creí así. Sin cambiar su lenguaje facial, se acercó, me besó en la mejilla, mientras mis brazos permanecían caídos, sin reacción alguna.

-¿Cuántos años tenés?, dijo en un susurro.

-Dieciséis… ¿vos?

-Dieciocho, casi diecinueve”.

Betty estaría durmiendo ya, mansamente. Ricardo, seguramente ansioso, terminando el café con el tipo aquel, que había decidido enviarme primero, no sé porque.

-Andá vos primero, rubio-, determinó.

Yo, enfrentado a aquella muchacha de cabellos largos y lacios, de perfume fuerte, desconocido. Me había tomado una mano, apretándola entre las suyas. ¿Naturalmente? Tal vez, se trataba de una fórmula estudiada para aplicar a novatos, adivinados por una profesional.

-¿Es la primera vez, lindo?-, dijo mirándome con ojitos aindiados, en forma recta casi, ya que era poquito mas baja que yo.

Vi con detenimiento, sus labios pintados. Un rojo que me resultó excitante. Me estiré para besarlos, pero un dedo índice, de larga uña me impidió llegar a ellos. Abrí los ojos. El índice aún estaba en mi boca, apuntando hacia arriba, y una carita morena y sonriente oscilaba diciendo no.

-En la boca no se aceptan besos, papito. Y aún no me dijiste si es tu primera vez.

-Si, es mi primera vez-, respondí, sintiendo avanzar el rubor.

Hacía o sentía calor, no sé. Displicente, me ayudó a dejar sin ropas el torso. Bajé su bata hasta la cintura y descubrí sus pechos brillosos, turgentes, sus pezones y aureolas dos tonos mas oscuros que el resto de la piel. Clavé mis manos en ellos y me dejó hacer. Sonreía ella de costado, muy pícaramente.

-Te dejo hacer todo esto porque me gustás -dijo seguramente mintiendo- sino ya estarías saliendo de aquí.

De pronto nos vi desnudos en la cama, en un roce de pieles sincero en mi, profesional, seguramente en ella. Lo cierto es que faltó a su palabra, y alcancé su boca pintada. Y mucho. Todo.

9 comentarios:

scarlet2807 dijo...

Quedé subyugada...
realmente eres un " maestro", no olvides avisarme, cuando termines la novela.

Un beso, Scarlet2807

Mayte® dijo...

Yo me conformo con el siguiente capítulo.
Nos tienes enganchados, no podrías poner más de uno a la vez?? se me hacen cortas las letrass.

Un abrazoo

margari dijo...

TARZÁN,preciosa novela.
Que bien cuentas las cosas.
Anda, empieza ya,el PRÓXIMO,capitulo.
eres un fenomenal escritor.
Gracias por contarlo.
Un saludo
Margari

Soñador dijo...

Bueno , yo como los demas compañeros de lecturas ,coincido en lo bién que escribes y lo interesante de tus letras , espero de verdad algún dia , poder componerlas un poco en ese estilo que tú lo haces.Gracias

wppa. dijo...

Como siempre nos dejas con ganas de màs.
Tarzannn amigo enganchas con tus relatoS.
Me encanta como escribes .
Un Beso
wppa.

monpita dijo...

esa novela hay que terminarla porque es maravillosa... para cuando tanito?????? te super quiero

Madeira dijo...

Hombre yo no te "veo" novato. Tú como que eres escritor...
Como tod@s aquí, esperando a que escribas más. A ser posible, la novela entera.
Qué bien lo haces Tarzán ¡¡

LIA50 dijo...

Atrapas con tus relatos, espero pronto una novela tuya.Beso Lia

D'MARIE dijo...

Que bien te expresas...vaya la novelita!!mmmm quiero mas o sino piedras calientes amigo!! ajjaja
Besiss

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...