La tolerancia y el pluralismo


  La Comisión de Derechos Humanos

Recordando el Preámbulo de la Carta de las Naciones Unidas, en el que se insta a los pueblos de las Naciones Unidas a practicar la tolerancia y a convivir en paz como buenos vecinos,

Recordando también los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas,

Recordando además que la Declaración Universal de Derechos Humanos afirma que la educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales, y favorecerá la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos étnicos y religiosos,

Recordando los párrafos pertinentes de la Declaración y Programa de Acción de Viena aprobados en junio de 1993 por la Conferencia Mundial de Derechos Humanos (A/CONF.157/23),

Reafirmando los principios de igualdad y no discriminación reconocidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos y alentando el respeto de los derechos humanos y de las libertades fundamentales de todos sin distinción de raza, color, sexo, idioma, religión, opiniones políticas o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición,

Observando que la tolerancia supone una aceptación positiva y el respeto de la diversidad y que el pluralismo entraña la voluntad de conceder igual respeto a los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales de todos los individuos, sin distinción por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de otra índole, origen nacional o social, fortuna, nacimiento u otra condición,

Observando también que la tolerancia y el respeto mutuo son valores defendidos por todas las religiones del mundo,
Reconociendo que la tolerancia y el pluralismo fortalecen la democracia, facilitan el pleno disfrute de todos los derechos humanos y constituyen así un fundamento sólido para la sociedad civil, la armonía social y la paz,

Plenamente consciente de que, en el umbral del siglo XXI, las fuerzas del nacionalismo agresivo, la ausencia de tolerancia religiosa y el extremismo étnico continúan creando nuevos desafíos,

Observando que en un mundo multiétnico, multirreligoso y multicultural ninguna sociedad es ajena a los peligros que entraña la falta de tolerancia y la violencia que esto puede generar,

Reafirmando que la diversidad cultural es un valioso elemento para el adelanto y el bienestar de la humanidad en general, y que debe valorarse, disfrutarse, aceptarse auténticamente y adoptarse como característica permanente que enriquece a todas las sociedades,

Reconociendo que la participación equitativa de todos los individuos y pueblos en la formación de sociedades justas, equitativas, democráticas y no excluyentes puede contribuir a un mundo libre de racismo, discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia,

Subrayando la importancia que concede el Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial a que los Estados Partes prevean medidas para la enseñanza de los principios de la tolerancia y la coexistencia pacífica en una sociedad multicultural,

Consciente de que todas las formas de discriminación, incluso por motivos étnicos, son factores que promueven la intolerancia y atentan contra los derechos humanos y las libertades fundamentales, lo cual a su vez puede amenazar el pluralismo democrático y poner en peligro la armonía, la paz y la estabilidad tanto en el interior de los Estados como en el plano internacional,

Convencida de que los principios rectores de la sociedad democrática, como la igualdad, el imperio del derecho, la responsabilidad del Estado, la observancia de los derechos humanos, el respeto por el pluralismo y la práctica de la tolerancia, deben ser promovidos activamente por la comunidad internacional,

Reconociendo que los esfuerzos para promover la tolerancia requieren la cooperación de los Estados, la sociedad civil, los medios de información y los individuos,

Reconociendo también que promover una cultura de la tolerancia mediante la enseñanza de los derechos humanos es un objetivo que debe propiciarse en todos los Estados y que la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y los mecanismos del sistema de las Naciones Unidas para los derechos humanos tienen un importante papel que desempeñar a este respecto,

Tomando nota de la contribución para promover la tolerancia y el respeto de la diversidad hecha en el debate especial celebrado el 26 de marzo de 2001, durante el 57.º período de sesiones de la Comisión, sobre el tema de la tolerancia y el respeto,

1. Condena de un modo inequívoco todos los actos y actividades violentos que atentan contra los derechos humanos, las libertades fundamentales y la democracia, y socavan así los valores de la tolerancia y el pluralismo;

2. Afirma que debe protegerse la identidad étnica, cultural, lingüística y religiosa de las minorías, cuando las haya, y que las personas pertenecientes a esas minorías deben ser tratadas en pie de igualdad y deben disfrutar de sus derechos humanos y sus libertades fundamentales sin discriminación de ningún tipo;

3. Afirma también que todos los pueblos e individuos constituyen una única familia humana, rica en su diversidad, y que han contribuido al progreso de las civilizaciones y las culturas que constituyen el patrimonio común de la humanidad, y que la preservación y el fomento de la tolerancia, el pluralismo y el respeto de la diversidad pueden producir sociedades más abiertas;

4. Reafirma la obligación de todos los Estados y de la comunidad internacional de:

a) Promover el respeto universal y la observancia de todos los derechos humanos y las libertades fundamentales;

b) Proteger eficazmente los derechos humanos de todas las personas pertenecientes a minorías nacionales o étnicas, religiosas y lingüísticas sin discriminación alguna y con plena igualdad ante la ley;

c) Oponerse a todas las formas de discriminación por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de otra índole, origen nacional o social, fortuna, nacimiento u otra condición, a fin de promover la tolerancia y el pluralismo a nivel nacional e internacional y adoptar todas las medidas apropiadas para su prevención y eliminación;

d) Adoptar medidas para contrarrestar todas las manifestaciones de odio e intolerancia y los actos de violencia, en particular mediante la educación y el diálogo;

e) Promover y fomentar la tolerancia, la coexistencia y las relaciones armoniosas entre los grupos étnicos, religiosos, lingüísticos y otros, y velar por que se promuevan eficazmente los valores del pluralismo, el respeto de la diversidad y la no discriminación;

f) Fomentar una cultura tendiente a promover y proteger los derechos humanos, las libertades fundamentales y la tolerancia, entre otras cosas mediante una educación que conduzca a un pluralismo auténtico, a una aceptación positiva de la diversidad de opinión y de creencia, y al respeto de la dignidad del ser humano;

5. Invita a los medios de información a que promuevan la tolerancia y el respeto de la diversidad;

6. Toma nota con agradecimiento de las actividades emprendidas por la Oficina del Alto


Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos con el fin de promover los valores de la tolerancia y el pluralismo e invita a la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y a la Oficina del Alto Comisionado a que siga adoptando medidas para:

a) Incluir en sus programas de trabajo, sin exceder de los recursos globales existentes, la promoción de la tolerancia, cuando proceda, mediante cursillos y seminarios, recurriendo a los medios de comunicación y a las organizaciones no gubernamentales y, por conducto de su programa de servicios de asesoramiento y de cooperación técnica, ayudar a los países en la aplicación de sus programas nacionales;

b) Emprender, a ese respecto, iniciativas educacionales específicas y actividades de concienciación pública encaminadas a promover la tolerancia y el pluralismo, dentro de los programas y actividades que se están realizando como parte del Decenio de las Naciones Unidas para la educación en la esfera de los derechos humanos (1995-2004), el Decenio Internacional de las Poblaciones Indígenas del Mundo (1994-2003) y el Tercer Decenio de la Lucha contra el Racismo y la Discriminación Racial (1993-2002);

c) Prestar asesoramiento o ayuda a los países que lo pidan, por conducto del programa de servicios de asesoramiento y de cooperación técnica, para establecer salvaguardias eficaces, incluida la legislación pertinente, que garanticen el goce absoluto de todos los derechos humanos por todos los sectores de sus poblaciones, sin discriminación de ningún tipo;

7. Toma también nota con agradecimiento de las distintas iniciativas que han promovido el respeto de la diversidad y la tolerancia, particularmente en el contexto de la Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y las Formas Conexas de Intolerancia, incluidas las que han recibido el apoyo de la Alta Comisionada en calidad de Secretaria General de la Conferencia;

8. Pide a la Alta Comisionada y a la Oficina del Alto Comisionado que incluya detalles de las actividades emprendidas por la Oficina del Alto Comisionado para aplicar la presente resolución en su informe a la Comisión en su 60.º período de sesiones;

9. Pide también a los mecanismos pertinentes de la Comisión que:
a) Sigan asignando la máxima prioridad a la promoción eficaz, a nivel nacional e internacional, de los valores de la democracia, el pluralismo y la tolerancia;

b) Sigan estudiando las situaciones y condiciones que fomentan la intolerancia;
c) Continúen los esfuerzos encaminados a identificar los principios comúnmente aceptados y las mejores prácticas para promover la tolerancia y el pluralismo;
10. Celebra el papel de la sociedad civil, sobre todo de las organizaciones no gubernamentales que trabajan a nivel comunitario, en la divulgación de la importancia de la tolerancia y el pluralismo mediante sus actividades de sensibilización;

11. Decide examinar esta cuestión en su 60.º período de sesiones dentro del tema correspondiente del programa
55.ª sesión,
25 de abril de 2002.
[Aprobada sin votación.
E/2002/23 - E/CN.4/2002/200, véase cap. XIV.]

9 comentarios:

D'MARIE dijo...

May,en estos tiempos,de poca tolerancia,donde cada uno,se queda con lo suyo,sin dejar que el lo acompaña,pueda discernir,es muy bueno lo que nos has traido.Tomemos de ejemplo,que el ser humano,en su total grandeza,da un paso al costado,ante aquel,que necesita exponer su palabra o su sentido comun...Muy bueno linda""
PD:(nunca me pidas explicacion de lo que has puesto,me pondras en un compromiso jiji)te quiero
Besis

Mayte® dijo...

jajajjajaja..
Lokita adorable y pastelera de sueños, sabes que jamás te pediría explicaciones. Estamos cuando nos necesitamos y es más de lo que muchos tienen.

Te quiero mucho Marie

Besisss

scarlet2807 dijo...

Absolutamente de acuerdo contigo "jefa", después de tan brillante, declaración,,,

¿Puedo escribir sobre los mapuches?

jajajajajajajajajajaj
( no podrás decirme que no)

Un beso, Scarlet2807

Mayte® dijo...

jajajjaaaaaaaa

La lexe que te dieron. Escribe sobre lo que quieras ok??. No me castigues tu también que ya he tenido bastante..

Te quiero lokiss

Besoss

Miranda dijo...

Mayyyyyyyyyyyy:

También estoy de acuerdo y agradezco tu valiosa publicación.

Tratemos de ser un poco más tolerantes!!!.

Besitossss.

Ella dijo...

Siempre me ha gustado a mí esto de los derechos humanos. Estooooooo...que digo que como Scarlet escriba sobre los mapuches esos pienso yo escribir sobre lo más absurdo que se me ocurra, yo aviso.

Besos

Soñador dijo...

Estupenda carta Mayte,siempre va bien recordar y tener en cuenta los derechos de todas las personas, lo releere porque tengo fugas que evaporan mis recuerdos aisss que mal ando.Gracias ministra

*Inesperada* dijo...

Yo, me adhiero a mis compis precedentes, me sirve que me corrijan si me confundo como humanos que somos.
Tolerar no es ser débil, sino aceptar al otro tal cual es.

¡¡¡Mayte... seguimos con el blog!!!

( nadie dijo que fuera fácil)

Un abrazo, muy muy grande.

Mayte® dijo...

Es cierto Ines: nadie dijo que fuera fácil.

Un beso niña y gracias