29 de abril de 2010

ANIVERSARIO

Mañana cinco años hace que nos dejó, años que parecen ayer.

Hoy como hace poco y mañana la recuerdo, veo su rostro alegre, su risa fácil, sus palabras dulces, ilusiones, ganas de vivir, la añoro, la veo.

Tu hijo me recuerda a ti, ¡son cincos años ya! ¡Pregunta, cuando vendrás!, tu mami no se ha ido, está aquí, con nosotros siempre estará, el mira a un lado y a otro, no la veo papi responde, mírate en el corazón, ahí está, la tenemos, ella cuida de nosotros.

Cuando te duermes, ella te besa, ella te habla, ella vela tu sueños; Sí, siempre me dices lo mismo papito, pero nunca está, se me caen las lagrimas, debo contenerme.

Lo beso, lo arropo, canto la canción de cuna; Duerme, duerme mi niño, que tu mami esta en el cielo, mi niño.

Salgo despacio, apago la luz, entrecierro la puerta.

Otra noche más sin ella, música de Beethoven, la sinfonía inacabada para Elisa, la que le gustaba a ella, cierro los ojos, la evoco, la anhelo, la siento.

Mañana será un día difícil, será la primera vez que llevare a mi hijo al cementerio, llevará el ramo de rosas rojas para ella, le diré donde está su madre y lo que le pasó, ya va siendo hora que lo sepa.

Por mi cabeza pasan los años transcurridos, las ilusiones puestas en nuestra vida en común, lo que ansiábamos poder casarnos, lo que penamos para hacerlo, problemas familiares, económicos, pero eso no nos hizo desistir, al final lo conseguimos.

Fueron tres años maravillosos, a pesar de los intentos baldíos de tener hijos, dos abortos, tu tristeza cada vez que ocurría, pero siempre eras tú quien me dabas ánimos, pero yo sabía que estabas dolida.

Hasta que te quedaste embarazada de nuevo, estabas alegre, todo iba bien, se te veía feliz, sabíamos como se llamaría si era niño y si era niña también, nunca quisimos saber el sexo, hasta que naciera.

Hasta ese día, después de seis meses de embarazo, que todo se precipitó sin avisarnos siquiera, él nació, con dificultades, casi tres meses de incubadora, todo iba bien.

Al cabo de ese tiempo, ya lo teníamos en casa, todo era bello, los tres juntos, pañales, lloros, biberones, risas, baños, eras la mujer más feliz, y yo el marido y padre mas contento del mundo.

Al mes de estar con nosotros, quisimos celebrarlo, fuimos de cena, regresamos a casa temprano, te echaste en nuestra cama con él y te quedaste dormida, juntos, yo me quedé viendo el maldito partido de futbol.

Cuando terminó, me fui a la cama, cogí al niño, lo llevé a su cuna al lado tuyo, me pareció que tú dormías placidamente, te dí un beso y estabas toda fría, me asusté y te llamé para que te taparas, no me contestaste y no te movías.

Habías fallecido, te diagnosticaron muerte súbita, así te fuiste y nos dejaste.

Un beso Elisa.


11 comentarios:

Ella dijo...

Hay personas que nunca fallecen del todo, siguen vivas en la memoria de nuestros corazones, siguen cuidando de nosotros aunque físicamente no estén, siguen dando y recibiendo amor, son nuestro consuelo y nuestra pena, son nuestros para siempre, como Elisa.

Fibonacci dijo...

Eres maravillosa pimentonera. un beso

Ella dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=c4zI7n36aR4

Me estoy permitiendo una gran licencia poniéndote esto pero, desde mi punto de vista, Elisa te diría eso.

Besos.

scarlet2807 dijo...

Fibo, hoy me emocionaste, de una forma muy potente, más allá de las lágrimas, que surcaron mi rostro al leerte.
Solo te diré algo, estoy de acuerdo con Ella, la muerte de algunos seres no existe, viven para siempre, en nuestros corazones.

Un gran beso,Scarlet2807

Fibonacci dijo...

La he escuchado muy atentamente, no la habia oido nunca, muchas gracias Ella, por hacerme participe, gracias

Tarzánnnnn dijo...

Fibo, no puedo hacer más que silencio- rbn

Soñador dijo...

Fibo gracias por compartir , un abrazo amable desde aqui

Mayte® dijo...

Yo no quería leerte. he necesitado varias pausas para terminar de hacerlo.

Impresionante relato.

Gracias por compartirlo.

Besos

Anónimo dijo...

hola fibonacci no me conoces, pero al leerte me vinieron los recuerdos, yo tambien soy viuda en 3 meses cumple 4 años años de muerto a igual que tu se fue sin despedirse... he ido superandolo, manteniendolo vivo a traves de mis hijos, es doloroso decirlo la vida continua y siempre estan presentes en nuestros corazones,, solo que se fueron antes... un gran saludo desde venezuela. LA VENE.

LIA50 dijo...

Fibooo, sabes pensé que ya no me quedaban lágrimas, pero no era así, llegaste profundamente a mi alma, que puedo comentarte, que la vida sigue, que ellos siempre estarán con nosotros, solo palabras...estos dolores dejan llagas...Un beso Lia.

Madeira dijo...

Fibo se me hace difícil imaginar esa forma de ausencia. Tan brutal, tan definitiva y tan inesperada.
Un abrazo afectuoso te envío desde aquí.

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...