13 de julio de 2010

+ Marido y Mujer +


Nos pidieron que pasáramos al recinto oficial, se abrió ante nosotros una enorme puerta de madera con vitrales en color ámbar, entramos a un salón ovalado, al fondo y en alto, hay una gran mesa de madera labrada con cubierta de cristal, detrás de ella se encontraba la Juez que oficiaría el acto protocolario.
A sus espaldas hay un ventanal con vitral de colores por donde se filtraban los rayos solares de la tarde que caía. Dando un colorido muy especial al ambiente.

Nos paramos frente a la mesa, a nuestros lados los testigos a mi lado izquierdo mi madre mi hermano y mi cuñado. Al lado derecho de Toño su hija y su esposo.

La Juez nos dirigió unas palabras en forma particular y fuera de lo usual, que es la lectura de La Epístola de Melchor Ocampo, un documento que data del año de 1859 y que está obsoleto por estar fuera del contexto actual.

Fueron unas palabras muy emotivas, haciendo notar que por ser una pareja madura era muy significativo que hayamos decidido legalizar nuestra unión, además que el ambiente era de alegría, así lo percibió.

Hago un alto en mi relato, pues me percibo tan emocionada como ese día mí corazón acelerado así me lo hace ver y la humedad de mis mejillas por las lágrimas que no se hicieron esperar. ¡Qué momentos de dicha y plenitud! No puedo más que repetir… Gracias por lo vivido.
Llegó el momento de las firmas, creo que fue la peor firma que he hecho en toda mi vida, mi mano temblorosa de emoción fue la culpable. Después la entrega oficial de documentos y la declaratoria final.

En nombre de…..”LOS DECLARO LEGITIMAMENTE MARIDO Y MUJER”.

Aplausos generalizados, el grito clásico ¡¡Vivan los novios!!... ¡¡¡Que vivan!!!
Y después…beso, beso, beso… ¡Que beso tan dulce! Nos abrazamos fuertemente…

¡Uy!… ¡Que de recuerdos! Que de emociones, que sensaciones de dicha, de felicidad, así fue todas juntas, bueno, no se si exista diferencia entre tantas emociones, pero hay total plenitud.

Ahora que miro las fotos, vuelvo a identificar las emociones sentidas, ambos tenemos los ojos cristalizados por el llanto contenido… la carita de mi madre entre alegría y nostalgia, hay una foto en especial de ese momento donde estoy tomando su rostro entre mis manos para darle un beso en la frente en señal de mi amor. Gracias madre.

Los abrazos de felicitación no se hicieron esperar ¡todo pasa tan rápido! Fotos para el álbum, solos, con los padrinos, la familia entera, por grupos de amistades, muchas, muchas fotos, realmente todo los invitados estaba allí. Cosa inusual…

Salimos del recinto y nos encaminamos a “nuestro” vehículo…antes de ir al lugar de la recepción, le pedimos al chofer nos diera un paseo por toda la costera, contemplando el mar y disfrutando de estar juntos, esta vez para siempre…
Nota: esta vez comparto con ustedes una foto real.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

una vez lo charlamos mi amiga mega, tu me dijistes vene el amor si existe en un chat... y yo se que si, es bonito que lo recuerdes y le des un homenaje al que fue tu esposo, estaba destinado a ti... he seguido paso a paso tu relato y me gustaria que una amiga mia que conoci a traves de mi blog que es escritora y por cierto es mexicana te leyera, ya que seria lindo que ella se animara y plasmara en un libro el amor virtual que se convirtio en real, y ojala mi dios te tenga destinada de nuevo para amar... me alegraria mucho que asi pasara, se lo que es quedar viuda y aun asi debemos darnos la oportunidad de poder volver abrir de nuevo la puertas a un nuevo amor!! un fuerte abrazo, LA VENE.

Mega009 dijo...

Veneeee que gusto saber que haz seguido mi relato, yo pensaba que solo quienes aquí escriben me leían. Gracias por tus palabras amiga, y si yo tambien confío en Dios que llegue alguien a mi vida, me gustaría repetir la vivencia.
Dale a tu amiga el link de este blog para que lea tambien.
Un abrazo y beso.
Chau

Mayte® dijo...

Mega:
Tu no ves las entradas del blog?, de donde imaginas que solo te leemos nosotros nena? Un cosa son los comentarios y otra las visitas. Te lee mucha gente niña, muchísima.


Un besote

Madeira dijo...

Mega, mis gracias sinceras por habernos contado esta maravillosa historia que sabemos real.
Ya, a lo largo del relato, ibas transluciendo tu recuerdo emocionado. La fotografía no hace más que constatar esa alegría desbordante que sentíais.
Me ha gustado muchísimo, me ha quedado una sensación de alegría y optimismo.
Como lectora te lo agradezco mucho y te mando un beso grande, grande.


++ estabas guapísima...

Fibonacci dijo...

estabas encantadora Mega vstida de novia y ahora seguro que mucho más,ya que has conocido la felicidad y eso se tiene que notar en tí.
Un besote grande y ten por seguro que las puertas del amor siempre estan abiertas para personas como tú.

Miranda dijo...

Meggg:

Luces sencillamente espectacular, en tu rostro se advierte que irradiabas felicidad y en cuanto a Toño, a pesar de que se ve que era un hombre muy serio, tampoco podía ocultar la dicha de haberse convertido en tu esposito.

Abrazos afectuosos y besitos a la distancia.

*Inesperada* dijo...

Mega felicidades a los dos.
Lucías bellísima.
Vuestras caras hablan de la felicidad de vuestros corazones.
Un beso.

BONBOM dijo...

Mega estabas preciosa amiga, se les ve en la cara la felicidad, enhorabuena, por esos recuerdos maravillosos, y seguro que volveras a ser feliz te lo mereces un beso enorme

Carmen dijo...

Qué hermoso recuerdo.

Un beso

scarlet2807 dijo...

Basta con mirarte para darse cuenta la felicidad que te embargaba...
Gracias por compartir una historia tan bella...

Un beso Scarlet2807

D'MARIE dijo...

No puedo ver fotos en el blog,pero por solo leer los comentarios debes irradiar felicidad en ella...El amor no tiene fronteras,edad ni tiempo...solo es amor..
Precioso tu relato..
BESIS

Alejandro dijo...

Entrañables recuerdos.

Un saludo

wppa. dijo...

Que bonita y apasionante historia , con un final tal feliz.
Enhorabuena, solo desearos , que este amor que hoy sentis ,sea para la eternidad.
Un beso
wppa.

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...