7 de julio de 2010

LARISSA ( 4 )


Lo que había llamado su atención era un lienzo blanco con grandes manchas de sangre que ocultaba lo que, sin duda alguna, era una persona.
El recuerdo era demasiado vivo, volvía a verla a Ella tendida en el asfalto, destrozada y cubierta por un mantel blanco del restaurante que se impregnaba de sangre rápidamente mientras llegaba la ambulancia.
¡Era imposible, pero se repetía la misma escena otra vez! Mientras corría hacia allí pensó que en su momento no pudo reaccionar por el shock, pero ahora no sería igual, ¡Tenía que salvarla!
Levantó la tela y vio el cuerpo desnudo de una mujer casi destrozada, se trataba de una joven de cabello rubio claro y piel muy blanca llena de cortes en la cara, hematomas y heridas en todo el cuerpo que sangraba abundantemente.
No es Ella, pensó sin saber si sus sentimientos eran de decepción o de alivio. Alguien había lanzado una gran piedra sobre la cabeza de la muchacha, indudablemente con idea de rematarla, pero, solo le golpeó lateralmente provocando una brecha muy sangrante pero, afortunadamente no mortal.
Tenía un aspecto espantoso y quedó horrorizado al pensar que alguien hubiera sido capaz de torturar de esa forma a un ser humano.

Pudo reaccionar y constatar que la chica aún respiraba débilmente, aunque su pulso era casi imperceptible. Llamó al servicio de Urgencias con el teléfono móvil y cubrió a la desdichada con la manta del coche, aquella manta testigo mudo de su gran pasión perdida.
Se quedó a su lado esperando a la ambulancia y no pudo evitar que la congoja que no había pudo exteriorizar antes se convirtiera en una abundante y amargo llanto. Lloró desconsoladamente en soledad, exteriorizando su dolor mientras repetía de forma obsesiva: ¡No, por favor, otra vez no!
Continuará...

8 comentarios:

María dijo...

Me reafirmo, Scarlet, es tremendamente bueno, felicita a tu amigo de mi parte.

Besos

*Inesperada* dijo...

Espero que la vivencia de tu amigo, tenga un final feliz.
Me gusta el contenido, en continente elegante, engalanado con exactitud, desde la primera línea hasta la que acaba con el relato de hoy.
Gracias, siempre.

Mayte® dijo...

Muy bueno.
De nuevo le das las gracias Scarlet.

Un besote para ti nena

Fibonacci dijo...

Menudo amigo tienes Dias de Cumple, escribe de maravilla, felicitalo en mi nombre.
Un besote y gracias siempre Dias de cumple, eres una fenomena.

SalvaX dijo...

Esta historia nos está "enganchando" a todos poco a poco.
Un beso.

wppa. dijo...

Que fuerte ,que experiencia , espermos que despues de la tragedia venga un final feliz.
Espero el siguiente capitulo impaciente.
Un beso.
wppa.

D'MARIE dijo...

vaya que fuerte!!Seguire esperando como sigue,es intenso el escrito,me gusta!!
Bessis

Alejandro dijo...

También me gustaría tener la musa de este autor. Muy bueno.

Un saludo

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...