7 de julio de 2010

El lenguaje secreto de los abanicos

El abanico es un instrumento que, quizá, hoy esté ligeramente fuera de época. Fue utilizado por primera vez en Egipto donde los esclavos movían grandes abanicos de plumas para proporcionar aire a su faraón. Más tarde, en China, se usaban como pequeño elemento personal que además de refrescar servía como elemento decorativo y de complicidad amorosa. En el siglo VII después de Cristo se inventa, en Japón, el abanico plegable al que se consideraba un elemento ritual. Años después pasó a Europa y arraigó su uso en España.
El arte del abanico es el arte del movimiento y cada movimiento ha ido constituyendo su propio significado.

En el siglo XIX y principios del XX la libertad de expresión de las mujeres estaba totalmente restringida y ellas, agudizando el ingenio, idearon una forma de expresión a través del abanico, un lenguaje que se transmite de generación en generación y que no es fácil de conocer. Las mujeres se comunicaban con sus enamorados mediante un código secreto que existía en cada movimiento del abanico y que resumo seguidamente:

1. Abanicarse rápidamente. Te amo con intensidad.

2. Abanicarse lentamente. Abanicarse de forma pausada, significa soy una señora casada y me eres indiferente. También si se abre y cierra muy despacio significa esto.

3. Cerrar despacio. Este cierre significa un "Sí". Si se abre y cierra rápidamente significa, "Cuidado, estoy comprometida".

4. Cerrar rápido. Cerrarlo de forma rápida y airada significa un "No".

5. Caer el abanico. Dejar caer el abanico significa: te pertenezco.

6. Levantar los cabellos. Si levanta los cabellos o se mueve el flequillo con el abanico significa que piensa en ti, que no te olvida.

7. Contar varillas. Si cuenta las varillas del abanico o pasa los dedos por ellas quiere decir que quiere hablar con nosotros.

8. Cubrirse del sol. Significa que eres feo, que no la gustas.

9. Apoyarlo sobre la mejilla. Si es sobre la mejilla derecha significa "Si". Sobre la mejilla izquierda es "No".

10. Prestar el abanico. Si presta el abanico a su acompañante, malos presagios. Si se lo da a su madre, quiere decir "Te despido, se acabó".

11. Dar un golpe. Un golpe con el abanico sobre un objeto, significa impaciencia.

12. Sujetar con las dos manos. Si sujeta el abanico abierto con las dos manos, significa "es mejor que me olvides".

14. Cubrirse los ojos. Con el abanico abierto, significa "Te quiero". Si se cubre el rostro puede significar "Cuidado, nos vigilan.

15. Pasarlo por los ojos. Si se pasa el abanico por los ojos significa, Lo siento. Si cierra el abanico tocándose los ojos quiere decir, "Cuando te puedo ver".

16. Abrir el abanico y mostrarlo. Significa, "Puedes esperarme".

17. Cubrirse la cara. Cubrirse la cara con el abanico abierto, significa: Sígueme cuando me vaya.

18. A medio abrir. Apoyar el abanico a medio abrir sobre los labios quiere decir "Puede besarme".

19. Apoyar los labios. Si apoya los labios sobre el abanico o sus padrones, significa desconfianza, "No me fío".

20. Pasarlo por la mejilla. Significa, "Soy casada".

21. Deslizarlo sobre los ojos. Significa: "Vete, por favor".

22. Mano izquierda. Llevarlo en la mano izquierda quiere decir: "Deseo conocerte". Moverlo con la mano izquierda significa: "Nos observan".

23. Mano derecha. Llevarlo o moverlo con la mano derecha, significa: "Amo a otro".

24. Pasarlo de una mano a otra. Significa, "Estás flirteando con otra" o "Eres un atrevido".

25. Girarlo con la mano derecha. Significa: "No me gustas".

26. Tocar la palma de la mano. Quiere decir: "Estoy pensando si te quiero".

27. Sobre el corazón. Apoyar el abanico abierto sobre el corazón o el pecho, quiere decir: "Te amo" o "Sufro por tu amor".

28. Darse en la mano izquierda. Darse un golpe con el abanico cerrado en la mano izquierda significa "Ámame".

29. Mirar dibujos. Mirar los dibujos del abanico, quiere decir: "Me gustas mucho".

30. Bajarlo a la altura del pecho. Significa: "Podemos ser amigos". También dejarlo colgado, quiere decir "Seremos amigos".

31. Cerrarlo sobre la mano izquierda. Quiere decir: "Me casaré contigo".

32. Saldré. Ponerse en el balcón con el abanico abierto o salir al balcón abanicándose. También entrar en el salón abanicándose.

33. No saldré. Dejarse el abanico cerrado en el balcón, salir al balcón con el abanico cerrado, o entrar en el salón con el abanico cerrado.

34. Arrojar el abanico. Quiere decir: "Te odio". o "Adiós, se acabó".

35. Presentarlo cerrado. Significa: "¿Me quieres?".

36. Sobre la oreja. La izquierda, "Déjame en paz no quiero saber nada de ti". La derecha, "No reveles nuestro secreto".

37. Contar o abrir cierto número de varillas. La hora para quedar en una cita, en función del número de varillas abiertas o "tocadas".



P.D. Hoy me he renovado, a partir de ahora dejo mi anterior nick "Ella".

11 comentarios:

Mayte® dijo...

Oye...
Me gusta tu nueva imagen.

Respecto a los abanicos no se que decirte; en mi casa hay abanicos por todos los cajones y me voy a plantear sacarlos y hacer prácticas.

jajajaja

Besitoss

scarlet2807 dijo...

Ella, encuentro precioso los abanicos, y sabía que había todo un lenguaje en sus múltiple movimientos, pero jamás pensé que fuera tan completo...
Definitivamente para mí no serviría, con lo distraida que soy me enrredaría entera y cuando quisiera decir te quiero diría "vete al carajo", y viceversa ¿te imaginas el jaleo que se me haría?
ufffff, no quiero ni pensarlo, jajajajajajajajaj
Un beso, Scarlet2807

Carmen dijo...

Yo, como Scarlet, me haría un lío tremendo. Bonita foto, sugerente.

Un beso

Madeira dijo...

María, a mí me han regalado uno hace unos días. No creo que me de aprendido todo ese lenguaje, pero me ha gustado mucho leerlo.
Como ella o como María yo te seguiré leyendo. Un beso grande.

scarlet2807 dijo...

Diossssss, no puedo ser tan volada, si no es por Madeira, ni cuenta me doy que la que firma es María, pero ¿que más dá?, aunque te pongas "agripìna" te seguiré leyendo....
jajajajajajajajajajajaaj

Besitos, Scarlet2807

*Inesperada* dijo...

Mi pieza favorita, cuando el calor amenaza, de suave madera y colores a conjunto con mi porte.
Me encanta ese "rasshhh" al abrirlo, lento o con firmeza.
Me gusta cimbrearlo, aliviando la calor, cuando la siento y lo busco.
Que tenga flores, pintadas a mano si se puede elegir. siempre flores.
Y en invierno, todos juntos en su estuche, mis fieles compañeros del calor andaluz.
Es mi regalo por excelencia, a mis amigas, tengan calor o no.
Me ha encantado el lenguaje subliminal de los abanicos, que en otra época hacía estragos, entre los hombres, cuando se abría.
Te felicito y agradezco tu aporte, así como que seas, por fín, nuestra queridísima María.

Manases dijo...

Yo prefiero los abanicos de pluma de avestruz moviéndose lentamente a su alrededor.y asi uno tumbado en un canapé mientras tu amada te abanica...muy bello maría

Fibonacci dijo...

Yo con la cabeza que tengo, si tengo que aprenderme todo el ritual ese,no ligo na,prefiero ir directamente al grano, para eso somos mayorcitos ya.
Ademas, despues de invitarla a una cena y decirle !¿Te vienes o voy a tu casa? jajaja, eso es lo mejor y si te dice:Sí, vamos a tu casa, que en la mia estan mis hijos,mejor que mejor.
Por lo demas, el lenguaje muy interesante.pero obsoleto.
Un besote maría.

D'MARIE dijo...

Maria, gracias por recrear la forma de abanicarse..creo es bueno,saberlo y mas bueno seria practicarlo..Encontre uno que me traje de alli y ya estoy dandole vueltas....Besiss

LIA50 dijo...

María muy interesante el idioma del abanico, menos mal que ahora es mas fácil todo,solo tienes que tomar el abanico y guiñar un ojo, jjaja Besos Lía.

Alejandro dijo...

A mí lo del lenguaje casi me da igual porque seguro que interpretaría una cosa por otra, pero tengo una pregunta ¿a la de la foto la conoces?. Me gustaría que moviera su abanico en mi presencia.

Un saludo

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...