19 de abril de 2010

MARY LA LOCA

En la misma época de mi historia con el “ ñecla”, vale decir a los 13 o 14 años, Hay un hecho que marcó dolorosamente ésa etapa de mi vida, sin haberme afectado a mí directamente, jamás lo he podido borrar.
Me gustaba mucho relacionarme con gente mayor, siempre fui así, y entre mis preferidos, estaba un matrimonio del barrio, Juan y María. Eran un matrimonio de mediana edad, sin hijos.
.Ella era una mujer que bordearía los 50 años, muy atractiva, aún conservaba los vestigios de una real hermosura de juventud, creo que incluso con los años habría adquirido encantos nuevos. Era muy coqueta y provocativa, se vestía con ropa llamativa, yo diría casi escandalosa, pantalones apegados, como una segunda piel, que permitían apreciar su trasero voluminoso y unas blusas escotadísimas, con escotes muy generosos., que ofrecían a quien quisiera ver, casi la totalidad de sus pechos inmensos y sin sujetador alguno.
Siempre reía y estaba de buen humor, a mi me ¡ encantaba!, la encontraba estupenda, y ella me correspondía de igual manera, siendo muy cariñosa conmigo , y celebrando todas mis barrabasadas y travesuras., reíamos mucho juntas.
El, un hombre algo mayor para ella, yo le calculo uno 65 años , era tranquilo, y bueno como el pan., creo que el sentido de su vida era su mujer, la adoraba y complacía hasta en sus más estrambóticos caprichos, el más simple deseo de Mary, adquiría calidad de orden para el., y la miraba realmente embobado, nunca vi tanto amor y admiración, reflejadas en una mirada.
Muchas veces, el Ñecla y yo , nos incluíamos en sus paseos de domingo, en donde dentro del auto llevaban de todo, desde la cestita del picnic, hasta sillas de terraza, par ponerlas en el lugar que eligieran, generalmente cerca de algún arroyuelo de los alrededores, lo pasábamos ¡ genial !
.Ella gozaba de muy mala fama en el barrio, la llamaban “ Mary la loca”, ésta fama se debía a su gran afición por los hombres, sin importar su edad, condición social, ni menos su estado civil. De su casa siempre salían furtivamente, ejemplares masculinos , de la gama más variada, altos , bajos, flacos , gordos, viejos, otros casi niños, en fin....contaban las malas lenguas, que había sido la maestra iniciadora de la sexualidad de varios chicos del barrio.
(El Ñecla) le tenía terror, yo lo asustaba , diciéndole que algún día se lo raptaría, y quizás que cosas le haría, me gustaba ver su cara como palidecía de miedo.
Todo esto mientras Juan trabajaba., aunque creo haber visto salir alguno a toda carrera, al llegar el...
Una medio día de sábado, en que el Ñecla y yo conversábamos animadamente en mi puerta, esperando que mi madre me llamara avisándome que la comida estaba lista., apareció el auto de Juan, quien al vernos , bajó la ventanilla , y nos hizo una seña que nos acercáramos.
Corrimos a ver que quería, y regalándonos su cariñosa sonrisa de siempre, nos dice, niños, vengo de comprar empanadas para el almuerzo, y les regalaré una a ustedes, “ son de las que tanto te gustan a ti “ dijo guiñándome un ojo.
Corrimos a esperarlo a la bajada de su auto. el bajó con la bolsa en la mano, y después de entregarnos lo prometido., entró feliz a su casa , seguramente pensando en la grata sorpresa que le daría a Mary.
Le había dado el primer mordisco a mi empanada, cuando vemos salir a Juan., con una cara que jamás olvidaré, estaba desfigurado, y solo murmuraba...”está muerta”....está muerta”...
.Yo, como acostumbraba, entré hecha un bólido a la casa ( cosa que me arrepiento hasta hoy). Y al llegar a la cocina, me encontré con el cuadro dantesco....Mary, colgaba de una viga de la cocina, atada a su cuello una corbata de Juan.
Nunca he podido olvidar ésa imagen, vestía camisa de dormir, y sus zapatos yacían en el suelo, al lado de un piso, que seguramente , había utilizado para subirse...
Salí corriendo, tal cual había entrado, pero, con el corazón que se me escapaba por la boca, ni miré al ñecla que me esperaba afuera al lado de Juan, que estaba como en otro mundo, con la vista perdida.
Volé a mi casa directamente a mi cuarto, sin lograr entender lo que había visto.Estuve muchas noches sin dormir, recordando la escena, mi madre, me quería llevar al médico, pero yo le dije que no se preocupara que ya estaba mejor.
Aun ahora , no entiendo que pudo ocurrir, para que ella hiciera algo así., nunca la vi triste.
En todo caso, yo la recuerdo con mucho cariño, y quiero que sepa esté donde esté,. que le envío un beso de esquimal ( frotando nariz , contra nariz), de los que ella acostumbraba a darme , cuando le hacía mucha gracia alguna de mis travesuras.

Scarlet2807....

12 comentarios:

D'MARIE dijo...

Ante un relato,de estas caracteriscas,me siento a reflexionar,la forma de ver la vida de niños.Lo que dejan esas grandes huellas dentro de nuestra alma..Vistes con tus ojitos de princesa un cuento,con final que no fue feliz.Vaya forma de armar el amor....Seguro estara ese beso esquimal,en tu nariz.Porque dejas plasmado,tu amor de persona!!
Gracias!! Muy bueno!!
Besis

Eric_sbn dijo...

Scarlet, felicitaciones por esta entrega que nos regalas, te ha quedado de pelos!

Me encanta tu especial forma de contar la vida, y el trato amable y bondadoso con que tratas a las palabras.

No me gusta comentar "la historia" en si, ya que lo considero como algo personal del autor.

Me sumo al comentario anterior de D`Marie sobre tu naricita.. jajaja no podria definir de otra manera, tu amor para con nosotros, que la entrega de tu cariño en un beso esquimal.

Eric_sbn

Fibo dijo...

mUy bonita historia, sigue contandonos y de esta manera te conoceremos mejor

Ella dijo...

Quédate sólo con el beso de esquimal, borra la imagen de su vida rota y recuérdala con cariño, con tanto como el que has utilizado para hacernos partícipes de esta bonita historia.

Besos

Mayte® dijo...

Ufffffff....

No quiero ni imaginar el susto, seguido del pánico que sentiste.
Realmente es una incógnita que puede pasar por la mente de las personas en unos segundos para llevarlos al suicidio.

Impresionante relato Scarlet.

Besitos a la distancia

Calixto dijo...

Scarlet...como todos tus escritos que he tenido la ocasión de leer este no podía ser menos, la narración bien estructurada con dinamismo y contenido, incitando a la lectura desde la primera palabra a la última, si yo fuera editor, te pediria que escribieras para mi editorial, por cierto ¿tendré la ocasión de saber el motivo del trágico suceso?
Saludos de Calixto

SalvaX dijo...

Hace unos años he vivido los suicidios de dos compañeros.
El primero fue totalmente absurdo y con una puesta en escena terrorífica, un hombre de 50, profesional, economicamente bien, años, atractivo, divorciado dos veces y con mcuhas relaciones femeninas que dice que ha perdido su razon de vivir poruqe las jovencitas ya no le miran como antes (Se había hecho un lifting y todo) y, cuando su única hija se casa con un argentino y marcha de España, se dispara con una escopeta de postas en la cara.
La segunda era una gran profesional, médico a la que se diagnosticó una enfermedad neurológica degenerativa que condiciría a la demencia.
Siguió el tratamiento pero, al agravarse su estad y antes de carecer de voluntad, prefirió tomar sedantes y dormirse apaciblemente.
En este caso todos los amigos la admiramos por su valor y lucidez.
De todas formas, el que una persona allegada, con razon o no, se quite la vida, es algo muy dificil de aceptar y de olvidar.
Lamento ese trauma de juventud, y creo que haces bien al sacarlo y compartir tu dolor con tus lectores. Eres muy valiente.
Muchos abrazos y besos para esa niña asustada de ojos maravillosos y recuerdos tristes.

Tarzánnnnn dijo...

Scar...los impenetrables vericuetos de la mente humana ¿no? Nunca se llega a conclusiones definitivas sobre suicidas, creo. En general, no es una sola causa sino un cúmulo de factores que lo llevan a determinación semejante. Y esos secretos se van con ellos. Solo nos queda lamentar su pérdida. Beso, gata - tzn

Soñador dijo...

Gracias scarlet , narras muy bién , me encanta como suceden las palabras ordenadas por ti, una historia dramática , pero que por la manera de describirla recuerda a esos periodistas de sucesos que tan bién relatan las historias.Quiero seguir leyendo cosas tuyas.Muchas gracias

junco dijo...

Hermosa y triste historia
Nunca se sabe lo que pasa por la mente de cada uno a la hora de tomar estas decisiones
Pero la vida sigue y no debe de condicionarte

Bessooooss chica bonita

Madeira dijo...

Scarl nada que añadir a lo escrito por tí y a lo dicho en los comentarios anterior.
Me has dejado parada por lo que has contado y como lo has contado.
Un abrazo a posteriori a aquella niña y un beso a la mujer actual

Anónimo dijo...

¿Cuantas historias te quedan por contar?
seguro muchísimas y todas contadas de una manera tan impecaple.
besazo
enmatojado

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...