5 de abril de 2010

CITA A CIEGAS

En ésa época tenia yo 18 años, la edad la recuerdo bien, estaba en segundo semestre de mi carrera en la universidad.Mi madre tenía una agencia de empleos en casa,(era su trabajo) . Y yo como me había luxado un tobillo, y tenía un yeso que llevaría por 35 días mínimo, le ayudaba haciendo de secretaria al teléfono para no aburrirme, a la facultad iba solo a dar las pruebas finales, tenía una licencia médica, y me había eximido de mas de la mitad de mis ramos.
Entre tanto llamado, hubo uno que le trajo emoción a mi vida, en ése momento en que el "odiado yeso"y mi reclusión obligada, me hacían languidecer de aburrimiento.Era un hombre al teléfono , que preguntaba, por una tal " Marisa", (equivocado, por supuesto).
Era una voz muy agradable, pastosa, profunda, con tonalidades que para mis oídos de adolescente, sonaron a "príncipe esperado", o sea a gloria.!!!!!
Le contesté muy educadamente , que estaba equivocado, pero me las arreglé para que la conversación no terminara, ya no recuerdo de que forma lo hice, pero logré mi objetivo, a los 2 minutos , ya sabíamos nuestros nombres, a los 10, hablábamos animadamente , como dos amigos de toda una vida, y a la media hora, mi madre vociferaba como loca, porque yo aún tenía ocupado el teléfono, ( recuerden que en esa época , 0 posibilidad de celular)..
Lo interrogué todo lo que me permitió, se llamaba Arturo, era ingeniero, tenía 32 años , y estaba soltero!!!!
Yo en lo único que no mentí, fue en mi nombre, ...para él yo tenía 24 años, y no 18. estaba el 6ª semestre de la carrera, y mi contusión del tobillo, había sido producto de un pequeño accidente de automóvil , me pareció mucho más elegante , que la verdad.....corriendo como loca , tras el microbús que me llevaba a la universidad., había caído en una aparatosa voltereta, volcando todos mis cuadernos, quedando convertida en un guiñapo gritón, que se tomaba el tobillo y gritaba a todo pulmón, entre palabrotas y llanto,
Pero eso, el jamás lo sabría...
.Empezamos una relación telefónica, en que sus llamados eran a diario, hablábamos de todo, y poco a poco cogíamos más confianza. A la semana, ya me llamaba "cariño", y su insistencia para juntarnos y conocernos, ya era difícil de contener.
Yo dilataba el momento, por varias razones,, la primera y la más importante en ése momento era " MI YESO"como buena mujer pretenciosa, no quería que me viera enyesada...,¿ a qué mujer le gustaría , en su primera cita?., creo que la primera impresión es muy importante, además mi yeso estaba todo garabateado, con dedicatorias de mis compañeras, que vergüenza!!, una mujer de 24 años jamás haría una cosa igual ( y ésa era mi edad , para él).
Tenía hasta elegida la mini falda que usaría, y con yeso, sería imposible.Por otro lado debo confesar, que el hecho de no conocernos personalmente, le agregaba a nuestra relación la cuota justa de misterio que la hacía fascinante, y me negaba por el momento a perder ése ingrediente. Mi curiosidad era mayúscula, pero, mis sueños de adolescente tenían mas fuerza, podía ponerle el rostro que yo quisiera a esa maravillosa voz.
Por lo tanto debería prolongar la espera...

Continuará...

Scarlet2807

6 comentarios:

Mayte® dijo...

Lo que me faltaba.Otro capítulo de otra historia...., jajajjja
más te vale terminarla o te arreo con el teclado, será posible...

Besos lokita, en cuanto llegues a casa terminas eh!

Madeira dijo...

Scarl, para lo que estés haciendo. No es una sugerencia, es una casi orden... Anda dinos el final pronto.
Un beso, niña

Soñador dijo...

Que buenos ratos scarlet de verdad nos haces pasar , eres divertida y sorprendente, con esa frescura que te caracteriza siempre , me haces sonreir con tu historia .Un besote y no cambies , total no lo vas a hacer jaja

Anónimo dijo...

Me uno a los comentarios anteriores.. asi que "cabezita loca" anda contando yaaaa!!!
joiaaaaaaa!!!
jajajajaja

un besito

siempre

Eric_sbn

junco dijo...

No lo prolongues mas y dinos como acaba

bessoooooss

Anónimo dijo...

Muchso besos, que bien escribes
enmatojado

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...