11 de abril de 2010

Una vez escribí un cuento.

Había un certamen de literatura y nuestra profesora de lengua consideró oportuno que nos presentáramos a él.

De siempre, he ido escribiendo pensamientos. Frases absurdas que me veían a la mente y las dejaba reflejadas en todo tipo de notas, que posteriormente guardaba en la página de algún libro.
Me pareció interesante el tema que nos proponía la profesora y llena de nerviosismo me dirigí a una amiga mía, compañera de clase, que dibujaba maravillosamente.

Le dije;
-Quiero que me dibujes esto. Ella sabía que era para el cuento y me dibujó lo que le pedí.

Me puse a la tarea y escribí mi cuento. Veía aquel dibujo hecho exclusivamente para mí y las letras surgían solas. Una frase tras otra conseguí hilvanar mi historia  y  toda emocionada la entregué para aquel certamen.

Aquellos días previos a saber quién había conseguido el premio, fuí feliz. Cada día mi amiga y yo esperábamos impacientes el resultado y durante horas a la salida de clase, manteníamos charlas interminables sobre todos tipo de cosas, intercambiábamos libros de aventuras, que se reducían casi prácticamente a las historias de “Los 5”, no teníamos para mucho más en aquella época y así llegó el día.

Una mañana a la llegada al instituto, había una especie de delegación de unas 5 o 6 personas que se dirigió a nuestra clase junto con la directora y profesora. Llevaban unos maletines y de uno de ellos observé cómo sacaban un diploma.
Vi cómo la directora sonreía y decía mi nombre en voz alta. Había ganado el certamen. Una beca de estudios, una enciclopedia de la época y algunos libros entre los que se encontraba Ben Hur. (Es lo único que conservo).

A partir de ahí, todo fue una pesadilla. Todos me decían lo que debía hacer, cómo debía escribir y cómo debía aprovechar todo el potencial que había en mi, pero nadie me dijo; sigue así, escribe lo que quieras y del modo que tu quieras, al fin y al cabo el premio lo conseguiste por tu manera de escribir.

Yo solo pensaba en mi amiga, la consideraba mejor que yo en todos los sentidos y a día de hoy sigo pensando, que sin su dibujo, jamás habría escrito mi cuento.

Por más que me presionaron para que siguiera escribiendo, jamás lo volví a hacer.

Todas mis notitas andan metidas en un sinfín de libros y cajones, pero nunca consiguieron que expusiera mis escritos.

A veces la presión es buena, pero no todos al sentirnos presionados reaccionamos de igual modo.

A día de hoy me pregunto a veces, qué habría sucedido, si en vez de intentar cambiarme, me hubieran dejado seguir escribiendo a mi aire. Nunca lo sabré...

Hoy quiero decir, que recuperé mi dibujo hecho persona. Me reta demasiado, eso sí, pero es un referente para que poco a poco, haya vuelto a escribir.

Gracias "Compi".

7 comentarios:

scarlet2807 dijo...

Mayte querida,
Todos creemos que eres muy buena en lo que haces,
¿sabes cuando será maravilloso? el día que te lo creas tú.




unabrazo y un beso, Scarlet2807

wpaa dijo...

Mayte ,cuando te concedieron ese diploma fue porque lo merecias seguro.Lo que pasa a veces cuando aun eres una niña hay gente que se cree en el derecho de dirigir tu vida.
No cambies nunca tu eres genial.
Un beso.
wppa.

Madeira dijo...

Seguramente las personas que intentaron dirigirte, encauzar tu talento, lo hicieron con buena voluntad. A ti te provocaron un bloqueo y un rechazo.
Tienes todavía la oportunidad de reconocerte y reencontrarte con la niña que eras. Yo diría que debes hacerlo.
Además, nosotr@s disfrutaremos con tus escritos.
Un beso Mayte

Tarzánnnnn dijo...

Compi, gracias nada. Todo ha estado y está dentro de vos. Solo que no te enteraste aún. No sé si veo muy mal, pero algo destella. No me equivoco si digo que es talento. Eso si, y no vuelvas a chincharte: Trabaja, nena, y verás. Los domingos Messi deslumbra. Pero en la semana trabaja duramente, por más talentoso que sea. Veo en todos una preocupación por estudiarse, antes de publicar, y veo grandes mejoras. En ti son muy evidentes. Te mando un besos enorme, Compita, y se te quiere por aqui.

Soñador dijo...

Nunca es tarde , a veces no sabemos porque dejamos de hacer cosas y luego repentinamente volvemos a hacerlas otra vez imprimiendoles otro caracter mas maduro o evolucionado.Me alegra que de nuevo escribas a tu aire , sin presión, solo por el placer de hacerlo y nosotros disfrutaremos leyendote.Gracias

junco dijo...

Nosotros salimos ganando al poder disfrutar leyendote
escribe a tu manera que es una manera fantastica de escribir

besooss

D'MARIE dijo...

Es una alegria saberte regresando a casa May.La casa de las letras y de los sinfines.Ademas de aclararte que tienes un estilo especial,donde dejas algo muy bonito dentro,de quien te lee!!
Besiss

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...