8 de abril de 2010

Una despedida corazon abierto

Tomo tu mano,te noto distinto,quizas sea yo y solo es un presentimiento
siempre has sido,generoso,humano ,encantador
sin embargo hoy,noto tu ausencia terrenal.

Buscas a lo lejos,ese viaje posible,donde hallarias el amor que no pude darte,
dices es un valle de verdes praderas,rios interminables ,frondosos arboles
me hablas tan bajito,que noto en tus ojos.,humedad encerrada
es entonces que comprendo,que de mi no esperas nada

Vuelvo a tomar tu mano ,te ruego me perdones,
por no saber amarte cuando mas lo necesitabas
y te cubro de besos,de lagrimas y de bendiciones

Y tu,muy amable,me sonries sin ilusiones,
tomas tus maletas las llenas de afectos,ternura , amor
emprendes el camino,donde hallaras tus sueños
desde aqui,llevas mi afecto envuelto en un pañuelo
como recuerdo de alguien que no supo darte ,
lo que tanto anhelabas un niño pequeño....

5 comentarios:

Soñador dijo...

Qué bien relatas , ese sentimiento de comprensión y melancolia, tristes despedidas, nuevos horizontes , el camino es largo.Gracias

scarlet2807 dijo...

Uffffffff, Marie, me diste una bofetada en pleno rostro.
Cúanto me identifico contigo.
Quizás la diferencia entre tú yo, es que yo dije, Basta!!!!

Un beso, Scarlet2807

Mayte® dijo...

Bellísimooo

Eres increíble Marie, nos traes y nos llevas con tus escritos y siempre queremos más.

Besitos a la distancia

LIA50 dijo...

Marie, que dulcemente escribes sobre la despedida de algo que no pudo ser, me encanto. Un beso Lia

Tarzánnnnn dijo...

Duro, muy duro, Pícara. Despedidas necesarias casi siempre, pero inevitablemente angustiantes. Así me quedo después de leerte, pero ya pasará. Un abrazo enorme, Marie, pura vida. tzn

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...