15 de abril de 2010

OIDOS

Anatómicamente hablando, el oído tiene tres huesos: yunque, martillo y estribo, que sirven para transmitir las vibraciones sonoras, las nivelan y las convierten en vibraciones mecánicas. Visto así se puede pensar “hay que ver lo que son capaces de hacer esos 3 huesecitos con sus correspondientes membranas” pero eso no es nada.

Repito, eso no es nada comparado con lo que realmente hacen los oídos, por lo menos los míos cuando te escuchan.

Cuando oigo tu voz, en el yunque de mis oídos se forjan las más locas ilusiones, se forjan al rojo vivo, como los metales en el yunque del herrero aunque, en realidad, el yunque de mis oídos es un yunque de joyero porque tu voz es una joya para mí. Yo, la rara a la que no le gustan las joyas, ansío tu voz para que mi yunque la convierta en la más preciada joya, en una que no tiene precio, que ni Cartier sería capaz de pagar, forjar o exponer en sus maravillosos escaparates porque, dime mi amor, ¿cómo se le pone precio a la melodía de sensaciones que tu voz provoca en mí? ¿En qué estuche se presenta algo tan intangible y tan real como esa joya?.

Los martillos sirven, principalmente, para clavar y para romper y eso sí que lo hace el martillo de mis oídos. Ese martillo es el que me clavó tu voz en mi cerebro y en mi alma; lo hizo tan bien, cariño mío, que ese clavo jamás podrá ser arrancado, bendito clavo que me hace estar contigo cuando tú no estás, que me acompaña siempre que, aún medio en sueños, identifica tu maravillosa voz y me hace arder y ardo porque ese martillo también rompió algo, rompió cualquier reserva y cualquier duda y me dejó solamente amor y, ya sabes, amor es fuego, fuego maravilloso que calienta y enerva, fuego que te acompaña mientras vives y nunca te dejará morir de frío, fuego que unas veces es llamas cuando fundimos nuestros cuerpos y otras veces es rescoldo cuando, simplemente, me acurruco junto a ti.

Del estribo, mi vida, vamos a hablar a solas, ¿eh?, porque los estribos los utilizan los jinetes para cabalgar y me temo que lo que me hace sentir el estribo de mis oídos no es para compartir, es sólo para ti y para mí.

Ella

8 comentarios:

Soñador dijo...

Buenisimo, cada vez te leo con mas intensidad , es que tomas las letras y las alquimizas , es verdaderamente alucinante como escribes y reproduces tan bién todo lo que tocas con las teclas de tus sentidos.Gracias

Tarzánnnnn dijo...

¡Hum! Sí que se activan los sentidos, todos, en esos momentos. ¿Vamos por el GUSTO ahora? Me imagino. Ella, me asombras. Un beso. - tzn

Mayte® dijo...

jajjaaa.

A mi que me registren, que mañana no vengo. yo soy mú niña para tanto sentimiento.

Y me lleva a la Miranda, que es mú chica también.

jajajja.

(Fuera de bromas)

Es hermoso tu escrito, por todo lo que entre letras lleva implícito.
"pero si bajas de la cintura me avisa que me pierdo"

Besitos grandes nena

scarlet2807 dijo...

Ella:
No quiero ser repetitiva, pero me encanata la sensualidad y osadía de tus escritos.

Solo que leer tanto despliegue de sensualidad, para alguien que está sola, es " masoquismo" puro...jajajajajajaj
Así que cuando bajes, creo que me perderé junto con Mayte.
¿sabes como se le llama a éso en mi país?
"Contar dinero, delante de los pobres", jajajjajajaja

Un beso, Scarlet2807

Fiobonacci dijo...

Que decirte Ella? tendre que ir a una clinica de recuperaciones como sigas así.

Ella dijo...

Vale, vale, me paro en la cintura o más arriba pero que sepáis que, para demostrar que yo soy una mujer muy seria, próximamente pienso escribir sobre física cuántica, o sobre la vida social de las amebas.

Os váis a enterar de lo que es un somnífero mira tú por donde, jajaja.

Gracias y besos.

Ella

Miranda dijo...

Ellaaaaaa:

No hagas caso a la petición de la loca de la Mayte, esperaré con ansias la próxima publicación y si es de la cintura 'pa abajo, mucho mejor, ji ji ji.

Besitos.

D'MARIE dijo...

Ayyyy .Ellaa,que bonitoo lo expresastes.Se me subio un calor en la cara que no te explico cielo!! ajjaj QUE BUENNO!!
Besiss

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...