16 de abril de 2010

NARIZ

La nariz es una protuberancia que forma parte del sistema respiratorio, el órgano del olfato y la entrada del tracto respiratorio. Qué simple parece ¿no?.

Pues no es tan simple, mi vida, y te lo voy a explicar yo. Para empezar, te reitero lo de mi nariz perfecta porque cualquier momento es bueno para reivindicar, que llevamos 32 años hablando de mi nariz (manda narices), tú diciendo que si la tengo ligeramente chata, yo que no, que en todo caso griega y venga risas con ello hasta que, al final, te rindes a la evidencia y me dices “sí, nena, perfecta” “lo que tú digas, nena” (yo sospechando del “lo que tú digas”, claro está pero, como me conviene, te respondo “pues claro que sí ¿es que no piensas reconocerlo nunca a la primera?”).

Y, volviendo a mi nariz, ¿sabes por qué digo que es perfecta aparte de por su forma?, pues porque me ha dado tanto de ti que nada que no fuera perfecto podría haberlo hecho.

Mi nariz te ha olido en tantas y tantas circunstancias que nunca, por mucho que me empeñara en ello, sería capaz de recordarlas. Pero una cosa sí recuerdo y ese recuerdo es para siempre y es “el olor a ti”.

Yo no podría describirlo claramente, mi amor, porque son muchos olores en uno, es tu olor de recién duchado (ese olor a ti sin aditivos, que me hace aflorar tantos instintos primarios que...), es tu olor de recién afeitado (ese por el que tantas veces me he acercado a ti para olerte descaradamente, más bien olfatearte y, ya que estaba cerca, pues a tocarte), es tu olor de cuando fundimos nuestros cuerpos (ese que saca la fiera que hay en mí y agudiza mis sentidos, todos ellos, el olor que anula mi voluntad y me deja a tu merced, el que al instante siguiente me hace desear engullirte, tenerte dentro de mí para los restos, el que me pone temblorosa y sudorosa y al tiempo relajada, ese que, en definitiva, me hace tan feliz).

Luego está tu olor de cuando estás preocupado (ese que tratas de ocultarme sin conseguirlo), el que percibo cuando las cosas se tuercen, cuando me miras y ves que no estoy bien, el de cuando me mientes descaradamente mientras tienes que ducharme y vestirme porque yo no puedo, el de cuando tienes la cara tan dura y el suficiente amor para decirme “nena, qué buena estás” cuando no es verdad, cuando en esos momentos en los que ni casi puedo mantenerme sola yo sé que estoy cualquier cosa menos eso.

Por último, te voy a hablar del olor de tu optimismo (ese que casi nunca pierdes), el que te hace armarte de paciencia ante la adversidad, el que te permite contar mil chistes sin reírte, el que te hace un valor seguro, ese valor en que yo lo invertí todo y para siempre y nunca deja de darme beneficios, ese valor de cuyas rentas quiero vivir hasta el final.

Del resto del olor a ti, cariño, hablaremos tú y yo en petit comité.
Ella

9 comentarios:

scarlet2807 dijo...

Bonita, que te puedo decir que no te haya dicho???.
Solo repetiré algo...
es un placer leerte, gracias.

Un beso, Scarlet2807

Tarzánnnnn dijo...

Genial, Ella, genial. Es tal la calidad de tus fundamentos que quedo estupefacto, creeme. Como veo que esto va para muy largo (tus reflexiones motivadas), espero más. Si mis dos esposas hubiesen hablado así de mi, pues jamás me hubiese divorciado. Incluso pude convivir con ambas a la vez...¡total!. Pero claro, no he motivado eso, y sus reflexiones pasaron por otro lado. Agradezco tanta belleza y te mando un beso - tzn

Miranda dijo...

Ay niña, me dejas estupefacta, tus letras roban toda mi atención.

Por favor continúa deleitándonos.

Besitos.

Mayte® dijo...

La facilidad que tienes para darle una nota de humor a temas tan serios, me tiene fascinada.

Soy tu fan nº 1. Los demás que se pongan en fila.

Adoro leerte lokita.
Gracias por compartir.

Un beso grande

Fibonacci dijo...

Me tendran que llevar a desintonxicarme cuando acabes con tus sentidos, luego que vendra?, hazmelo saber, al menos estare preparado

Soñador dijo...

Interesante como de costumbre, me encanta leerte..sacas letras y tejiendolas de manera armoniosa , construyes una historia llena de sentido y con mucho ingenio transformas las cosas con ese sentimiento tuyo.Gracias

D'MARIE dijo...

Cuando escribes,abro todos mis sentidos.Ya que es la mejor forma de incorporar frases escritas.Sos una exelente narradora del cuerpo humano y sus "sentidos".Muy bueno!!
Besis

Calixto dijo...

Ella... hace poco que estoy por este espacio pero de veras me ha encantado tu narración...

Saludos de Calixto

Anónimo dijo...

NO COMENT

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...