6 de noviembre de 2010

Envidias

Siento envidia del mar porque te abraza
Mas él me envidia a mi porque te sueño.
Envidio que al tenderte tu en la playa
Las arenas se pegan a tu cuerpo;

Si la playa se queda con tu huella
Ella me envidia a mi por te espero.
Envidio que la brisa te acaricie
Y juegue y se divierta con tu pelo

Pero ella al fin se calmará al ocaso
Y yo haré que tu peine sean mis dedos.
Envidio las miradas indiscretas
De la luna al desnudo de tus pechos

Mas que envidie la luna mi fortuna
Que yo voy a cubrirlos con mis besos
Que me envidien el mar, la playa, el aire
Y me envidie la luna. Todos ellos

Te han tenido, rozado, acariciado,
Han sentido el contacto de tu cuerpo.
Pero sientan envidia aún en mi ausencia
Porque tu estás en mi, porque te quiero.

7 comentarios:

Scarlet2807 dijo...

Madrigal,no quiero repetirme en mis elogios, solo te diré que para mi gusto, con el perdón de los demás, eres el que escribe poemas más bellos...
Un beso, Scarlet2807

Mayte® dijo...

Desde luego, los poemas es lo tuyo.

¡Maravilloso!

Un beso

BONBOM dijo...

Coincido con mis compañeras.

Un beso

María-Murcia dijo...

Yo también siento envidia (sana) de tus poemas, digo como Scarlet son los mejores que he leido aquí.

Besos

Alejandro dijo...

Anda que yo (me refiero a la envidia).

Un abrazo

wpaa. dijo...

Cuando las envidias son sanas ,pueden resultar hasta romanticas ,como en este caso.
Que te voy a decir,....una vez màs impecable.
Besos
wpaa.

Rosa Mª dijo...

Madrigal, ¡enhorabuena! y muchas felcidades.
Aunque tarde en entrar, pues apenas tengo ganas, leer este poema, hace que siga queriendo leer más.
Muchísima gracias y ...¡un fuerte abrazo.
Con todo cariño, Rosa.

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...