18 de noviembre de 2010

Miré

Este no es un sitio para escribir de política, no lo haré, pero me voy a permitir la licencia de hacer un pequeño homenaje a Baby Hamday Buyema¨, el ciudadado español "muerto" en el Sahara. Al leer hace dias la noticia y ver la "prudencia" de quienes tienen la obligación de defendernos, me vino a la memoria el siguiente soneto de Quevedo, sólo diré eso:

 Miré los muros de la patria mía,
si un tiempo fuertes ya desmoronados
de la carrera de la edad cansados
por quien caduca ya su valentía.

Salíme al campo: vi que el sol bebía
los arroyos del hielo desatados,
y del monte quejosos los ganados
que con sombras hurtó su luz al día.

Entré en mi casa: vi que amancillada
de anciana habitación era despojos,
mi báculo más corvo y menos fuerte.

Vencida de la edad sentí mi espada,
y no hallé cosa en que poner los ojos
que no fuese recuerdo de la muerte.

5 comentarios:

Scarlet2807 dijo...

María. un poema desgarrador y triste, pero no por eso menos bello...
Un beso y que tengas un precioso día.
Scarlet2807

Rosa Mª dijo...

Muchísimas gracias María-Murcia por tan precioso homenaje. Es un poema triste, pero desgraciadamente, cierto.
Espero y deseo que pases un precioso día.
Con todo mi cariño, Rosa.

wpaa. dijo...

Me uno a este homenaje ,ojala que no se tuviera que hacer, son las consecuencias de la "SIN RAZÒN ".
Precioso soneto el de Quevedo, me quedo de el todo,pero subrayo la primera parte.Mire los muros de mi patria...
Un beso ,
wpaa.

Manases dijo...

Valor y sentido común, sin tan solo tuvieran un poco de eso, no haria falta decir nada mas…..besos

D'MARIE dijo...

En realidad este tipo de situaciones,nos hace sentir no cuidados por nuestros gobiernos,entendi el mensaje Maria y muy prudente lo tuyo,con el soneto de Quevedo..Besis

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...