24 de noviembre de 2010

Lavaur ¿En el nombre de Dios?

Siempre he sostenido que en nombre de Dios se han cometido las mayores atrocidades y la historia, a veces, me da la razón.

Hoy escribiré de Lavaur, un castillo propiedad de Giraude de Lavaur, hermana de Aimery de Montréal que fue un refugio cátaro por excelencia, defendido únicamente por 80 caballeros faidits al mando de Aimery de Montréal.

Simón de Monfort puso sus ojos en Lavaur y, en mayo de 1.211, tras muchos días de asedio, consiguió abrir una brecha en la muralla y entraron a saco, los 80 caballeros y Aimery fueron degollados y colgados de las almenas del castillo cual si de un trofeo se tratara y, al mismo tiempo, contraviniendo una Ley no escrita según la cual los nobles apresados en batalla no eran ejecutados sino que se les encarcelaba o canjeaba por un rescate.

Los aproximadamente 400 cátaros que allí habitaban fueron quemados vivos pero el plato fuerte lo dejaron para Giraude, la castellana, y para su hija Blanche.

Existen varias versiones al respecto, una de ellas es que fueron arrojadas a un pozo y lapidadas hasta su muerte pero la más terrorífica es la que relata Luis Melero en su libro "Cátaros, la libertad aniquilada", cuya lectura recomiendo encarecidamente porque es muy interesante y dónde dedica un capítulo que titula "Cien violadores para una dama" .

Según Melero y otros investigadores, Monfort, haciendo gala de una crueldad sin límites, hizo atar a Blanche en el centro del patio del castillo y eligió a 100 de sus cruzados para que, uno tras otro y a la vista de su madre Giraude, la violaran y la sodomizaran. Cuando terminó el tormento, las hizo arrojar a un pozo y fueron lapidadas hasta la muerte por los mismos que la habían violado. Duele la lectura de ese capítulo de Melero, sobre todo cuando dice: "Este ultraje fue cometido entre burlas e injurias, bajo cruces y símbolos consagrados, invocando sin parar el nombre de Cristo", sólo imaginar la escena es dantesco.

10 comentarios:

Scarlet2807 dijo...

Qué horror, María.
Realmente es impensable ,que seres humanos sean cápáces de tamañas atrocidades y más encima en nombre de Dios...

Un beso, Scarlet2807

Rosa Mª dijo...

Muchísimas gracias María por tu compañía y por tan interesante aportación. Te admiro muchísimo.
Muchos besos. Rosa.

Anónimo dijo...

Impresionante história, tomo nota de los libras que haces referencia.
Un beso muy grande
enmatojado

Manases dijo...

Terrible el relato María como tu dices en el nombre de Dios se han cometido muchos crímenes, pero la historia se sigue repitiendo, no aprendemos y seguimos confiando, en personas que no se lo merecen…besos

wpaa. dijo...

Leyendolo he sentido escalosfrios,terrible historia ,supongo que invocar el nombre de Cristo seria la escusa perfecta para justificar tan tremendos asesinatos.
Un beso
wpaa.

Mati® dijo...

Mare del amor hermoso.

Menos mal que soy de Graná y no tengo ná que ver con esas gentes de los demonios.

Me da repelús, joé

Muy bueno eh!, pero vaya tela

Besoss

D'MARIE dijo...

Maria.,muy fuerte tu escrito.No quita la generosa manera de expresion que tenes...muy bueno!!

Carmen dijo...

A pesar de ser historia, impacta desde el título.

Un beso

BONBOM dijo...

Todabia me duele el estomago, solo de leer este trozo, la verdad esque es impresionante, y como puede ser posible que las personas sean capaces de cometer semejantes barbaridades con otros seres humanos, sea o no en nombre de Dios.

María como siempre impresionante.

Un beso

Alejandro dijo...

Qué salvajes, el problema es que todavía hay quien es así.

Un saludo

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...