14 de noviembre de 2010

Preguntas sin respuesta

¿Qué pasará por la mente de esa mujer sin nombre?

Toma asiento en el banco de una parada de autobús y deja a un lado el carrito que porta un bebé de pocos meses.

Descansa unos minutos y, de nuevo, reanuda su camino, dejando en mi pensamiento algunas preguntas obligadas.

¿Es posible que sea una indigente?

En su aspecto exterior se denota su pobreza pero no creo que su situación sea esa.

¿Se habrá marchado de su casa?

Su semblante expresa una tristeza y un agotamiento enormes y, posiblemente, esta sea la respuesta.

No me dio tiempo a preguntarle.

Antes de darme cuenta la observo alejarse, y yo me quedo con una sensación interna de vacío pensando que, al menos, debí acercarme y sonreírle en vez de andar haciéndome preguntas cuya respuesta sólo ella pudo darme.

10 comentarios:

María-Murcia dijo...

A veces una sonrisa o una palabra de aliento pueden hacer mucho por cambiar una situación. No nos atrevemos, quizás porque nos estamos arriesgando a que nos digan aquello de: "¿y a Ud. qué le importa?.

Besos

Mayte® dijo...

Así es, María

A veces por no recibir una respuesta que nos deje coratdos no hacemos preguntas que igual deberíamos hacer.

Besitos niña

Rosa Mª dijo...

Muchísimas gracias Mayte por tan hermosa reflexión. Es muy bonita y das mucho qué pensar.
¡Feliz domingo!
Rosa

Scarlet2807 dijo...

Chiquita, siendo tan diferentes las dos, tenemos cosas en común y esta es una de ellas...
A mí ese tipo de cosas me dan vuelta todo el día en la cabeza.
¿Recuerdas a MARCO? aún no lo olvido.
Un beso, Scarlet2807

Calixto dijo...

Mayte... tu escrito es para reflexionar... quien no ha tenido una situación similar y a veces por querer ayudar te as llevado un chasco y por no hacerlo te quedan remordimientos.

Saludos de Calixto.

Salva X dijo...

La verdad es que si solo dedicásemos una sonrisa o un gesto simpático a las personas a nuestra alrededor (por ejemplo en un vagón de metro) haríamos este mundo mas amable, y daríamos animo a otras personas sin necesidad de hablar ni hacer nada mas.
Lo que pasa es que, en esta sociedad tan "borde", aun habrá quien interprete mal tus intenciones. ¡Que pena!

Manases dijo...

Son muchas las situaciones que a diario nos llevan a la reflexión y este que tú has dibujado es una de ellas,..La próxima vez pregúntale, quizás seas tu la que se lleve una sorpresa……..un beso

BONBOM dijo...

Todo depende de las veces que te hayas desilusionado o no, al hacer la pregunta, o hasta donde estes dispuesta a hacerlo.

Lo mejor ser consecuente contigo misma, y que no te importe la contestación.

Un besazo guapa

Carmen dijo...

No sabes lo que feliz que me hace que estés sacando a la May oculta.

Un beso

wpaa. dijo...

Te entiendo perfectamente Mayte, a mi misma alguna vez ,me paso igual , te haces preguntas y tu misma te das la respuesta.¿Me paro, le pregunto y le digo que si puedo ayudar? No , creo que no , seguramente me dira que ha mi que me importa, ¡y si me dice lo que le pasa¡¡ ¿verdaderamente podria ser capaz de darle lo que necesitara.?
Un beso
wpaa.

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...