18 de noviembre de 2010

La Cruz de Toulouse


(Bandera del Midi-Pyrénées )

Antes de escribir sobre la Cruz de Toulouse, también llamada de Occitania, de Tolosa, e, incluso, la Cruz Cátara, empezaré diciendo que la ciudad de Toulouse, también llamada la "Ciudad Rosa" por el color de muchos de sus edificios, fue fundada por los romanos sobre el año 100 a.C. y le adjudicaron el nombre de Tolosa, que no debe ser confundido con nuestra Tolosa, cuya fundación data del año 1.256 a manos de Alfonso X El Sabio.

Toulouse fue pasando por diferentes gobernantes hasta que, en el siglo VIII, Carlomagno se la adjudicó a su primo Guillermo I, quien fue el primer Conde de Tolosa. Desde el siglo VIII hasta el año 1.203 (fecha en que se decidió empezar a exterminar a los Cátaros y devolver Occitania a la fe católica, aunque la cruzada contra ellos no se declaró hasta enero del 1.208 por el papa Inocencio III, al tiempo que excomulgó a Raimundo VI, el entonces Conde de Tolosa ), la zona fue escenario de cruentas guerras, enfrentamientos y cambios de política, algunos de ellos por razón de matrimonio. Finalmente, en virtud de la Paz de Meaux, el condado se anexionó al reino de Francia por morir sin descendencia Alfonso III en el año 1.271.

Una vez situados brevemente en el contexto histórico, empezaré diciendo que la Cruz de Tolosa era el símbolo dinástico del condado, existe documentación que lo atestigua fechada en el año 1.165, y ondeaba en la bandera que los condes de Tolosa enarbolaron durante la cruzada que se emprendió contra los Cátaros, de ahí que se le haya dado en llamar también la Cruz Cátara.

La cruz, representada en dorado sobre fondo rojo, sigue siendo hoy el símbolo de la región francesa del Midi-Pyrénées (Occitania), es su bandera oficial y una especie de reclamo turístico.

Esta cruz, a la que los franceses llaman, "cléchée et pommetée" (llaveada y manzanada) porque sus brazos parecen el ojo de una llave y porque está rodeada de manzanas, doce para ser exactos más otras cuatro en el centro, tiene un significado, esotéricamente hablando, que se contradice absolutamente con los postulados cátaros, pues se podría interpretar que las 12 manzanas exteriores significarían los signos zodiacales, que girarían alrededor del sol que, en este caso sería la cruz, y que las cuatro manzanas centrales serían las cuatro eras cósmicas por las que se supone que habría pasado el mundo (Precámbrica, Paleozoica , Mesozoica y Cenozoica), eras que también tienen su peculiar interpretación en el budismo.

10 comentarios:

Scarlet2807 dijo...

¡Excelente! María.
Yo pensé que se te habían olvidado las manzanas y cuando llegué al final del relato, no pude evitar una carcajada...
¿Me perdonas?, es que ya llego a soñar con manzanas...
jajajajajajajaajajaj

Besos, Scarlet2807

María-Murcia dijo...

Scarlet, tú sabes que yo cumplo mis "amenazas", jajaja, y hay manzanas por todos sitios, incluso entre los Cátaros, jajaja.

Besos

Rosa Mª dijo...

María-Murcia, te felicito por tu arte de escribir artículos y por tu capacidad imaginativa.
¡Te admito mucho!
Muchos besos. Rosa.

Manases dijo...

Impecable tu articulo María , de verdad que no tenia ni idea de la cruz y sus manzanas pero la mezcla del budismos la astrología y el catolicismo, tuvo que ser sin lugar a dudas la influencia de otros pueblos al ser un centro comercial y de muchos extranjeros…..besos

Anónimo dijo...

Gracias por este escrito, es un tema que me apasiona.
un beso
enmatojado

Anónimo dijo...

I.M.P.E.C.A.B.L.E.
besos.
wpaa.

wpaa. dijo...

¿Anomimo?.
Me dejastes tan impresionada con tu articulo, que se me fue la pinza ajaj.
Besossss.
wpaa.

D'MARIE dijo...

Realmente es muy interesante tu escrito gracias Maria sos super en esto..besis

Mayte® dijo...

Tantos temas interesantes que leer que no habrá días.

Me encanta todo lo que nos aportas, María al igual que Manasés, sois un portal a la historia que traeis de un modo que engancha y apasiona

Gracias mil, por todo.

Un beso enorme

Alfred dijo...

Puedes quitar el punto del nombre de los años, porque se trata de eso, de nombres, no de cantidades, por lo que no lo llevan.

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...