8 de noviembre de 2010

El Jardín de las Hespérides

Entre mis muchos defectos se cuenta el de ser pesadísima, cuando me da por algo no paro, lo consumo, lo saboreo, me deleito y hasta lo agoto. Como os habréis dado cuenta, últimamente me ha dado por las manzanas, así que, allá va otra:

El Jardín de las Hespérides, que algunas fuentes sitúan en las Islas Afortunadas, es decir las Canarias, era propiedad de Hera (diosa de los nacimientos y el matrimonio ) y surgió a partir de un árbol que Gea (diosa de la tierra) entregó a Hera y Zeus como regalo de boda. Recordemos que este fue el único matrimonio de Zeus aunque el hombre, perdón el dios, no dejaba títere con cabeza o túnica sin levantar y le daba al temita al troche y a moche, tanto con diosas como con mortales, a ninguna le hacía ascos y la pobre Hera, encima, cargó con la fama de ser celosa y vengativa.

Había en ese jardín tan sólo un tipo de árbol, manzanos, pero tenía una peculiaridad que lo hacía distinto a cualquier otro huerto de manzanos y es que sus frutos eran de oro puro y proporcionaban inmortalidad a quienes las comieran. De este jardín, como ya sabemos, salió la famosa "manzana de la discordia"

Como tampoco era plan que una diosa estuviera de hortelana, Hera encargó de su cuidado a las "Hijas del atardecer", ninfas hijas de Atlas que también eran llamadas Hespérides, y estas, a pesar de que tenían prohibido comer fruta de los árboles que cuidaban, de vez en cuando hacían caso omiso de la prohibición y se comían alguna, por lo que Hera envió al jardín a Ladón, un dragón que tenía la nada despreciable cifra de 100 cabezas y que jamás dormía, suponiendo, imagino, que con 200 ojos vigilándolas se abstendrían de comerse las manzanas.

Lo del dragón tiene su historia porque, se dice que los dragos (famosos árboles canarios) nacieron de la sangre del dragón cuando fue herido por Atlas para ayudar a Hércules a cumplir su undécimo trabajo, que consistió en robar las manzanas de oro del Jardín de las Hespérides, pero esa es otra historia.

6 comentarios:

Alejandro dijo...

Lo que yo decía, profusión total de manzanas en el blog, jajaja.

Un saludo

wpaa. dijo...

Y seguimos con las manzanas... yo me acabo de comer una asadita mmmm,pero no es de oro ehhhh, simplemente era una golden.
Que trabajito se tomaban los dioses porque no se cogieran de los arboles ,joe pues tampoco creo que estuvieran tan caras.
Interesante narracion,Maria gracias por compartirla.
Un besoooo
wpaa.

Manases dijo...

Todas estas leyendas de los pueblos de la antigüedad, nos lleva a una conclusión lógica que el relato del Génesis es real, tu mencionas el jardín de las Hesperides con un árbol que daba la inmortalidad, los babilonios también tenían otro jardín un misterioso árbol sagrado un árbol de la vida. Se llamaba haoma, cuya savia otorgaba inmortalidad. También la creencia en un Árbol de la Vida existía entre los chinos. Las tradiciones mencionan siete árboles maravillosos. . . Uno de ellos, era de jade, otorgaba inmortalidad por su fruto. Y así un largo etc. Al final la idea es que todos los seres humanos a pesar de todo deseamos vivir para siempre……..besos

BONBOM dijo...

Madre mia creo que es la mujer que más sabe de manzanas del mundo mundial, la verdad es que las historias de mitologia siempre me han gustado aunque sean de manzanas,jajajaja.

Desde luego cuando nos tomemos el café que tenemos pendientes no nos vamos a aburrir, tendremos charla para rato.

Un besazo guapa

Scarlet2807 dijo...

María, hoy me reí mucho en el trabajo, me llevaron el almuerzo y ¿adivina qué venía de postre?
Manzanas bañadas con miel de palma, no necesito decírte en quién pensé...
jajajajjajaajajaj
Un beso, Scarlet2807

María-Murcia dijo...

Scarlet ¿sabrá Alejandro la receta de las manzanas esas? jejeje

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...