3 de noviembre de 2010

Fuera de contexto

Hoy me apetece analizar lo que puede cambiar el sentido de una conversación si sacamos una frase de contexto o, simplemente, eliminamos algunas palabras, lo haré con un fragmento por todos conocido, escrito por Santa Teresa, el original es el siguiente:

"Veíale en las manos un dardo de oro largo, y al fin del hierro me parecía tener un poco de fuego. Este me parecía meter por el corazón algunas veces, y que me llegaba a las entrañas. Al sacarle, me parecía las llevaba consigo, y me dejaba toda abrasada en amor grande de Dios. El dolor era tan fuerte que me hacia lanzar gemidos, mas esta pena excesiva estaba tan sobrepasada por la dulzura que no deseaba que terminara. El alma no se contenta ahora con nada menos que con Dios. El dolor no es corporal sino espiritual, aunque el cuerpo tiene su parte en él. Es un intercambio amoroso tan dulce el que ahora tiene lugar entre el alma y Dios, que le pido a Dios en su bondad que haga experimentarlo a cualquiera que pueda pensar que miento... "

Y el texto modificado el siguiente:

"Veíale un dardo largo y parecía tener un poco de fuego. Este me parecía meter y me llegaba a las entrañas. Al sacarle, me parecía las llevaba consigo, y me dejaba toda abrasada. El dolor era tan fuerte que me hacia lanzar gemidos, mas esta pena excesiva estaba tan sobrepasada por la dulzura que no deseaba que terminara. El dolor no es corporal sino espiritual, aunque el cuerpo tiene su parte en él. Es un intercambio amoroso tan dulce el que ahora tiene lugar que le pido que haga experimentarlo a cualquiera que pueda pensar que miento... ".

Me he limitado simplemente a quitar algunas palabras y hemos pasado de un éxtasis religioso a un relato casi erótico porque, o yo soy muy mal pensada, o el texto modificado podría pasar por el relato de una señorita que tiene su primera relación sexual y le gusta ¿eh?, que no sólo dice que no desee que termine sino que le pide que se lo haga experimentar a quien no se lo crea (celosa no era, eso está claro). Y que conste que no lo explico del principio al fin por respeto.

12 comentarios:

Scarlet2807 dijo...

Realmente no hay dos como tú, eres única....
Jjajajajaajajaj
Gracias por hacerme iniciar mi día, con una carcajada.
Besitos, Scarlet2807

Anónimo dijo...

Muy bueno, me ha gustado mucho.
Besos
enmatojado

Madrigal dijo...

María, es cierto que un texto a poco que lo retoques, quites y pongas los conviertes de experiencia mística en narración erótica. Pero ¿que me dices de un texto en verso, sin posibilidad de adaptación, sin quitar ni poner?Veamos: S.Juan de la Cruz. Cant. Espir.
"Gocémonos, Amado,
y vámonos a ver en tu hermosura
al monte ó al collado
do mana el agua pura;
entremos más adentro en la espesura

Y luego a las subidas
cavernas de la piedra nos iremos,
que están bien escondidas,
y allí nos entraremos,
y el mosto de granadas gustaremos

Allí me mostrarías
aquello que mi alma pretendía,
y luego me darías
allí, tú, vida mía,
aquello que me diste el otro día

(Como es sabido, en el lenguaje místico, las granadas cortadas a la mitad para destilar el jugo, se llama a los pechos de la amada)

María-Murcia dijo...

A ver Madrigal, ¿cómo que no hay posibilidad de poner o quitar en ese texto o no se puede modificar o sacar de contexto?, allá va:

Amado
vámonos
al collado
do mana el agua pura
en la espesura

a las subidas
cavernas de la piedra
escondidas,
entraremos,
y gustaremos

Allí
aquello

(hasta aquí tenemos una propuesta para ir de excursión a la montaña a ver dónde nace un manantial de agua y probarla in situ)

me darías
allí, vida mía,
aquello que me diste el otro día

(Aquí es cuando él le dice que, una vez en la montaña, ella le daría un trozo de la deliciosa tortilla de patatas que le dio a probar el otro día).

Por cierto, en Murcia las granadas las partimos en cuartos, separadas por el telo.

Salva X dijo...

¡Si os esta oyendo Santa Teresa de Jesús os va a correr a escobazos y, como va levitando ya podeis correr descreidos!
¡Con lo bien que se lo pasaba ella,
"Chachi piruli"!

wpaa. dijo...

Nada que no me entero de nada ,ajaja esto parece una noria de palabras girando.
Me lo paso genial leyendo ,me van a salir arrugas de tanto reir.
Un beso
wppa.

Madrigal dijo...

Maria, no seas tan bienpensante. Aqui no hay excursiones ni tortilla.
"Allí me dio su pecho
y yo le di de hecho
a mí, sin dejar cosa"
"Debajo del manzano
allí te di la mano
y fuiste reparada
donde tu madre fuera violada"
"Acaba de entregarte ya de vero:
no quieras enviarme
de hoy más ya mensajero,
que no saben decirme lo que quiero."

No intentes disculparla
que ella muy bien sabía lo que hacía.

"En una noche oscura
salí sin ser notada
(estando ya mi casa sosegada).
adonde me esperaba
quien yo bien me sabía,
en parte donde nadie parecía."

Para poco despues... lo que era de esperar...

"En mi pecho florido
que entero para él sólo guardaba,
allí quedó dormido,
y yo le regalaba,
cuando yo sus cabellos esparcía,
con su mano serena
en mi cuello hería
y todos mis sentidos suspendía.
Quedéme y olvidéme
el rostro recliné sobre el Amado,
cesó todo y dejéme,
dejando mi cuidado
entre las azucenas olvidado"

Yo creo que lo que dejó entre las azucenas, más que "su cuidado" fue "lo que tenía que cuidar" y al parecer no cuidó

(Que S.Juan de la Cruz, nos perdone)

D'MARIE dijo...

Muy bueno Maria..como siempre de tierna a alegre...besiss

Mayte® dijo...

Pues a mi nadie me quita quer esos dos, estaban liados.
Lo que de cerca puede parecer un estado de misticismo para mí, solo eran calenturas mal encauzadas.
Solo hay que leerlos en profundidad y ver la Santidad de los dos. Que la iglesia me perdone pero esos, solo estaban deseando meterse en la cama ( si no lo hicieron)

Muy bueno niña.

Besitos

María-Murcia dijo...

Yo lo que quiero es cortar el tema, no escribiré más de esto.

Salva X dijo...

Pues es una pena que dejes el tema porque era muy divertido ¿no?

BONBOM dijo...

María como siempre genial

Besos

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...