15 de mayo de 2010

La coraza


Hubo un niño cuyos oidos oyeron cosas que jamás debieron oir, cuyos ojos vieron cosas que jamás debieron ver, cuya piel tuvo contactos que jamás debió tener. Un niño que, muchas noches, fue privado de sus sueños infantiles, que, en lugar de soñar ser príncipe en un castillo o luchando con dragones, tuvo que luchar de verdad.

Cuando el niño creció se convirtió en un gran guerrero, se hizo una coraza, pero se la hizo de un material equivocado porque su coraza fue de capas de cebolla y, si bien es cierto que protegía, también hacía llorar, tanto al niño como a los que le amaban.

El niño se hizo hombre y sigue siendo un gran guerrero, querido y respetado por todos, gran padre, gran esposo y amante y, poco a poco, se fue desprendiendo de capas de su coraza.

Pero no tiró todas las capas, todavía tiene guardadas algunas capas de aquella coraza porque, de vez en cuando, se siente agredido y le asalta la necesidad de protegerse y se pone alguna capa sin darse cuenta de que ya no es necesario, de que se le quiere, se le ama y se le respeta.

El no se da cuenta de que la cebolla hace llorar. Tanto al que lleva la coraza como al que se le acerca.

Llegará un día, no muy lejano, en que el niño se libere por fin de su coraza y se permita a sí mismo ser completamente feliz y elimine todas las barreras que lo impiden, un día en el que el niño sustituya la coraza de cebolla por otra hecha de amor de todas las personas que le quieren.

Ese día, cuando se abra al cariño y al amor sin duda alguna, el niño será libre.

9 comentarios:

Manases dijo...

ese niño Ella, estoy convencido que sin coraza no habria podido sobrevivir. y es posible que ahora forme ya parte de su ser... un besoElla

Fibonacci dijo...

Maravilloso Ella, como todo lo que escribes, un texto lleno de hermosura trasladada al tapiz de las bellas lecturas que cada dia asoman a esta ventana.

Me acuclillo ante tí, un beso, por si las moscas, no lleves faldas cortas, que me sale la lascivia que llevo dentro.

LIA50 dijo...

Que puedo decirte Ella, eres increible,, Un beso Lia.

Carmen dijo...

Sólo diré una cosa, ese niño tiene derecho a ser feliz, se lo ha ganado por derecho propio.

Rezaré para que lo consiga y se despoje de lo que le quede de su coraza.

Besos

Mayte® dijo...

De acuerdo con Manases. Hay demasiados niños maltratados que aunque tengan un corazon grande y una mente privilegiada, si no se armaran de una coraza para protegerse del exterior, acabarían en cualquier sitio de la calle nada bueno. esos casos todos los conocemos.

A tí, que decirte lokita?

Eres increiblemente genial con las letras..

Besitos desde el alma

scarlet2807 dijo...

Ella, no sé que decirte si ya te lo handicho todo, que escribes bello, que eres genial,y todo muy cierto, en fin...
Solo te diré que ése niño es muy afortunado pese a todo, de haberse encontrado en su camino contigo...

Un gran beso, Scarlet2807

Soñador dijo...

Gracias Ella, con tu escrito nos haces meditar sobre ese tema tan de todos.Esas capas de coraza que hacen que la armadura de las emociones pese demasiado, cargar con esas corazas es una perdida de energia.Gracias, te leo

Madeira dijo...

Sólo un beso mi gran Ella.
Me callo. Te dejo imaginar lo que me ha gustado.

*Inesperada* dijo...

Tema candente manejas hoy para nuestra meditación.
Niño que se esconde por protegerse, coraza que crece, por defenderse.
Siempre quedan capas de dolor que no se extinguen, mucho amor para fundirlas.

Precioso Ella, eres tan versátil, como encantadoramente buena escribiendo.

Un abrazo.

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...