28 de mayo de 2010

Y TU QUE HABRIAS HECHO

Me contaron una vez la historia de un padre y un hijo, el padre trabaja de guarda en un paso a nivel con barrera, el hijo tenía aproximadamente 5 años, el padre sentía pasión por su hijo, siempre encontraba oportunidades para jugar con el, le dedicaba lo que se suele decir tiempo de calidad, no dejaba que la televisión fuera su niñera, muchas veces estaba cansado pero siempre tenia tiempo para el.

En una ocasión su hijo salio de la casa donde Vivian y se fue a jugar, sin darse cuenta se alejo de la casa y se puso a jugar en la vías del tren, de pronto a lo lejos el padre vio que el tren se acercaba ,ya se disponía a bajar las barreras cuando contempló con horror que su hijo, su único hijo estaba jugando en la mismas vías del tren, el tren seguía acercándose, cada vez estaba mas cerca, el padre solo tenia dos opciones, una dejar que el tren arroyara a su hijo y por lo tanto morir o por el contrario hacer un cambio de agujas y así poder salvar la vida de su hijo, su único hijo , pero a sabiendas que el tren descarrilaría y posiblemente morirían todas las personas que habían en el tren ,personas que ni siquiera conocía, al final el padre tomo la decisión mas difícil de toda su vida, llorando sacrifico la vida de su hijo , por salvar a todas esas personas que nadie conocía.

Cuando al fin el tren se detuvo, todos los pasajeros se bajaron para darle las gracias a ese padre desconsolado y roto por el dolor, todas aquellas personas se sentían tremendamente agradecidas.

Al año siguiente fueron muchas las personas que viajaron en aquel tren que volvieron a visitar a aquel padre y poder darle de nuevo las gracias.

Con el paso de los años aquellas personas dejaron de visitar a aquel padre , algunos les mandaban una nota disculpándose por no visitarlo otros ni eso así de esta manera aquel hombre vivió el resto de sus días triste y dolorido, sabiendo que había sacrificado la vida de su hijo , su único hijo , por personas que no mostraron agradecimiento.

Ya solo quedan dos preguntas por responder ¿que habrías hecho tu si hubieras sido el padre? Y dos ¿que habrías hecho tu si hubieras sido uno de los pasajeros de aquel tren?

18 comentarios:

Ella dijo...

Yo, egoistamente, hubiera salvado a mi hijo y luego hubiera llorado amargamente por el resto. El, en su infinita misericordia, sacrificó a su hijo por todos los demás.

Muy bueno tu escrito.

Besos

scarlet2807 dijo...

Yo al igual que "ELLA", lo siento mucho, pero salvo a mi única hija.
Que me disculpen, pero, acostumbro a decir lo que pienso y siento y no lo "políticamente correcto"


Me gusto mucho tu escrito...

Un beso, Scarlet2807

Mayte® dijo...

Opino igual. En unas fracciones de segundos no da tiempo a analizar las consecuencias. Yo por mis hijos doy mi vida. No creo que me diera tiempo a pensar en la vida de los demás.

Muy bueno el planteamiento y la reflexión de tu escrito.

¡Felicidades!

*Inesperada* dijo...

Estoy con las chicas, será porque somos madres, salvaría a mi hijo, sin pestañear.
Los actos de heroísmo son encomiables, pero un hijo está por encima de todo y todos.
En tal situación límite, uno no piensa en los agradecimientos posteriores, sino en la vida de su vida.

Gracias Manases, siempre.

Soñador dijo...

Estoy con vosotras... primero mi sangre mi ilusión mi vida, mi hijo primero.Gracias manasés por tu relato

LIA50 dijo...

Manases, creo que en ese momento uno actúa por instinto,locamente hubiese ido a buscar a mi hijo y sacarlo del peligro, no hubiese pensado en nadie más. Gracias por hacernos reflexionar. Besos Lia.

Negritachile dijo...

Yo...hubiera hecho lo mismo que los demás, mis hijos son mi vida y si no hubiera podido salvar a mi hijo, pues me hubiera muerto con él....lo siento por los demás, pero el agradecimiento tu lo recibes una sola vez y luego nadie más se acuerda de ti sobre todo en estos momentos tan doloroso...sin pensarlo un segundo más... hubiera corrido a abrazar a mi hijo y de seguro abrazados nos hubieramos ido de este mundo, linda historia

*Inesperada* dijo...

*Y 2ªrespuesta*:
- Si me salva el padre, y yo soy pasajero,agradecerle el gesto heroíco, estar en contacto con él, promover algún tipo de ayuda al padre, de por vida.
- Si el tren es desviado para salvar a su hijo, supongo que no me daría cuenta por la panorámica que, desde la ventana, observo.
El tren se desviaría y posiblemente todos viviríamos o ayudaría a los que sobreviven, si lo hago yo.

Ella dijo...

Estoy como Ines, con la emoción de la primera no he respondido a la segunda.

Y sé que se lo hubiera agradecido mucho, pero me asalta una duda ¿no me hubiera ido acomodando con el tiempo y hubiera hecho como los que, con el paso de los años, dejaron de visitarle?.

Honradamente no puedo decir al 100% que le hubiera visitado cada año, igual soy mala persona por dudar de mí misma de esa forma pero, aunque lo lógico y lo fácil aquí sería decir que lo haría, no puedo asegurarlo

scarlet2807 dijo...

Nuevamente estoy de acuerdo con Ella, es muy fácil decir " toda la vida", pero ¿es real?


Otro beso Manases, y gracias por hacernos pensar, Scarlet2807

Carmen dijo...

Manejas muy bien las figuras literarias, buena parábola esta vez.

Yo no tengo hijos, me abstendré de responder a tus preguntas.

A cambio te diré que me gusta mucho leerte.

Un beso

wppa. dijo...

Indudablemente y sin lugar a dudas , hubiera corrido desesperadamente a sacar a mi hijo de entre las vias,opino que en ese momento no da lugar a pensar y el instinto paternal prebalece ante cualquier duda.
Como viajero del tren , supongo que ente tremenda decisiòn ,me hubiera ahogado en la pena,agradeciendo de por vida semejante acto de sacrificio .Pero supongo que con el paso de los años todo va pasando y todo aunque no se olvide , se va distanciando .
Y el que seguro que nunca olvido hasta el final de sus dias y siempre tubo la duda si fue acertada su decisiòn fue ese hombre que seguramente la pena le llevo a su fin .
Un beso
wppa,

*Inesperada* dijo...

Un momento!
Ese niño tiene una madre!! Y su madre no lo dejaría jugando por las vías.
La madre del niño y mujer del guarda, tiene a su hijito en casa.
No viven en la estación.
Así que tranquilas.

Manases, llevo dándole vueltas a la cabeza todo el santo día!!!.

Me gusta tu estilo. Pusiste a pensar a todo un blog y eso siempre es bueno.

Ella dijo...

Esto lo dejó Negrita por error en mi escrito pero era para tí, te lo he copiado.

Un beso


Negritachile dijo...
Me quedó dando vuelta una frase...." has el bien sin mirar a quien""... sigo insistiendo que primero mi hijo , luego los demás... y si fuera pasajero, pues, agradecida pero la vida contínua

28 mayo, 2010 23:21

scarlet2807 dijo...

Manases, me debes una!!!
He pensado todo el día en el dichoso tren, como que sueñe con él, te las verás conmigo...
jajajjajajajajajjaj

Otro beso, Scarlet2807

Mayte® dijo...

La verdad que con el susto y la adenalina a cién, ningún pasajero pensaría en nada, que no fuera, salir del tren cómo pudiera y lo más, ayudar al que tuviera al lado si es que la mente le dejaba razonar.

En el caso de que el niño hubiera resultado muerto. Irian las autoridades, el padre dos dias en la tele y no creo que nadie fuera, ni tan siquiera al primer aniversario. No es que la vida sea cruel. Los humanos tendemos a ser crueles y egoistas con los de nuestra misma especie.

D'MARIE dijo...

Mis hijos,son mi vida,ni quiero pensar en esta respuesta,solo decir mi amor es tan grande que daria la vida por ellos!!
Besis

Marga Bombon dijo...

Yo no tengo hijos,tengo sobrinos,y hermanos,(claro), si uno solo de ellos estubiese en peligro de muerte.
Y de mi decisión dependiera, el que pudiesen vivir o morir,a expensas de morir otras pesonas,lo tengo claro salvaria mil veces a mi gente.
Dios me perdone, pero es lo que haria, no se trata de que me lo agradezcan o no,(quizás ni siquiera , me lo sabrian agradecer ,mis propios hermanos).
Pero yo no puedo luchar contra mi misma,ni lo qu siento.
Muy bueno Manasse.
un beso de Marga bombon

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...