25 de mayo de 2010

RECUERDOS , CAPITULO II




Aquel día había mucha actividad en casa, Manuela se había puesto el vestido de los domingos, y a los niños también los arregló como si fuese festivo, había cortado rosas de los rosales y estaban repartidas estratégicamente por toda la casa, creando un ambiente de olores y colores extraordinario.

Margarita estaba muy inquieta sabía que se tenia que portar bien, no incordiar ( aunque no sabía que era eso), no ensuciarse, no coger a Chuchi en brazos, y, sobre todo, estar calladita, (eso sería lo peor), solo hablar si le preguntaban.

Ella estaba enfadada, no entendía nada, solo sabía que el Señor importante que tenia que venir le daría trabajo a su papi, a su hermana y a su hermano mayor y eso algo muy bueno para todos, tenían que causar muy buena impresión.

A las cuatro de la tarde en punto llegó su papi con el Señor importante, la niña le miraba casi sin parpadear, su madre le dio con disimulo un pequeño tirón de trenza y, con una sola mirada, consiguió que la niña bajara la vista hacia sus sandalias.

Juan hizo las presentaciones, el Señor importante le dio un beso en las mejillas, olía muy bien y, además, le regalo un peluche y una bolsa de caramelos, desde ese mismo instante el Señor importante era ¡!!DIOS!!!.

Manuela preparo café (del bueno), sí, sí, no era malta, y, además, había un pastel ¡VIVAAAAAAAA!.

Mientras, su padre y el Señor importante se dieron la mano y la niña escuchó decir: "pues no se hable mas Juan, el día uno empiezan sus hijos, la chica estará en la oficina, pasará los pedidos y atenderá el teléfono, su chico repartirá el material con el carro y la mula y, nada más tenga la edad, con el camión y usted se encarga del almacén y las ventas de los patios, tendrán un sueldo y una comisión por ventas".

De pronto, la niña se levanta de la silla y se va a su habitación, sale con su hucha en forma de cerdito y, mirando al Señor importante, le enseña la hucha y le dice: "aquí tengo unos dineros ¿me vendes ladrillos pá hacé la casa a mi Chuchi que no zé moje?".

El hombre la mira divertido y le pregunta: "¿y quien es Chuchi?".

Ella le coge la mano y le dice: "ven" y lo lleva al corral donde el perro estaba tumbado a la sombra de uno de los rosales.

Ves, este es Chuchi y lo coge por el cuello para darle un sonoro beso, el hombre sonríe y le dice: " mañana tendrás aquí el material para hacer la casa a tu perro".

¡Gracias ¡, dice Margarita, y sale corriendo para abrazarle las piernas a su DIOS particular.

Han pasado unos meses, ya es invierno, la casa está totalmente amueblada y la habitación de las niñas esta pintada de color rosa, aunque Margarita la quería rojo que es su color preferido, pero bueno, tampoco está mal, es la mas bonita, las demás son todas blancas.

Ya se han ido todos a dormir, se acuestan pronto, no tienen tele y tienen que madrugar, unos para trabajar, los otros para el cole, la tormenta despierta a la niña, siempre a tenido un mal dormir, por lo tanto al primer trueno abre los ojos, se asoma a la ventana le fascinan los relámpagos que lo iluminan todo, de pronto se acuerda: " ¡Chuchi!, tendrá miedo de la tormenta".

Se levanta y va hacia el corral, no llega al pestillo, se sube a una silla y consigue abrirlo, el perro, al oír la puerta, está en alerta asomado en “su casa”, nada mas ver a la niña sale corriendo en dirección a ella,

Shhhhh , calla no hagas ruido he venido a hacerte compañía, vamos a tú casa Chuchi. Espera que me mojado y tengo frío, ¿tú tienes frío?, no ladres, shhhh, voy a por una manta no ladres ¿eh?.

Entra en la habitación con cuidado de no despertar a su hermana y, del baúl, saca una manta pero no se cambia de ropa, cierra como puede la puerta del corral y se acuesta en la perrera, al lado del perro, tapados los dos con la manta, se queda dormida abrazada al perro con el pijama mojado encima de la piel y toda la humedad del suelo calándole los huesos.

Cuando empieza a temblar por la fiebre y convulsionarse el perro sabe que algo va mal y entra en la casa, va directo a la habitación de los padres y le tira de la manta a Juan que se despierta sobresaltado al notar que esta el perro dentro.

Manuela ¿te as dejado al perro dentro?. No Juan, seguro, responde Manuela y se miran y saltan a la vez de la cama, al salir del cuarto, ven la puerta abierta y corren detrás de Chuchi, Juan se arrodilla y coge a la niña que no abre los ojos, está ardiendo y temblando.

Su respiración es muy mala, se convulsiona y no para de temblar. Su madre llama a los dos niños mayoresy les dice: "Ana, hija, corre y pon mucha agua a calentar y tú, Eduardo, coge el impermeable y la bici y vete corriendo y trae al medico, si no quiere venir ve a casa “del Amo “y dile que la niña esta muy mal y que el medico se niega a venir a casa, él sabrá que hacer.

Mientras llega el medico con “el Amo”, los padres van bañando a la niña alternativamente de un barreño de agua fría a otro de agua caliente, cuando llegan el medico mira a los padres y les dice: "lo siento, pero aquí no puedo hacer nada por ella, la tenemos que ingresar".

Ahí empieza su pelegrinar por hospitales, con cinco años y una notable obesidad, la pulmonía no era lo mejor que le podía haber pasado.

Cuando le dan el alta, sus hermanos la están esperando, locos de alegría, sus padres están contentos de tenerla en casa pero con una nube de preocupación en sus ojos, una nube llamada pulmonía crónica.

Escrito por BOMBON

10 comentarios:

scarlet2807 dijo...

Bonbom, eres la "dulzura" misma relatando, me has estremecido de ternura, ( parece que te veo con la manta al lado del perrito), porque no me cabe duda que la nena eres tú...

ahhhhhhhhh y un secretito, ( que bién elegido el nick de bonbom chicaaaaaaa) vi tu foto....
jajajajajajaj

Un gran beso, Scarlet2807

Marga Bombon dijo...

Gracias Scarlet,tú si que eres un bombon guapaaaaa, jajjajaj besitos

Soñador dijo...

Precioso bombon...un beso y gracias por tus letras.

Fibonacci dijo...

me gusta tu relato, y te sigo con interes,me gusta mucho leer todo lo que ccae en mis manos y lo tuyo me esta gustando.

Madeira dijo...

Bombom con estos recuerdos que nos traes haces honor a tu nick. Son muy dulces. Y maravillosamente bien contados.
Un beso grandote. Me ha gustado muchísimo

wppa dijo...

Amiga , que bonito y con que dulzura lo relatas, me encanta leerte.
¿¿que cosas verdad?? como se nos quedan grabados los recuerdos en la mente tanto los buenos como los malos ,
Un beso
wppa.

Mayte® dijo...

Bellisimoooooo..

Futura cuenta cuentosss..

Un millón de besos

*Inesperada* dijo...

Si, Marga,( me toca, jejeje).

Te lo dije en otra ocasión, describes historias con una ternura indescriptible, con la sencillez que te supongo y con una petición... por favor:

¡¡Queremos más!!

Un gran beso.

D'MARIE dijo...

Que dulzura Bombon!!,que tierna sos ,me gusto mucho leerte..Un besito cielo!!

Ella dijo...

Bombón, tú eras un bombón de chiquitita y lo sigues siendo. Qué bien narras la historia, qué encanto la sencillez.

Besos

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...