17 de mayo de 2010

* Un soneto, inesperado *



Soneto


Llegaste, inesperada, hasta mi espejo

y en el azogue de su brillo frío

sentí latir tu corazón. Y el mío

se encendió de color por tu reflejo.

El sentimiento confluyó parejo

y en la esperanza nueva de mi estío

se fundieron las gotas de rocío

que ya me acompañaban en cortejo.

Pero tu imagen se asomó a la luna

del bruñido cristal. Y vi quien eres:

rubí de mis desvelos y laguna

en donde nadan libres pareceres.

Y te has quedado aquí, como ninguna,

trocando brumas en amaneceres.


Nota: Es un regalo de Juan,

un poeta, para Inesperada.

8 comentarios:

scarlet2807 dijo...

Inés, que bello regalo, Dios...
Precioso, felicita a tu amigo de mi parte, y tú siéntete orgullosa , de que alguien te dedique algo tan bello.

Un beso, Scarlet2807

Fibonacci dijo...

Muy bonito Ines, con amigos así, no tendria yo que estrujarme la cabeza, un beso

Ella dijo...

Precioso soneto, ahora que me ha dado a mí por escribir alguno igual empiezo a dedicarlos.

Besos

D'MARIE dijo...

Que regalo tan bonito Ines.Debe quererte mucho tu amigo..muy lindo!!
Besis

wppa dijo...

Un sobresaliente ,para tu amigo Juan ,poeta inesperado ,que en pocas letras a plasmado tanta belleza.
Nena , algo asi solo sale del corazòn de alguien que verdaderamente quiere mucho.Disfrutalo.
Un beso
wppa,

Soñador dijo...

Vaya poeta el Juan, precioso¡¡¡el poema y merecido para ti.Gracias por compartirlo

Madeira dijo...

A mí, si me hacen un regalo así... no respondo.
Es precioso Inesperada, un beso

*Inesperada* dijo...

Por Dios, un poema no es una declaración de amor, sólo fué un regalo, de alguien muy cualificado y lo colgué con su permiso.
¿Nunca os hicieron un poema o un relato porque sí?
Gracias por vuestra sensibilidad, que transmito a su autor, en cuanto pueda.

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...