19 de junio de 2011

Mujer tenía que ser


Si yo fuera hombre y machista, ahora diría eso de "mujer tenía que ser", cosa que confieso haber dicho, muy a mi pesar, alguna vez que ha llegado alguna mujer al volante y ha hecho alguna tontería de las típicas que nos achacan a todas y es que, pendenciera sin límites como soy al volante, me sale la fiera esa que vive dentro de mí y que me hace pelearme con cualquiera y entiéndase por cualquiera, mujer, hombre, policía, guardia civil, camionero o gitano (alguno me dejaré, seguro), que se me cruce en mi camino yendo yo con un coche y teniendo razón.

Pero volviendo al "mujer tenía que ser", hoy se lo aplico a los mosquitos, a los hembra concretamente que son los que pican para hacer eso que se llama ciclo gonotrófico porque los machos llevan una vida de lo más bucólica y se pasan la vida de flor en flor, literalmente. Y es que llevo una picadura en la barbilla y otra en la mejilla, así que si no es para enfadarme que venga Dios y lo vea, porque si hay una mosquita en toda la provincia me pica a mí, fijo; dicen que eligen a sus "víctimas" en función de su olor y sabor, bueno pues yo debo estar "buenísima" (bajo el punto de vista de un mosquito), porque es que no me libro, da igual el insecticida, las mosquiteras, las ventanas cerradas o lo que sea.

Tengo la teoría de que a mí los mosquitos se me cuelan por la puerta de la calle, que están ahí esperando subrepticiamente a que entre o salga alguien y se dicen: "ahora es la mía, voy a por esta", porque mira que tomo precauciones pero no hay forma, sea en casa o por la calle van a por mí y, por lo general, me pican en el cuello, la cara o en un muslo, no sé si es que esas zonas tienen un atractivo especial pero es que siempre es así. Recuerdo hace muchos años un día que fui al aeropuerto de Alicante a buscar a mi marido y, por no sé qué historia de unos humedales que hay por allí, no habían fumigado y había unos mosquitos más grandes que los aviones, en mi vida he visto bichos más grandes y, por lo visto, ellas tampoco habían visto ninguna tan "buena" como yo porque se me tiraron al cuello nada más bajarme del coche y parecía que me había cruzado con el Conde Drácula y que estaba un mes en ayunas.

Me pone tan nerviosa que me piquen que hasta he pensado eliminar cualquier planta y humedad de mi entorno, a ver si no vienen pero, haciendo los planes, he visto un fallo y es que aún podría pegarle fuego a todas mis plantas y salir indemne si no le quemo la casa de paso a ningún vecino pero cuando queme el parque de al lado ¿qué?, porque ahí lo más normal es que me pillen y me encierren y, con la suerte que tengo, lo mismo en la cárcel hay mosquitos así que, de momento, sólo de momento, me dejo lo de incendiar las plantas y me conformo con lo de "mujer tenía que ser" aplicado a las mosquitas.

12 comentarios:

La Kiya dijo...

María, tienes que tener la sangre más dulce del mundo.

:)

Me ha divertido tu narración; hoy ire con una sonrisa en la cara y vigilando que no haya mosquitos cerca, por si acaso.

Besos.

Carmen= wppa dijo...

Que mala milk gastan tus mosquitas , yo creo que es pura envidia la que te tienen ,no pueden resistir que haya otra màs buena que ellas.
Me he reido un monton , aunque lo siento por ti .
Te dejo una receta caza mosquitas ya me contaras que resultado te da.
Es simplemente una mezcla agua,azucar y levadura:
1º Corta una botella por la mitad y quedate con la parte de abajo(pero no tires la de arriba.
2º Mezcla con agua caliente azucar moreno.Cuando tengas el agua caliente mezcladael azucar , deja que se enfrie un poco.
3º Añade la levadura .Se irà creando dioxido de carbono.
4º Envuelve la botella con algo negro y ponle la parte de arriba dentro,como formando un embudo y dejalò en una esquina por donde màs purulen ,esas envidiosas mosquitas.
En pocos dias veras la panzaà de ellas que han caido en la trampa.
Mientras tanto , hay un gel MITIGAL CALMANTE , y aguantar ajaja.
Que te sea leve .Besitoss

Carmen Silza dijo...

María cuidate esas picaduras....Vamos a tener que hacer como los machos,ir de flor en flor...JEJEJE....Besos y disfruta el domingo

Rosana Martí dijo...

Me siento tan identificada con tu escrito, porque a mí cuando me ven vienen directas a mí como un avión de caza a por su sangre. Te explico una pequeña anecdota de las mías. Una noche en la playa en uno de los chiringuitos fui con unos amigos y bueno con medias y todo me dejaron las piernas hechas mistos, con unas ronchas de caballo, (sin exagerar), son los bichos conjuntamente con las cucharachas que más repelus me dan, bueno las avispas y avejas también.

Besitos mi linda María acaba de pasar un domingo estupendo y que no te piquen las mosquitas.

sabores compartidos dijo...

Bueno yo al menos hasta ahora me libro de esas molestas picaduras, debo de ser asquerosamente amargo, ajjaja siempre que vamos a sitios donde hay habitualmente mosquitas, todos los picotazos son para mi mujer, pobre, ejeeeje. Si puede ser para uno solo porque compartirlo con los demás? ajjaaja. Me he reido un ratillo al recordarlo y la verdad es que para quien lo sufre es un fastidio. No quemes el parque vale? jejejeje
un beso

Mascab dijo...

María,
me solidarizo contigo amiga, a mí, me sucede igual. Mi marido, como bien dice saborescompartidos, contento de llevar el insecticida natural al lado...conmigo no necesita más!

Paciencia y un buen insecticida!

Besos, guapa!

Mos dijo...

No sabía que eran las mosquitas las que pican y se ponen moradas, paisana. Mujeres tenían que ser!
En casa tienen pánico a los mosquitos. Tanto la madre como las chicas, cuando ven uno, no paran hasta cargárselo. Con el fu-fú, con la zapatilla, el trapo, el cepillo o lo que esté más a mano.
Una noche casi me ahogo en la cama por la dosis de insecticida repelente que había por metro cuadrado.
No saben ná; pican más a las mozas porque saben donde está lo bueno y sabrosón.
Me lo he pasado pipa con tu historia mosquiteril.
Un abrazo desde mi orilla, ciezana amiga.

Gala(tea) dijo...

A mi no me resulta nada extraño que te piquen las mosquitas...
Como bien dices, eligen por olor y sabor.. y tú sin duda alguna eres una mujer dulce.

Así que...preciosa, no te queda mas remedio que untarte con Autan o remedio casero similar... para auyentarlas...

Olvidate de delitos varios...jajaja... tu magia les atrae...no te vayas a meter en lios por una mosquita golosa...

Un besote.

Ángeles dijo...

Ayyyy María, como me he reído con tu entrada... ¿Sabes? yo tenía ese mismo problema tuyo, y la guerra nuclear declarada a los mosquitos, que en las orillas de los ríos, y las gargantas de mi tierra, me acribillaban con su boca trompetosa, parecía que tenía la varicela...
¡ Era de terror total, y pecado mortal ver como me atacaban!

Hasta que me hablaron de un aparatito que medirá 2X2 centímetros, y emite un sonido inaudible para las personas, pero insoportable para los mosquitos... me le pongo en cualquier parte de la ropa, generalmente en el cuello de lo que lleve, vestido o bañador... y ¡milagro! no se acerca ni uno a mi, es más cubre un radio de acción de un metro aproximadamente, y nadie que este a mi lado, sufre ni una sola picadura...¡ es milagroso !

Espero haberte ayudado, yo le compro las tiendas donde venden artículos para pesca, y por la noche le quedas prendido en el la almohada... y te levantas sin ningún granito hecho con "premeditación y alevosía"

Un abrazo... y... guerra a los mosquitos.

* Inés * dijo...

Está visto que todas o casi todas tenemos el ansiado néctar buscado por las mosquitas, nuestra sangre.
También yo, María, soy devorada por las brujas mosquitillas.
Se complacen entre los pliegues de los dedos de manos y pies, con fijación y la reacción es soberana.
Y si salgo a la calle, donde pillen, me pican varias veces.
Puse mosquiteras por toda la casa, de las móviles y son efectivas. este año no ha habido ni uno en casa.
Y no quemes nada, mujer, combate con las armas que hay, autan, ultrasonidos y mucho flish sin olor.
Besitos Maria.

Lola dijo...

Hola María, lo que digo yo… que tendrás la sangre muy dulce que es lo que decía mi madre, así que ya sabes eres una chica dulce jajajaja.
Se que los mosquitos nos acribillan y nos dejan señales donde mas se ven, y lo hacen aposta, porque como tengamos que estar guapas para cualquier evento… zasssss, iras con la marca del mosquito, o mosquita que son las picosas. Un gracioso post amiga. Un beso.

Manases dijo...

Me recuerda la fábula de la víbora y la sanguijuela… sobre todo las palabras finales donde le dice la sanguijuela a la víbora yo al menos cuando pico doy vida pero tú cuando picas das muerte… los mosquitos al menos en España no matan , pero tienen una mala lecheeeee…. Besos

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...