15 de junio de 2011

El Ratón


Hoy, leyendo en otro blog, he visto una historia de un ratón y he recordado esta que puse el año pasado y he decidido volver a ponerla:

El verano pasado entró un ratón en el chalet de unos amigos, a los que llamaré aquí Pepe y Pili, él es miembro de las fuerzas de seguridad del Estado y ella es una andaluza graciosísima. Cuando vio el ratón, Pili estaba colocando la compra y llevaba en las manos dos sprays insecticidas. Nada más verlo, hizo lo normal: se subió a una silla y llamó a su marido gritando: "Pepeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee", mientras tanto el ratón se escondió detrás del mueble más grande del salón y, acto seguido, la conversación se desarrolló como sigue:

- Pepe: ¿Qué te pasa Pili? ¿por qué gritas así?.

- Pili: Ayyyyyyyy Pepe, qué susto por Dios, hay un ratón ahí.

- Pepe: ¿Estás segura Pili?.

- Pili: Vamos a ver Pepe ¿tú crees que iba yo a estar subida en la silla si no hubiera un ratón?

- Pepe: Vale, Pili, voy a por una escoba.

Pepe regresa con la escoba, mueve con gran esfuerzo el mueble detrás del cual estaba el ratón y, cuando este asomó la nariz, se lió a escobazos con él; pero el ratón se le escapaba y Pepe rompió la escoba y tuvo que ir a por otra.

A todo esto Pili echando insecticida con las dos manos en dirección al ratón. Cuando Pepe volvió con la otra escoba, se inicia el siguiente diálogo:

- Pepe: ¿Pili se puede saber qué haces echando insecticida que no se puede respirar aquí?.

- Pili: Muy fácil Pepe, quiero matar al ratón.

- Pepe: Pili, te recuerdo que un ratón no es una mosca, no se le puede matar con insecticida.

- Pili: Pepe, me da lo mismo, si no se muere seguro que se le ponen los ojos malos y no te ve cuando le arrees con la escoba.

Pepe, resignado, se pone de nuevo a perseguir al ratón tratando de darle con la escoba pero no lo conseguía y Pili, ya desesperada, le dice:

- Pili: Pepe, saca la pistola y pégale dos tiros al ratón.

- Pepe: Pili ¿tú sabes lo que estás diciendo? ¿cómo le voy a pegar dos tiros al ratón?.

- Pili: Pues muy fácil Pepe ¿no haces tú tantas prácticas de tiro y estás siempre presumiendo de puntería?, tú coges la pistola, lo acorralas y le pegas dos tiros.

- Pepe: Pili que te digo que no le voy a disparar al ratón bajo ningún concepto.

- Pili: Pepe, a ver si va a resultar que todo un (le dijo su graduación) no va a tener cohones a matar un ratón a tiros.

- Pepe: Piliiiiiiiiiiiii, no me los toques ¿eh? no me lo toqueeeeeeeeees.

- Pili: Lo que yo te diga Pepe, que no eres capaz de pegarle dos tiros a un ratón.

Ahí es donde Pepe reaccionó y, de un escobazo, mató al ratón. La pistola no la sacó pero luego confesó que, por un momento, le dieron ganas pero, prudente como es, no dijo para qué.

25 comentarios:

Ángeles dijo...

Ay María, como me he reído con tu relato... está narrado con el encanto que te hace vivir cada una de sus palabras...¡ lo del insecticida que le pondrán los ojos malos al ratón...jajajaja! y luego un el "ratonsinato" con la pistola, es ya la guinda del pastel... Felicidades por él. Y para ti... Un besograndolte-

Mos dijo...

Qué bueno, paisana. Pa mearse y no echar gota. Hay qué ver la que liaron por un ratón. Es como matar moscas a cañonazos. :):):):)
Y lo de los ojos malos ya ni te cuento porque me estoy tronchando.
Hay anécdotas reales que superan la mejor de las ficciones.
Muy bueno María por haberlo publicado de nuevo.
¡¡¡La repanocha!!!Pues anda que el poli...como para perseguir a un caco...
Un abrazo, paisana, desde mi orilla.
¿Qué tal se porta la primavera contigo?
Besos de Mos.

* Inés * dijo...

Muy bueno María, estos Pepes son el acabóse.
Yo viví hace años una historia parecida, con un vecino y su mujer, en pleno campo.

Al final, les dió pena el ratoncillo, porque lo cogieron, lo alimentaron y el hijo de unos 3 años comentó, mirando al bote de cristal, donde vivía el ratón:
¿ Su mamá... vino por él?.
El padre y la madre se miraron sorprendidos, por la preocupación del niño.
Los tres, decidieron ponerlo en libertad, eso sí bien lejos de la casita de verano.
Muy simpático relato, para una tarde de calor.
Besitos, María.

Carolina dijo...

Ahíiiii jajajajajajjaaja

Yo también le tengo miedo a los ratones. Y tu relato extraordinario. La Pili, subida en la silla y todo, tirando insecticida jajajajjajjajaja, me imagino la escena y una enorme carcajada he dado.

Besitos guapa

andré de ártabro dijo...

MaRía ¡María !
Vuelve a poner esta misma entrada de vez en cuando , seguro que me volveré a reir con las mismas ganas que ahora.
Menos mal que no me sucede a mí, si se entera mi nieto que mato a un ratón lo pierdo para siempre.
Gracias María!!!!
Un beso

Gala(tea) dijo...

Jajajaja, que divertida entrada Maria...

Desde luego yo, si veo un ratón en mi salón me mudo de casa...
No puedo con los bichos.. no puedo ni con una araña... ni que hablar de las cucas.. soy incapaz de matarlas, me dan tanta grima...

Así que ni silla ni nada, yo salgo por la puerta y hasta que alguien entre y me saque el cadaver no vuelvo a pisar mi casa...

Me he reido muchisimo..

Un besote guapa.

TORO SALVAJE dijo...

Yo de Pepe pido una orden de alejamiento.
Que pesada!!!

Besos.

Rosana Martí dijo...

María no me había reido tanto desde que publicaste el relato de del regalo a tu hijo de una muñeca hinchable en un Sex-Shop.....jajajajaja. Unas risas que a gusto te quedas. Gracias amiga mía, ¡que gustazo!.

Besitos reina y acaba de pasar un lindo día.

Luján Fraix dijo...

JIJI MARAVILLOSO RELATO, ME HE REÍDO MUCHO EH?.

LOS RATONES UFFFFFFF, DAN COMO DE SUBIRSE A UNA SILLA.

ACÁ POR AHÍ SE VEN CHIQUITITOS QUE SON COMO LAUCHITAS, MI GATA SI LAS VE NO LAS CONOCE... ES INOCENTE, POBRECITA!!!

BESITOS
EXCELENTE TU BUEN HUMOR.

Mascab dijo...

Una historia cómica que me ha hecho sonreír.
Un gusto leerte. Con tu permiso, me quedo.

Besos, guapa!

Carmen= wpaa dijo...

Tal y como lo relatas es facil imaginar la escena .
Yo debo de ser muuuu rara ,pero la verdad sea dicha ,no me dan miedo los ratoncitos ,al reves casi me dan ternura .
No asi las ratas ,, esas si que me dan panico ,ademas tuve un encuentro con una hace años , de pelicula de terror .
Lo verdaderamente importante de esta historia , es que me ha hecho reir un rato.
Besosss

I Love Ski Jumping dijo...

Hola de nuevo imágenes bellas y preciosas blog que desea un buen día:))

Rodolfo de Jesús Chávez Mercado dijo...

Hola Maria... Saludos.

Ja,ja,ja,ja. Me pude reir con esta historia del ratòn... Màs, si al ratòn se le llegan a poner los ojos malos ja,ja,ja y si Pepe llega acorralar al ratòn ja,ja,ja.

Bueno, tu no quisiste poner un final.. O.k, yo me lo reservo je,je,je.

Un fuerte abrazo y Dios te bendiga.

Fra Rodolfo de Jesùs O.Carm

= los examenes todo bien gracias a Dios.

Manuel Maria Torres Rojas dijo...

María tu relato es sencillo, espontáneo y...cruelmente divertido. Está claro que nos separa el cariño que siento por los Gus-Gus(ver La Cenicienta de Disney) ¡Me gustan tus historias! Abrazos

Manases dijo...

Un gato María, un gato es lo que necesita Pepe, eres genial sabes como hacer que uno estando mal se ria. Por cierto tu no nos has dicho si te dan pánico los ratones… besos

La Kiya dijo...

Ja,ja,ja.... si es que el arte andaluz de Pili tiene que salir hasta en los momentos de máxima tensión. Ja,ja...

Muy bueno.. me encanto.

Un abrazo.

Julio Díaz-Escamilla dijo...

Celebro que hayas vuelto a publicar la hilarante historia, me la hubiera perdido. Gracias por tan divertida escena, la narración clara y estupenda.
Un fuerte abrazo.

Lara dijo...

Hola María...divertidísimo el relato, muy cómica la escena, no hay nada como poner en duda la masculinidad para que un hombre reaccione.

Gracias por tus comenaríos...mi precaria conexión no me permitía mucho despliegue, así que acabo de ponerme al día y ver todo lo que me he perdido por aquí......BESOS

Luján Fraix dijo...

HOLA QUERIDA AMIGA
TE DEJO UN SALUDITO DE TARDE DE OTOÑO LLUVIOSA POR ESTOS LUGARES.

BESITOS Y GRACIAS POR VENIR A MI RINCON, ES UN PLACER.

BESITOS

sabores compartidos dijo...

Hola Maria, una buena historia y divetida para antes de irse a dormir, hoy al menos me llevare otra sonrisa que me hagan soñar feliz.
Un beso

Lola dijo...

Hola María, un gracioso post, poco estamos acostumbrados a estos relatos, muchas gracias, me ha encantado. Un beso.

tarja-tallulah dijo...

Que bueno María. Me he reído un rato.
Yo creo que al final tenía que haber sacado la pistola, jajajajaja. Una besazo.

Alejandro Kreiner dijo...

Es sorprendente que los humanos les tengamos miedo a pequeños animales inofensivos.

Saludos.

Rosi dijo...

Simpatiquísimo tu relato, si es que mira que son pequeños esos bichitos y seguro que les asustamos más nosotros pero ¡ufff! que poder para crear pánico tienen.
Respecto a lo de Pepe, no hay nada como tocarle a uno en la moral (como se suele decir) para que dejemos de dormirnos en los laureles.
Un saludo.

midala dijo...

buenisimo maria. Eso me recuerda..a ayer mismo por la noche que entró por mi ventana una polilla.Esa misma se monto en mi casa, solo que pepe,no tiene tanta paciencia jajajjajajaj y se acaba enfadando por que dice que es una simple polilla. Claro!!tan facil como eso..Yo a dos manos con el insecticida,pero con la puerta cerrada y a grito pelado. En fin...que entiendo a la andaluza como nadie!!!!!besos de midala y por cierto...me encanto la poesia!!!

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...