7 de mayo de 2010

TIEMPO


Soy agua calma, cuando eres mar bravío,
palabras dulces cuando hieres.
Brisa cálida, cuando tienes frío,
soy tornado de pasión cuando quieres,
fría nieve si te alejas de mi lado.
Trueno en la noche como un animal herido
y relampagueo cuando siento que te alcanzo.
Viento norte si tus besos me acarician,
y tímida llovizna que en tu pecho se desliza,
Torrente de emociones que viaja por tus cuerpo,
huracán eres, cuando dejas mi corazón desvastado.

11 comentarios:

Mayte® dijo...

Maravillosamente hermoso Lia.

Y hace poco no te atrevías a publicar. Nos tienes a todos enganchados a tus escritos. Al menos todos con los que yo hablo.

Gracias pot compartir nena.

Besitoss

scarlet2807 dijo...

Muy bello Lia, destilas pasíon y dulzura, aunque suene repetitivo...
Me encanta leerte!!!!

Un beso, Scarlet2807

Anónimo dijo...

PRECIOSO LIA,LINDOS PENSAMIENTOS,GRANDES SENTIMIENTOS,,,,,,,,,,,,UN BESO

Mega009 dijo...

Liaaaa amiga, que bonito escribes!!! me gusta mucho tu manera de representar todas esas emociones a la vez....un abrazo.

Mega009 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Fibonacci dijo...

Me tienes encandilado Lia,no sabes ni tú lo que escondes dentro, sacalo,y no le dejes tan solo para tí.

Un beso

Ella dijo...

Es precioso Lia, como me gusta leerte.

Besos

Tarzánnnnn dijo...

Ni trueno, ni lluvia ni nada...sos una mujer que en cada escrito se supera, cada vez más ligado el sentir a la técnica y me llena de alegría. Hoy me has dado, Lía, una cuota de felicidad y la agradezco. Te mando un beso, estés donde estés. - rbn

D'MARIE dijo...

Lia,impresionante tu suavidad,cuando escribes,.me encanta!!
Besis

Soñador dijo...

Precioso Lia me ha gustado mucho como dejstes este texto , lleno de pasión , sensualidades afloradas.Gracias

Madeira dijo...

Precioso Lía, me ha gustado tantísimo que he reeleído varias veces.

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...