5 de mayo de 2010

OTRA HISTORIA

Todavía me estoy riendo de la historia que mi ya famoso agente de la Policía Local, nos ha relatado en otras de las noches grandilocuentes en las tertulias que suelo asistir y participar.

Imaginaos dicha tertulia, un Policía Local, un abuelote octogenario, un chico joven, el que suscribe y un par de vecinos que no aportan nada a la misma, solo el ser oyentes, bueno si, aportan las cervezas o el vino para hacer más amena la velada.

El rito es el siguiente, cuando alguien toma la palabra para relatar algo, se coloca en el centro de todos y desde ahí, se dirige a los demás, también tengo que dejar constancia, que esta tertulia entre el vecindario se esta haciendo famosa y por lo tanto siempre se agrega algún vecino que otro, que se trae como antiguamente, su silla y permanece a la escucha.

Dicha tertulia, está abierta a cualquier tema que surja, con la única obligación, de que quien quiera relatar, debe pedir la vez y ponerse de pie.

El derecho a réplica, se hace con el mismo mecanismo, sin interrumpir nunca al que tiene la palabra.

A lo que voy, sino voy a aburriros. El relato es tal cuál lo contó, sin añadir nada de mi propia cosecha, ni aún los gestos con los que los acompañó, ya que eso es imposible en este medio, intentaré ser lo mas fidedigno posible.

Todo comenzó, cuando dicho agente se encontraba de servicio por las calles de un pequeño pueblo agrícola, acompañado por otro compañero en el coche patrulla.

Serian sobre las 3,30 h, de un día laboral, (hago esta salvedad, para decir que a esa hora, ni los murciélagos salen a pasear), la tranquilidad predominaba la noche, la patrulla estaba a punto de finalizar la jornada, estaban dando una última vuelta por las calles solitarias de esta.

La marcha del coche patrulla la realizaban lentamente, para vigilar bien cada rincón y que todo estuviese en orden.

De repente, observaron un vehiculo que salía de una de las bocacalles, con las luces apagadas, y al divisar a la patrulla, se cruzaron con esta a gran velocidad.

Lo único que la policía observó, es que en el interior del mismo, al menos habían cuatro o cinco personas, por lo que inmediatamente colocaron las luces prioritarias, dando la vuelta, comenzado la persecución de dicho vehiculo.

Reiteradamente se les hicieron señales con las luces para que se detuviesen, a la cual, hicieron caso omiso.

El vehiculo perseguido, observan los Agentes que no conocen bien la zona, pues se están metiendo en un camino sin salida.

Al cabo de varios minutos, se detienen, pues ya que se les acabó el camino; El contertulio hace una pausa, para tomar un trago de cerveza, se le ha quedado la boca seca.

Continúa con la narración.

Se abrieron las puertas del auto y salieron en desbandada cinco personas, se introdujeron en el monte, siendo perseguidos (a pié) por los Agentes y a viva voz gritando que se detuvieran.

En la oscuridad de la noche y solo acompañados por las linternas, divisaron como iban desapareciendo, menos uno de ellos que estaba agazapado detrás de un arbusto, a este lo capturaron y lo llevaron al coche patrulla.


Una vez allí, se le conmina a hablar el porqué de la huida, a lo que este, no contesta.

Cuando el compañero está inspeccionando el vehículo abandonado, escuchamos un ruido procedente del interior del maletero, la oscuridad de la noche, el silencio, no se oyen ni las cigarras, hace que nos sobresaltemos.

Se le pregunta al retenido, que es lo que hay en su interior, a lo que este, se pone a llorar, sin decir palabra, el compañero intenta abrir el maletero, no es posible, se coge las llaves y con ellas tampoco, mientras tanto a todo esto, se siguen sintiendo ruidos del interior del maletero.

El compañero asustado, pensando que puede haber una persona en su interior, empieza a ponerse nervioso, lo que hace que me lo trasmita a mí también.

El compañero empieza a comunicarse con lo que supuestamente hay en el interior, la tranquiliza y le dice que si esta amordazada,que dé un golpe.

A lo que en esos momentos se sienten varios golpes ,(de su interior) se zarandea al retenido para que nos diga como se abre, ya que es imposible por parte nuestra, él solo gime y calla.

Estábamos asustados, se podía quedar sin aire, le dábamos con una piedra, con un hierro y no había manera, ya no sabíamos que hacer.

Cuando ya estábamos desesperados y lo que había en su interior no paraba de dar porrazos en su interior, pensábamos que la perdíamos.

Se le ocurre al compañero entrar por su interior y a través de los asientos y una navaja acceder a su interior, antes no se nos había ocurrido por los nervios, nos habíamos obcecados con la cerradura.

Y oh sorpresa, el maletero estaba cogido por su parte interior por un alambre que llegaba a un lateral del asiento, el compañero suelta el alambre.

Y los dos juntos abrimos el maletero, esperando encontrar a una persona en su interior,

Y lo que asomó que nos tiro de espalda a los dos, fue la cabeza de un cordero que quería salir raudamente de su cárcel.

Los dos en el suelo, revolcándonos de alegría y riendonos del hecho.

Esa fue la historia del cordero que nos relató.
Terminando la explicación, de que había sido sustraído de una granja próxima y los autores del hecho, habían sido unos magrebíes, y que él que habíamos retenido, llevaba solo dos semanas en el país y no entendía ni papa del idioma español, de ahí su silencio

9 comentarios:

Ella dijo...

A mí me preocupa el cordero ¿sufrió? ¿fue de testigo protegido?
¿quedó en libertad?

Besos

Mayte® dijo...

A mi me preocupa el susto del pobre moro.

Tu te ries, pero, ya sabes al acojone que tenía el.

mare miaa
Besitoss

D'MARIE dijo...

Que relato interesante,sabes me gusta mucho cuando escriben y siento que estoy dentro del mismo!!Muy bueno!!
Besis

scarlet2807 dijo...

Fibo, yo ya te lo he dicho " adoro tus relatos", me encantan y los espero con ansiedad.
Un gran beso, Scarlet2807

PD:Fibo, en tu comentario , aparte de agradecer tu consejo, te hice una pregunta...
Una sola persona en mi vida me ha llamado " día de cumple", eres él?

*Inesperada* dijo...

Me gusta cómo escribes, cómo cuentas y espero seguir leyendo tu textos y cómo creces, en ellos.

Gracias, desde mi lado.

Fibonacci dijo...

Yo solia hacerlo, Sí, Dia de cumple.

Soñador dijo...

Gracias, es un placer leerte cada dia.Me gustan mucho tus historias, no me pierdo una.

scarlet2807 dijo...

Me alegra mucho saberlo...

Un beso, Scarlet2807

wppa dijo...

Que ameno resulta leerte.
Gracias por compartir estas historias ,haces que el tiempo pase despacio deleitandome en ellos.
Espero la proxima.
Un beso
wppa.

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...