8 de mayo de 2010

Lo prohibido

Ana tiene 48 años, es economista y tiene una asesoría, es primeros de año, cierre de ejercicios y época de impuestos. Está "peleándose" con las cuentas de un cliente, él le ha dicho que se busque la vida pero que no piensa pagar al Fisco más que x, una cantidad muy por debajo de lo que debería pagar. Ana está harta de él, no consigue hacerle entrar en razón, pero es su mejor cliente, es capaz de pagarle a ella por asesorarle la cantidad que debería haber pagado de impuestos con tal de no pagarlos, es su forma de ser.

Lleva varias noches quedándose en su despacho cuando se marchan todos los demás, dándole vueltas y más vueltas a lo mismo. Esa noche está bloqueada, especialmente cansada, necesita un respiro. Se hace un café, enciende un cigarrillo y entra a un chat para leer un rato y relajarse.

Nada más entrar y empezar a leer algo le llama la atención, hay un nick "Calígula" que escribe: "Me gustaría hablar con una Dama". Le hace gracia y, siguiendo un impulso, le abre un privado y le dice: "No sé si atreverme, con tus antecedentes" y ahí fue cuando empezó todo.

Lo de los antecedentes le provocó a él una carcajada y le dijo: "tranquila, sólo es un nick", empezaron a hablar, se preguntaron y respondieron generalidades, ¿en qué trabajas?, tengo una asesoría, responde Ana ¿y tú?, yo una inmobiliaria, ¿de dónde eres? de Alicante, responde Ana ¿y tú?, de Barcelona, ¿estás casada?, sí ¿y tú?, no, nunca llegué a casarme, vivo con mi madre, ¿tienes hijos?, 3 ¿y tú? no, tampoco llegué a tenerlos y nunca los tendré, ¿qué edad tienes? 48 ¿y tú? 64 (por un error ella entendió 64 y, durante mucho tiempo, se creyó protegida por los 64 años). Inexplicablemente, les pasó el tiempo volando y, al despedirse él le preguntó: ¿podremos hablar otro día? y ella le respondió que sí, quedaron para el día siguiente. Ana ya no trabajó aquella noche pero se fue a su casa increíblemente relajada.



Al día siguiente, Ana volvió a entrar al chat y allí estaba él, esperándola según le dijo, empezaron a hablar, de trabajo, de la situación económica, de comida, de moda, por raro que pareciera a él le interesaba la moda. Ana llegó a pensar que era gay, de ahí su interés por la moda y el hecho de que, con 64 años, nunca hubiera estado casado.

Ella le notaba un poco triste, muy educado, muy señor, con unos modales exquisitos. Siguieron hablando, se contaron cosas de sus vidas, de sus trabajos, se hacían pequeñas confidencias, descubrieron cuanto tenían en común a pesar de la diferencia de edad y, noche a noche, se hicieron amigos, se dieron la mano. Fueron grandes amigos antes de convertirse en lo prohibido, en lo que pasó después, a lo largo de otras mil y una noches, en las que ella fue su reina y él su emperador en lo que, como decía Serrat, convertirse en ese amor que negarán para salvar su dignidad

13 comentarios:

scarlet2807 dijo...

Ella, muy bién contado , eres tan versátil!!!, es lo que admiro de tí y de Fibo, me encanta leeros.
Y tú , tienes ése " toque especial", que te caracteriza...

Gracias Ella, por compartir.

Un gran beso, Scarlet2807

Ella dijo...

Gracias a tí Scarlet, amenazo con seguir y contar las mil y una noches, jajaja.


Besos

scarlet2807 dijo...

Pues, sigue...
Por mi?, encantada, es todo un placer leerte.

Otro beso, scarlet2807

PD: solo me incomodó la profesión de tu protagonista, estoy tan cansadaaaaaaaaaaa, que no quiero oir hablar de rentas.
jajajajajajajajajajajajajajajajajajajja

*Inesperada* dijo...

Me has sorprendido vivamente.

Me ha encantado el toque con Serrat, mi favorito, entre todos los demás.

Ella, de verdad, precioso, de principio a final.

Le has dotado de un romanticismo que, en estos días de prisas, falta en nuestro diario y realidades.

Gracias,siempre.

Mega009 dijo...

Uff Ella ¿cuntos casos como ese conocemos? me gusto la forma de llevarlo tan ligero y a la vez tan explícito... me quedó la duda no tenía 64 años??? upsss espero la continuación...un beso linda.

Soñador dijo...

Muy bueno Ella, un placer leerte , me gusta mucho como escribes , se me hace amena y entretenida la lectura de tus trabajos.Gracias

Fibonacci dijo...

Y a mi que no me pasa nada de eso, que no me entra ninguna Ana de 40 y picos años, que no soy protagonista ni tan siquiera de una triste novela de bosilibro de Corin Tellado y menos de las Mil y una Noche, por cierto, piensatelo, las mil y una noche parece ser que atenta con la dignidad en Egipto, ojito con lo que cuentas.

Mayte® dijo...

Si los dos son libres, donde está lo prohibido?. Que disfruten de la vida.

Muy, pero que muy bueno.

Besitoss

Ella dijo...

Fibo,lo contaré todooooooooo, me da lo mismo lo prohibido.

No lo eran May, ya te irás enterando.

Miranda dijo...

Ashhhhhh, soy muy impaciente, por favor no tardes en publicar la continuación.

Abrazos afectuosos y besitos a la distancia.

Ella dijo...

Lo haré Miranda¿dónde te habías metido, por cierto?

http://www.youtube.com/watch?v=yyw9AhBCNWg

Miranda dijo...

Nena:

He tenido mucho trabajo y hoy que me encuentro en casita, nada mejor que venir a este lindo rinconcito, ya extrañaba leerlos.

Ellaaaaaaaa, no seas maluca nena, cómo se te ocurre poner ese link, es hermosa la canción y de las imágenes mejor me reservo el comentario, ja ja ja ja.

Besinessssss.

LIA50 dijo...

Como me haces vivir tus escritos!!realmente maravilloso y sigue contandooo....Besotes Lía.

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...