5 de mayo de 2010

De penas y sombras


De penas y sombras. Así son las noches en las que no llegas a mis sueños. De penas frías y dolorosas que encogen el alma y avivan las ansias. De penas que empapan la ropa y la piel. Que tiñen de gris los ojos y arrastran al vacío a las sonrisas. Que llena la frente de arrugas, y de temblor las manos. De penas que crujen, como madera vieja y carcomida, en cada movimiento. Que confunden. Que alargan el tiempo. Que reflejan solo fantasmas en los espejos donde me miro y no me reconozco.
De sombras que lo cubren todo. Que lo tapan todo. Que todo lo ensordecen. Sombras que cambian la luz en inmensos agujeros oscuros en los que caminar es un riesgo para la propia existencia. Sombras que llenan los ojos de sombras, que ocultan los caminos, que difuminan el horizonte, que quiebran la escasa luz que nace de la esperanza.
Solo la memoria está en permanente vigilia y convierte en posible lo imposible. Como milagros de Cristo. Como burdos trucos de magia. Y el tiempo, el que pasa, no el que queda, en montañas de merengue blanco y dulce...que mitiga la espera.
Piensas que estoy distante porque, a veces, rechazas mi invitación de traerte a mí y dejas mis sueños vacíos...pero mis labios te rozan más que nunca. Y mis ojos te buscan cada noche en el silencio que imponen mis sábanas. Y mi pecho te desea como el otoño a los últimos rayos, templados y dulces, de cada atardecer. La única distancia es la que siempre hubo. La que me impide mirarme en tus ojos nada más despertar. La que me prohíbe seguir el aroma, frágil como el cristal e intenso como el jazmín, que nace en tu piel. La distancia que quiero vencer y que, en cada batalla, salgo inexorablemente derrotado y despiadadamente vencido.
Te amo, amor. Nunca lo dudes. Mis dedos se derriten en mi pensamiento, invadido por tu imagen, como un iceberg acosado en el estío. Y te amo. A cada instante te amo. Cada segundo de mi reloj es un nuevo pensamiento. Una nueva intención. Miles de deseos envueltos en labios dibujados en el viento...para que los tuyos los reciban cuando te envuelva mi brisa. Y cada noche recorro tu cuerpo con mis dedos que ya reconocen, centímetro a centímetro, cada uno de sus poros y saben llegar, aún a ciegas, al templo donde se veneran los iconos del paraíso y se musitan las plegarias de los placeres.
Y te pienso. Dios, eres mi eterno y único pensamiento en el que me refugio en momentos de amargura. El que salta a mis ojos cuando sonrío. El que mueve mis piernas y camino. El que llena mi alma de colores. De miles de colores. De miles de arco iris. Y el que alimenta a todas las mariposas que se revuelven en mi estómago cuando no estás en mis sueños.
Te lo dije. Eres mi alfa y mi omega. Mi vida y mi muerte. Mi luz y mi brújula...y el núcleo de miel de mis sentidos.
Te extraño cuando no te tengo y no sé qué hacer para evitar tu huida cuando estás conmigo...y me siguen doliendo los dedos en cada despedida. Como un desgarro de piel y uñas. Con el mismo dolor que sintió la luna, aquel día que buscó cobijo bajo el sol, al separarse.
Y te querré, no lo olvides, estés donde estés, hasta el momento en que de mi pecho nazca mi último suspiro.

7 comentarios:

scarlet2807 dijo...

Diossssssss!!!!
Que belleza brota de ésa intensidad.
No pararé mi búsqueda, hasta conseguir " uno" , que me ame así como amas tú, lo juro...

Un beso, Scarlet2807

Mayte® dijo...

De alguien que es capaz de describir así las emociones, es fácil enamorarse,aunque la ilusión de ese amor, se traduzca solo en letras.

¡Precioso!

Gracias por compartir

wppa dijo...

Afortunada la dama de tan dulces palabras ,algo asi solo puede expresarse desde muy dentro del corazon.
Se respira mucho amor entre las sombras.
me encanta leerte.
Un beso
wpaa.

Madeira dijo...

Prologo que hondura de sentimientos, qué belleza al expresarlos y qué sinceridad se transmite en todo tu escrito.
Menuda fortuna ser amada así ¡
Hoy me haces creer más en el ser humano. Un abrazo

Mega009 dijo...

Ufff Prólogo... que mensaje tan intenso, tan cierto cuano el amor no se puede concretar debido a la distancia...y que difícil aceptar esa terrible realidad... Gracias muchas gracias por compartir tu sentir...un abrazo.

D'MARIE dijo...

Dios!!Justo me agarrqstes descreyendo de las cosas lindas!!.Precioso!!

*Inesperada* dijo...

Dichosa la que recoja y viva esta melodía de amor, en primera persona.

Dichoso ese último, de tantos suspiros, en tus recuerdos, con ella.

Perfecto amor, emocionado y sincero.

Dibujas con maestría y ternura un corazón fiel y apasionado.

Felicidades, te has superado a tí mismo.

Bravo.

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...